Hay Atlantis para rato

Foto: La Prensa

Hay Atlantis para rato

  • La Prensa
  • en Deportes

Por Elías Moreno

Treinta y cinco años de carrera luchística y siempre en el gusto de la afición. No ha sido fácil, pero Atlantis, gracias a su profesionalismo y amor a la lucha libre, lo ha mantenido, por eso está viviendo un momento especial.

“El ídolo de los niños”, “el príncipe de la Atlántida”, “Atlantis maldad”, “el rey de los mares”, o bien, la “máscara más cotizada” sigue brillando con luz propia y hoy por hoy se puede considerar el mejor de la baraja luchística del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL).

Alumno de una de las escuelas con más prestigio en la lucha, en el meritito territorio tapatío, Cuauhtémoc “Diablo” Velazco Atlantis se encuentra agradecido con la vida, al señalar que a pesar de que nunca pensó en ser luchador, ahora lo celebra y lo disfruta.

“Volvería otra vez a ser luchador, pero otra vez Atlantis, que es mi ídolo, un luchador que empezó de cero a 10, es fácil llegar, pero mantenerse en el top ten a nivel nacional e internacional es muy difícil”, concluyó el histórico luchador.

Como parte de sus festejos por los 35 años de carrera, el “ídolo de los niños” celebrará con su afición este viernes en la Arena México en una lucha “retro”, donde hará equipo Rayo de Jalisco Jr. y Octagón para enfrentar a tres históricos rivales: Último Guerrero, Fuerza Guerrera y Máscara Año 2000.

SU DEBUT

Aún “el príncipe de la Atlántida” recuerda que un 11 de julio de 1983 hizo su debut profesional, sin pesar que a lo largo de tres décadas se convertiría en uno de los gladiadores consentidos de la afición, no sólo de México del mundo.

“Empecé a entrenar sin pensar en llegar a ser luchador. Estaba entrenando, pero no pensaba serlo, el destino me orilló a ser luchador, sólo dije que iba luchar dos años, pero llevo 35 años gracias a Dios”, indicó el gladiador.

NO HA PENSADO EN EL RETIRO

Hace unos meses Atlantis sufrió su primera lesión fuerte que lo alejó varias semanas de las arenas.

Pero la “máscara más cotizada” está de regreso y quiere seguir disfrutando de la lucha libre.

Señaló que ha sido difícil mantenerse en el anonimato todo este tiempo, además de los grandes sacrificios que ha tenido su familia por la lucha libre.

“Cuando salgo a trabajar doy lo mejor de mí. Cuando estoy con mi familia la disfruto al máximo, cada quien tiene su espacio. Éste es una profesión que amo, al igual que mi familia; y ellos lo saben y me han dado todo su apoyo”, mencionó el luchador.

“Tengo muchísimos recuerdos, las nueve máscaras, la primera vez que me coroné campeón mundial, campeón nacional de peso medio, mi primera máscara a Talismán, mi primer viaje a Japón en 1990, las películas, trofeos y cosas que me dejaron muy marcado”, aseveró.

Además del importante triunfo antes mencionado, despojó de sus máscaras a rivales como Hombre Bala, Tierra Viento Fuego, Kung Fu, Mano Negra, Villano III, Último Guerrero, La Sombra, entre otros.

YA VIENE SU HIJO

Atlantis confesó que ya viene el debut de su hijo en la lucha libre.

“Él sabe que primero debe estar bien en los estudios. Debe presentarse como un profesional. La lucha libre es seria y él lo sabe. Afortunadamente lo ha comprendido y si se aplica para el 2019 seguramente estará debutando”, dijo el luchador.

Aparte de la exposición fotográfica en el Metro Guerrero, agradecerá estos años de carrera con una misa en la Basílica de Guadalupe, el 8 de agosto a las 16:00 horas.