Los números no mienten

  • Prensa OEM
  • en Deportes

HITOS

 

 

La misma pesadilla que en las siete Copas del Mundo anteriores se repitió. El maldito quinto partido nunca llegó y la Selección Mexicana salió por la puerta de atrás del Mundial de Rusia 2018. Los números no mienten y el equipo tricolor tuvo su peor actuación en la producción de goles y de recibidos.

Pero no sólo en el tema de los goles, también el equipo de Juan Carlos Osorio ha dado un paso atrás en comparación del último mundial, tras quedar en un peor lugar, el número 12, respecto a Brasil 2014, cuando fue décimo, por debajo de Chile y arriba de Suiza.

Las promesas se quedaron en promesas. Tras el fracaso, varios jugadores y hasta el cuerpo técnico sacaron a relucir los mismos pretextos de siempre.

La producción de goles de una selección en un Mundial fue realmente pobre en comparación con lo que sucedió en México 1986, cuando se lograron seis; en Estados Unidos 1994 se sumaron cuatro; en Francia 98 ascendió a ocho; Corea-Japón 2002 se contó con cuatro; en Alemania 2006 se llegó a cinco; en Sudáfrica 2010 acumuló cuatro; para Brasil 2014 se llegó a cinco; pero en Rusia 2018 tan sólo se lograron tres. Además, la escuadra tricolor ligó dos partidos sin poder anotar como sucedió hace 40 años en Argentina 78.

México salió de Rusia 2018 con seis tantos recibidos, por lo que es otro número negativo en sus estadísticas. Pero no sólo es su peor actuación en un Mundial, también Juan Carlos Osorio, técnico del combinado nacional, fallo en los torneos importantes: no ganó la Copa Oro, fue un fiasco en la Confederaciones y la Copa América y en el Mundial hizo lo mismo que otros técnicos.

Lo único bueno de su aventura en Rusia fue haberle ganado a Alemania, actual campeón del Mundo. Ojalá los directivos tomen una mejor decisión para cambiar los números y poder derrumbar la barrera de ese quinto partido.

 

@eliasmoreno24