Tras haber perdido la final de la Liga MX frente a los Tigres,

Monterrey tuvo su premio de consolación al quedarse con el título de la Copa MX, segunda en su historia

  • La Prensa
  • en Deportes

La Prensa en Līnea
MONTERREY, NL, 21 de diciembre.- Monterrey sanó su herida y en el dolor tuvo el premio, al conquistar esta noche el título de la Copa MX, pues se impuso por la mínima diferencia de 1-0 a Pachuca, que murió de nada al quedarse con las manos vacías en este semestre.
Tras haber perdido la final de la Liga MX frente a los Tigres, recientemente, el equipo de Antonio Mohamed se llevó la segunda Copa en su historia, gracias a la anotación de Avilés Hurtado a los 56 minutos.
Fue un partido con poca brillantez por ambos equipos, pero fue el local quien le puso más ganas, lo cual le bastó para quedarse con el título, remplazando a Chivas como campeón.
Pachuca, que termino tercero en el Mundial de Clubes disputado en Abu Dabi, tuvo un arranque dominador en los primeros enlaces del partido, pero Monterrey despertó de su letargo muy rápido, para comenzar a mover el balón a lo largo y ancho del terreno del BBVA Bancomer.
Rayados inició de forma frenética el encuentro; llegaron sobre todo por banda derecha y por el centro de la cancha. A Tuzos le costó trabajo adaptarse.
El equipo de “El Turco”, Antonio Mohamed, probó con pases largos y con base en la velocidad para poder hacer daño al cuadro visitante, aunque no pudo reflejarlo en el marcador. Fue así que Dorlan Pabón sacó disparo con poco ángulo y casi en los linderos del área. Imposible, pero el colombiano puso la pelota cerca de la meta.
Sin embargo, el arquero de los Rayados, Juan Pablo Carrizo, puso a la tribuna a temblar, tras una mala salida, pero para su suerte no cayó el gol. Sagal dejó con cabezazo a Franco Jara solo, con la portería a merced, sin portero, pero el atacante se vistió de defensa y tiró la pelota en dirección contraria al marco.
A los seis minutos del segundo tiempo, Monterrey encontró el fruto a su esfuerzo; Pabón cedió esférico adelantado a Avilés Hurtado, quien entró al área con ventaja, hizo finta a Blanco, tiró para que el guardameta todavía tocará la pelota, pero insuficiente para evitar la anotación y que el respetable local tuviera el su primer festejo.
Al cuadro hidalguense le hizo falta creatividad para poder evitar que el local se quedara con la gloria.
La afición de Monterrey por fin pudo festejar un título en casa. ¡Monterrey, campeón!
Y sonó el silbatazo final para dar rienda suelta a los festejos. Mohamed tuvo también un premio personal.