Una panameña que ha conquistado la lucha libre mexicana

  • La Prensa
  • en Deportes

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

ELÍAS MORENO

Fotos: Rogelio Tinoco

En su sangre lleva el ritmo de la música, pero también es apasionada del beisbol por naturaleza, pero la lucha libre la conquistó y se la robó.

Dalys “La caribeña” abrió su corazón para ELLAS TAMBIÉN… SUDAN y mostrarse tal como es, para llegar a triunfar como mujer, esposa y luchadora profesional.

El 2017 quedará marcado para la gladiadora del Consejo Mundial de Lucha Libre al quitarle la máscara a Princesa Sugehit, así como ser parte protagonista del festejo de Aniversario de este deporte en la Arena México y ganar el concurso de Fisicoconstructivismo.

Dalys recuerda que durante su infancia jugó beisbol en su escuela, incluso era bastante buena a la hora de pegar jonrones, pero el amor por la lucha libre la venció y se inclinó por este deporte, a pesar de que era desconocido en su país.

LLEVABA A PROBAR A SUS HIJAS Y SE QUEDÓ ELLA

La caribeña señala que un día se presentó al gimnasio donde estaba el maestro Tony Salazar, para que sus hijas probarán suerte en el arte del pancracio.

Pero cuál fue su sorpresa, que el profesor Salazar la eligió a ella. “me invitaron a entrenar. Fue muy duro porque tenía que cambiar radicalmente mi estilo de vida como mujer, esposa y madre, pero no me arrepiento, porque he contado con el apoyo de mi familia y de los profesores para ser exitosa”.

Con 25 años de matrimonio, Dalys se confiesa que fueron muy duros sus inicios, ya que se enfrentó a personas que quisieron acabar con su carrera. “Como mi carácter es recio” y como no se dejó, pudo vencer al machismo. “Me ha costado mucho ganarme el cariño del público, pero mi trabajo ha hablado por mí, y hemos derribado las barreras necesarias”.

 

UNA RUDA CIEN POR CIENTO

Dalys señala que su carácter es fuerte tanto en la vida real como dentro del ring, ya que es una persona muy estricta. Su pasión por ser la número uno dentro del pancracio nacional Dalys, además de contar con el apoyo de su familia: “Negro” Casas, tres hijas y 4 nietos además, la hija y nieto de su esposo.

Dalys relata que siempre ha estado ligada al deporte de los costalazos, ya que su papá era promotor de lucha libre.

“Mis inicios fueron en el Consejo Mundial de Lucha libre. Ahí empecé con Tony Salazar, luego tuvo de maestros a Ringo Mendoza y Arturo Berastáin y Virus. Por cierto, de ahí dimos el brinco a otra gran escuela: la de Guerrero y Franco Colombo, quienes ya tenían luchadoras profesionales”, dijo la caribeña.

Recuerda que su debut fue cosa casual y de gran aprendizaje. “Entré de emergente, realmente no lo esperaba ni sabía cómo me llamaba. Al lado de Lady Apache y Estrellita Mágica, enfrentamos a Princesa Blanca, Seductora e Hiroca. Realmente fue muy fuerte, porque salí muy adolorida de todo, pero con la promesa de entrenar más fuerte para poder llegar a mi objetivo”.

Poco a poco se fue ganando un lugar entre las rudas y su rivalidad con Marcela creció y creció hasta tener una lucha por el campeonato mundial femenil del CMLL, en la cual, Marcela había salido vencedora en muchas ocasiones, hasta que apareció Dalys.

Dalys al lado de Negro casas, su ídolo y esposo, se encuentra preparando el debut de su hija dentro de este deporte, agregó que un día se dijo que iba a ser la numero uno del bando de la mujeres en la lucha libre y rival a vencer, lo cual está logrando.

NEGRO CASAS, SU INSPIRACIÓN

Dalys tiene a su mejor maestro en casa: Negro, “El 4.40” Casas.

La caribeña señala que, para seguir disfrutando de su pasión por las llaves y quebradoras, cuenta con el apoyo y respaldo de su esposo.

“¿No han visto mis luchas? Qué mejor persona, que imitar al gran compañero de toda mi vida. Él es un triunfador, es el número uno de la lucha libre mexicana”, dijo la caribeña, quien confiesa que la Arena Coliseo es una de sus favoritas, por la cercanía que tiene con el público y el respaldo que siente cada vez que sale a trabajar.