Brasil, a la altura de Neymar

  • La Prensa
  • en Deportes

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

SÃO PAULO, Brasil, 6 de octubre (OEM-AFP).- Dice Tite que debe ser un romántico porque no sólo le gusta ganar, sino hacerlo de forma bonita y al ataque. No venció Brasil a una Bolivia sujetada por su inspirado arquero, pero se llevó grandes noticias de La Paz: a la Canarinha de Neymar ni la altura le quita el hambre.
Mientras medio continente aguantaba la respiración con el Mundial pendiendo de un hilo, esta nueva “seleçao”, que paga las cuentas por adelantado, tenía una cita mucho menos emocionante, pero que también podía envenenarse. A 3 mil 600 metros sobre el nivel del mar, le esperaba la eliminada Bolivia con poco que perder, aunque reanimada por el orgullo de los 36 años que lleva sin perder frente a Brasil en la capital por las eliminatorias.
Con las bombonas de oxígeno en el equipaje, era el encuentro ideal para borrarse, pero nadie quiere bajar el ritmo en este grupo para el que, como viene alertando Tite, ya comenzó la Copa desde que en marzo conquistó el primer boleto a Rusia que se decidió en la cancha.
“Tal vez yo sea un poquito romántico. Buscamos como idea ganar, pero jugar de forma ofensiva y bonita… El equipo tradujo; la pena es que no concluyó. Pero también tiene esa solidez. Fue creativo, vertical en el último tercio, sin quedar desprotegido”, afirmó el seleccionador, que sumó así su undécimo partido oficial invicto (desde que llegó son nueve victorias y dos empates).
Y en primera fila se puso Neymar. Superado el cisma global de los penales en el París Saint-Germain, la estrella de la “seleçao” mostró su mejor cara vestido de amarillo, siendo de nuevo ese líder incisivo con el que tanto soñó Brasil, aunque esta vez se fuera sin premio.
“Inhumano jugar en estas condiciones, campo, altitud, balón… todo malo”, escribió después en Instagram, junto a una foto de los jugadores recuperándose con máscaras de oxígeno.
“Pero salimos felices por el rendimiento del equipo, incluso con estas condiciones”, añadió.
Lo intentó en carrera, desde fuera del área, y hasta con un tunel espectacular a Valverde, pero era la tarde de Carlos Lampe, que se lo paró todo, incluso poniendo la cara. Esta vez, sin embargo, no hubo quejas ni malos gestos de Ney, que acudió sonriente a cambiarle la camiseta al orgulloso arquero.

DOS CARAS
Todavía ambivalente, a La Paz no viajó la caprichosa estrella que ejerce a tiempo completo de jugador más caro de la historia del futbol, o el que le negó el saludo hace un mes a un jugador del Celtic tras una cómoda victoria en Liga de Campeones.
Quizás había surtido efecto la charla que Tite confesó que habían tenido la víspera, junto a su inseparable Dani Alves.
“Neymar es diferente, es su mayor adjetivo. Les dije que ambos eran líderes técnicos y de conducta. Precisan ser ejemplos en el campo. Si te hacen falta, olvídalo. Ve a jugar. Y los dos representaron bien a todo el conjunto”, contó satisfecho.
Mientras, en Brasil se desvelaba una entrevista grabada hacía meses en la que Ney señalaba a Tite como el mejor entrenador de su carrera.
Enterradas en el pasado quedan las críticas que hizo hace cinco años el por entonces técnico del Corinthians al joven crack del Santos, cuando lo acusó de ser “un mal ejemplo para los niños” por simular faltas.
El tiempo ha pulido a ambos y ahora hablan el mismo idioma en la cancha, cómplices en algo mucho más grande: la épica carrera por cerrarle a Brasil la profunda herida de su Mundial trayéndose a casa su sexta Copa.
Para que el astro se sienta cómodo, Tite incorporó esta semana a la comisión técnica a su preparador físico desde la época del Santos, empleado ahora también en el PSG, informaron los medios locales.

POR LA HISTORIA
A los 25 años y convertido en protagonista del futbol mundial, Ney tiene también grandes planes a nivel individual y parece harto de esperar. Con 52 tantos, está a sólo tres de igualar a Romario como cuarto mayor artillero de la historia de la “seleçao” y qué mejor momento para recortar distancias que el martes ante Chile.