El Parque de los Príncipes ya tiene a su rey

  • La Prensa
  • en Deportes

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

PARÍS, Francia, 5 de agosto (OEM-EFE).- El Parque de los Príncipes recibió como un rey a Neymar. Aspirante a la corona mundial, ahora libre de la larga sombra de Messi, el astro brasileño tuvo una bienvenida que los aficionados del Paris Saint-Germain (PSG) tardarán en olvidar.
Algunos veteranos comparaban en los alrededores del estadio la acogida a Neymar, con las que en su día se dispensaron a Ronaldinho o a Beckham.
Pero lo cierto es que el primero, no era todavía la superestrella que sería después, cuando llegó a la capital francesa, y el segundo sólo vino a poner punto y final a su carrera.
Neymar ha desembarcado en París para convertirse en el mejor del mundo. Lo dijo bien claro en el acto de presentación, en el que recibió el calor de unas 50 mil personas: “Estoy aquí para hacer historia”.
Y los hinchas del PSG, sobre todo el sector ultra, se lo agradecieron a los acordes de la samba “Aquarela do Brasil”, aunque sustituyendo el clásico “Brasil” por “Neymar”.
Otro de los retos para Ney, será que el público parisino, que tiene una merecida fama de frío, se contagie del espíritu lúdico del “jogo bonito” y empuje desde las gradas algo más de lo habitual.
No parece casual que la nutrida representación brasileira en el PSG (cinco jugadores) se compusiese hasta ahora, sobre todo de jugadores con misiones defensivas, de los cuales cuatro fueron hoy titulares frente al recién ascendido Amiens: Dani Alves, Thiago Silva, Marquinhos y el italo-brasileño Thiago Motta.
Desde las 14:00 horas (12.00 GMT), ya había aficionados alrededor del Parque de los Príncipes ansiosos por entrar a participar en la fiesta, aunque la presentación de Neymar estaba prevista para dos horas más tarde.
La brasileña Ricarda Souza, envuelta en una bandera “canarinha” y acompañada por su novio francés George, no ocultaba su emoción por ver de cerca al que considera “sin duda, el mejor jugador del mundo”.
“Con él, París puede conseguir todo lo que se proponga, es la pieza que nos faltaba”, dijo a Efe Souza.
En el metro, camino del estadio, dos amigos intercambiaban una sonrisa cómplice sin palabras. Sentado junto a ellos, un joven lucía la elástica con el 10 de Neymar, el bien más preciado estos días entre los fans del PSG. Los 222 millones de euros que pagaron los parisinos por la cláusula de rescisión de Neymar comienzan a dar rédito.
El DJ Martin Solveig puso música a la espera del gran momento, que llegó pasadas las 16.00 horas (14.00 GMT), cuando, en medio del rugido de las gradas ya casi llenas, apareció el delantero al que el PSG, se encomienda para tratar de conseguir la Liga de Campeones.