Todo un fenómeno

  • La Prensa
  • en Deportes

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

PARÍS, Francia, 4 de agosto (OEM-AFP).- “Quería un reto más grande”; el astro brasileño Neymar aterrizó hoy viernes en la capital francesa e hizo suyo el lema de su nuevo club, el París Saint-Germain, que no cesa de “soñar más en grande” desde su adquisición por los cataríes.
El delantero de 25 años, ataviado con camisa blanca, traje oscuro y corbata, compareció en la sala de prensa del Parque de los Príncipes. “Muy, muy feliz”, fueron las primeras palabras del capitán de la Canarinha, que se mostró cómodo y suelto.
No es casualidad que Neymar se haya convertido en el jugador más caro de la historia, después de abandonar el FC Barcelona, una vez abonados los 222 millones de su cláusula de rescisión.

Valor deportivo
y de marketing
Un día después de la oficialización de su firma por cinco años con el PSG, Neymar abandonó la ciudad condal para aterrizar en la Ciudad de la luz.
Desde la salida de su domicilio catalán, poco antes de las 8:45 locales, con destino al aeropuerto de Barcelona, hasta su llegada en un avión privado al aeropuerto parisino de Le Bourget, poco antes de las 11:00, el cambio de vida de Neymar tuvo pendiente, minuto a minuto, a todo el mundo.
A su llegada a la pista fue recibido por su compatriota Maxwell, jugador del París SG hasta el año pasado, ahora convertido en director deportivo adjunto del conjunto galo.
Neymar se dirigió a París haciendo una parada en el hospital de Neuilly, constataron los fotógrafos de la AFP.
“Quiero algo más grande, un reto mayor -precisó el brasileño ya en la rueda de prensa, llegado a París- por la ambición de este club, muy parecida a la mía. Ésta fue una de las decisiones más difíciles de mi vida”, añadió.
“Me encontraba muy bien en Barcelona, en la ciudad, en el club, fue un momento lleno de tensión, de reflexionar sobre lo que debía hacer con mi vida. Dejo muchos amigos atrás, pero el futbol es eso, nuestra vida pasa muy rápido”, explicó Ney.
Neymar será presentado ante el público parisino el sábado a las 15:45 (13:45 GMT), justo antes del partido de su nuevo equipo en la primera fecha de la Ligue 1, ante el recién ascendido Amiens a las 17:15 locales (15:15 GMT).
Neymar pudo constatar en primera persona la ilusión que suscita su fichaje entre la afición parisina, que lo recibió a la salida del Parque de los Príncipes entre gritos de histeria y bengalas. El brasileño desea debutar lo antes posible: “Sí, estoy listo para comenzar; si puede ser, mañana”.

Un certificado
para poder jugar
Horas después, Didier Quillot, director general de la Ligue 1, precisó en una radio francesa que la Liga de Futbol Profesional (LFP) está a la espera de un certificado internacional de traspaso “que debe recibir antes de medianoche (del viernes)” para que el contrato sea homologado y Neymar pueda jugar.
Con un salario anual neto estimado en 30 millones de euros, Neymar se convirtió en el segundo jugador mejor pagado del mundo, por detrás de los 38 millones de euros anuales que percibe Carlos Tevez en China, pero por delante de Lionel Messi (25 en el Barça) y Cristiano Ronaldo (23.6 en el Real Madrid).