¿DINERO SUCIO?

  • La Prensa
  • en Deportes

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Mientras que los aficionados del Paris Saint-Germain ya se frotan las manos y empiezan a soñar con las próximas victorias, que esperan conseguir gracias a los botines de Neymar, en España no se quedan con los brazos cruzados, por lo que buscarán por todas las vías echar abajo este acuerdo, en el que el brasileño deja de ser parte del Barcelona.
De acuerdo con diversos medios europeos, el llamado “traspaso del siglo” tiene muchas líneas oscuras en su transacción, y de ahí se tomará el hilo que deshilvane esta historia, que envuelve más de 222 millones de euros.
Mientras que hoy vienes se presentará al brasileño con su nuevo número, que será el 10 en la camiseta del equipo parisino -bendecida con la bienvenida del mismísimo Presidente francés, Emmanuel Macron y la inmensa alegría del ministro de Cuentas Públicas, Gérald Darmanin, quien ya empezó a sumar los impuestos que tendrá que pagar al jugar en el país-, Javier Tebas, presidente de la Liga Española ya amenazó con boicotear la compra.
La Liga Española de futbol rechazó el pago de los 222 millones de euros, “podemos confirmar que los representantes legales del jugador han acudido a la Liga a depositar la cláusula y que ha sido rechazada”, indicó un portavoz, sin ofrecer más detalles.
Por su parte, Tebas declaró: “No aceptaremos ese dinero de un club como el PSG que, sin pertenecer a la liga española, quiera acogerse a un derecho de nuestra organización, y más aún, cuando éste club está infringiendo normas y leyes del fair play financiero”. Ante estas afirmaciones, fue muy claro al indicar que acudirá a las autoridades políticas de la Unión Europea y a las deportivas, pertenecientes a la UEFA, para frenar la compra.
Pero los encabezados de los diarios deportivos españoles no fueron muy buenos con la noticia y coincidieron que Neymar era una persona muy mal agradecida, “se va como llegó, de problema en problema y con los bolsillos llenos”, expresó “El País”, recordando su compra para el Barcelona en el 2011.
La UEFA, por su parte, confirmó que estudiará los detalles de la operación para asegurar que cumple con el fair play financiero, mientras que, por otra parte, queda también por resolver la historia de la prima por renovar, ya que el Barcelona ingresó en una notaría 26 millones de euros que debía pagar al jugador antes del 31 de julio y que corresponden al bono acordado por su última renovación, firmada hace unos meses y que se renegociaría hasta el 2021.
Esto da sin dudas, pie para otra historia que en su momento se la contaremos, querido lector.

Largo y tendido se ha hablado en los rotativos alrededor del mundo sobre el futuro de Neymar Jr., cuya vinculación al Paris Saint-Germain es ya irrevocable, pero que podría no hacer una buena jugada al alejarse del mejor jugador del mundo, Leo Messi, a quien idolatra desde que jugaba en el Santos. De hecho, Neymar pudo elegir no recalar en el Barça y hacerlo en algún otro gran club de Europa hace años, pudiendo coger las riendas de un equipo ganador desde el primer momento.
Pero eligió desembarcar en un Barcelona que ya tenía líder; un patrón dispuesto a cederle el trono con el paso de los años. Ahora ya no desea estar más a la sombra de Leo Messi en el FC Barcelona, pero la realidad es que el astro brasileño tenía motivos más que suficientes para no abandonar el Barça y seguir triunfando al lado de varios de los mejores jugadores. Por todo esto podría arrepentirse tarde o temprano de haber cambiado el FC Barcelona para jugar en el PSG, el equipo de los petrodólares.
Algunos especialistas afirman que a pesar de lo que Neymar piense, Messi es un aliado, no competencia, pero el brasileño ya no quiere estar más a la sombra de Messi, pero desde “FCBN” recordamos que estar bajo el influjo del mejor jugador del mundo no es perjudicial, sino todo lo contrario. Las características del argentino, un futbolista capaz de crear jugadas de gol de la nada él solito, provocan que los números de Neymar Jr. se vean incrementados tanto en goles como en asistencias. Al contrario que otros jugadores como Cristiano Ronaldo, Messi no es acaparador y siempre que puede ceder penaltis y jugadas claras de gol al brasileño. Eso no lo tendrá Neymar en el PSG.
Si Neymar Jr. cree que tomando las riendas de un club como el PSG tendrá más opciones de ser el mejor del mundo, se equivoca. Leo Messi seguirá jugando y maravillando en el FC Barcelona, y aunque el juego parisino pasaría siempre por las botas de Neymar Jr., eso exigiría al 11 asumir responsabilidades que no tiene en el Barça, donde está más liberado en banda y puede dar rienda suelta a su magia regateadora siempre que quiere. Mientras Messi siga jugando y no baje el nivel, Neymar estará por debajo. Esté donde esté.
El FC Barcelona tiene un estilo de juego definido desde hace años, levemente distorsionado las tres últimas tres temporadas bajo el mando de Luis Enrique -que introdujo características como el contragolpe-, pero reconocible en todos los campos. En el PSG, un equipo con menos tradición futbolística, Neymar Jr. podría encontrarse con un contexto en el que no pueda disponer del balón tanto tiempo en sus botas. Los parisinos están más acostumbrados a jugar al contraataque, sin necesidad de dominar todos los encuentros a base de posesión y jugadas de peligro.
Porque se asegurará dinero… Pero no títulos.
El Paris Saint-Germain pagará la cláusula de 222 millones de euros y colocará a Neymar como el jugador mejor pagado en Europa. Sin embargo, a Neymar Jr. ya le sobra el dinero y le sobrará durante toda su vida, por lo que es hora de que el astro brasileño aproveche los mejores años de su carrera deportiva para quedarse en el equipo que más títulos ha ganado en la última década, el FC Barcelona, y labrarse así una leyenda en la historia del fútbol. Ha optado por la opción del dinero, cuando el PSG de los petrodólares jamás ha llegado de momento a unas semifinales de Champions.
Antes hablábamos del estilo de juego del FC Barcelona, pero en el equipo azulgrana se ha formado desde hace tres temporadas una sinergia difícilmente superable: la que crean Leo Messi, Neymar Jr. y Luis Suárez en el flanco de ataque, posiblemente el mejor de todos los tiempos, y que ha sobrepasado con creces los 100 goles en cada una de las temporadas en la que los “Tres Tenores” han coincidido. Se entienden y se complementan, con unas virtudes que Neymar Jr. no encontrará en otros compañeros si se marcha al PSG. Cavani no es Luis Suárez… Y Messi sólo hay uno.