/ martes 24 de diciembre de 2019

Teatro kabuki: Arte milenario japonés

El maestro Kyozo Nakamura ofrece magia y metamorfosis en el escenario

Paz, armonía y magia. El teatro lo proporciona. Permite soñar. Es el lazo que une a culturas, a pueblos. Las artes escénicas no tienen nacionalidad, pero sí rescatan tradiciones, usos y costumbres. Son el hilo más sensible de la humanidad. Y esto lo personifica el maestro Kyozo Nakamura, heredero de la dramaturgia del país del Sol Naciente que se remonta al siglo XIV, con claros aires e influencia chinas.

Es el kabuki, teatro que nace en la plaza pública y que solo se actuaba por mujeres, comenta este artista, quien ataviado con un elegante kimono para hombre –propio para grandes ocasiones-, se desdobla en sus actuaciones como mujer, con la exquisitez de los modales y cultura nipona. Adopta las posturas de un actor ‘onnagata’, esto es, el rol femenino.

Y es que desde el inicio del teatro kabuki que quiere decir canto, baile y expresión, sólo actuaban mujeres; pero en el 1629 se restringió al pasarse la línea entre actuación y prostitución. Desde entonces y hasta la Segunda Guerra Mundial, eran solamente hombres quienes interpretan papeles masculinos y femeninos.

En entrevista, orgulloso de ser invitado por segunda vez a México por la embajada de Japón en nuestro país y el Gobierno de México, Nakamura dice: “Vengo a presentar todos mis conocimientos en el rol femenino que es mi especialidad”.

Con 37 años de experiencia en el Teatro Nacional de Japón, el doctor Nakamura (es su nombre de actor), refiere que en sus interpretaciones, trata de mostrar los sentimientos de la mujer; “pero como hombre, no puedo ser nunca una mujer”. Comenta a través de una traductora, la señorita Irene Ida, que como actor “he ido a muchos países del mundo, para buscar mayor comprensión, interés y atracción por el mundo del kabuki”.

¿Qué experiencia le han dejado sus viajes alrededor del mundo?

He recorrido 30 países y 53 estados. Hay mucha sensibilidad en Occidente por el teatro kabuki. En Estados Unidos, México y los países latinoamericanos al público le gusta más la parte esplendorosa del teatro kabuki. En Europa, prefieren la parte íntima, emocional.

¿Qué es lo que busca?

El estilo más aceptado para cada país. De trato afable, tranquilo, discreto, su metamorfosis es casi de magia. En la conferencia magistral que dictó en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ante alumnos de este Centro, comentó entre otros secretos de esta dramaturgia milenaria, que: En el teatro kabuki, el maquillaje es fundamental para mostrar el carácter de las personas. Los ademanes y posturas, únicos. Los gestos, fundamentales.

La delicadeza en el movimiento de las manos es clave en los actores ‘onnagata’, es decir los hombres que interpretan los roles, los personajes de las mujeres. Todo sigue una liturgia, una tradición, un estilo muy oriental, para mostrar con expresión histriónica, la vida cotidiana japonesa. Los gestos de risa y llanto, deben llevarse a cabo con las manos cubiertas por el kimono, explicó el doctor Nakamura en dicha presentación.

Los colores también tienen significado en el teatro kabuki: el rosa, por supuesto, representa la feminidad. El azul, la maldad. El café los monstruos. El rojo, es poder.

Paz, armonía y magia. El teatro lo proporciona. Permite soñar. Es el lazo que une a culturas, a pueblos. Las artes escénicas no tienen nacionalidad, pero sí rescatan tradiciones, usos y costumbres. Son el hilo más sensible de la humanidad. Y esto lo personifica el maestro Kyozo Nakamura, heredero de la dramaturgia del país del Sol Naciente que se remonta al siglo XIV, con claros aires e influencia chinas.

Es el kabuki, teatro que nace en la plaza pública y que solo se actuaba por mujeres, comenta este artista, quien ataviado con un elegante kimono para hombre –propio para grandes ocasiones-, se desdobla en sus actuaciones como mujer, con la exquisitez de los modales y cultura nipona. Adopta las posturas de un actor ‘onnagata’, esto es, el rol femenino.

Y es que desde el inicio del teatro kabuki que quiere decir canto, baile y expresión, sólo actuaban mujeres; pero en el 1629 se restringió al pasarse la línea entre actuación y prostitución. Desde entonces y hasta la Segunda Guerra Mundial, eran solamente hombres quienes interpretan papeles masculinos y femeninos.

En entrevista, orgulloso de ser invitado por segunda vez a México por la embajada de Japón en nuestro país y el Gobierno de México, Nakamura dice: “Vengo a presentar todos mis conocimientos en el rol femenino que es mi especialidad”.

Con 37 años de experiencia en el Teatro Nacional de Japón, el doctor Nakamura (es su nombre de actor), refiere que en sus interpretaciones, trata de mostrar los sentimientos de la mujer; “pero como hombre, no puedo ser nunca una mujer”. Comenta a través de una traductora, la señorita Irene Ida, que como actor “he ido a muchos países del mundo, para buscar mayor comprensión, interés y atracción por el mundo del kabuki”.

¿Qué experiencia le han dejado sus viajes alrededor del mundo?

He recorrido 30 países y 53 estados. Hay mucha sensibilidad en Occidente por el teatro kabuki. En Estados Unidos, México y los países latinoamericanos al público le gusta más la parte esplendorosa del teatro kabuki. En Europa, prefieren la parte íntima, emocional.

¿Qué es lo que busca?

El estilo más aceptado para cada país. De trato afable, tranquilo, discreto, su metamorfosis es casi de magia. En la conferencia magistral que dictó en el Teatro Salvador Novo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), ante alumnos de este Centro, comentó entre otros secretos de esta dramaturgia milenaria, que: En el teatro kabuki, el maquillaje es fundamental para mostrar el carácter de las personas. Los ademanes y posturas, únicos. Los gestos, fundamentales.

La delicadeza en el movimiento de las manos es clave en los actores ‘onnagata’, es decir los hombres que interpretan los roles, los personajes de las mujeres. Todo sigue una liturgia, una tradición, un estilo muy oriental, para mostrar con expresión histriónica, la vida cotidiana japonesa. Los gestos de risa y llanto, deben llevarse a cabo con las manos cubiertas por el kimono, explicó el doctor Nakamura en dicha presentación.

Los colores también tienen significado en el teatro kabuki: el rosa, por supuesto, representa la feminidad. El azul, la maldad. El café los monstruos. El rojo, es poder.

Archivos Secretos

La noche que Burroughs mató a Joan Vollmer

En una juerga delirante, William alojó una bala en el cráneo de su compañera Joan: "la musa loca" de la generación Beat

República

Familiares exigen justicia por Susana, quinceañera secuestrada y asesinada

Desde el 2012 la familia Viramontes toca puertas para conseguir la justicia, de este atroz crimen detuvieron a cuatro implicados, otro está prófugo

Celebridades

Muere Sean Connery, el legendario James Bond, a los 90 años

El actor escocés fue conocido entre muchas otras facetas por su papel de James Bond en siete películas; obtuvo numerosos premios durante su larga carrera, incluyendo un Óscar, tres Golden Globes y dos Bafta

Gossip

Amigos y compañeros de Ricardo Blume lamentan su muerte

Ricardo Blume deja para la posteridad telenovelas como La casa de las lilas, Doña Bárbara, Simplemente María, El carruaje

Finanzas

“San Lunes” atrasa obras hasta 6 meses

Los costos de la construcción se incrementan entre 20 y 25 por ciento, debido al ausentismo de los trabajadores

Gossip

Mike Flanagan, genio del terror psicológico

En 2019 Mike sorprendió a los fans al presentar la serie La maldición de Hill House

Mundo

EU, un completo sistema rumbo a las elecciones

A diferencia de las democracias del mundo, los ciudadanos del país no son quienes eligen presidente, sino un representante llamado colegio electoral

Gossip

Laura Herrero nos adentra en la intimidad del Barba Azul y La Mami

La mami explora el trabajo de doña Olga, quien se encarga de cuidar los baños del cabaret y aconsejar a las mujeres que cada noche trabajan ahí