/ lunes 1 de junio de 2020

Olivia Gorra continúa con su labor en el rescate de partituras antiguas

La soprano mexicana trabaja en preservar la historia musical de México y a su vez, colabora en beneficios de las personas en confinamiento

Durante la contingencia por el coronavirus en nuestro país, la soprano Olivia Gorra, además de apoyar al negocio familiar con la confección de cubrebocas y vestuario para hospitales, se da tiempo para tomar clases por internet para la conservación de partituras antiguas con las que tiene interesantes proyectos.

En entrevista para El Sol de México, la reconocida cantante mexicana platicó que actualmente toma el diplomado virtual: Preservación y Conservación Bibliográfica, por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que también seguirá presencial una vez que se levante la contingencia sanitaria.

“Esto es por mi interés especial del salvamento de partituras de música mexicana de todos los tiempos, para que no se pierda ese acervo que está por todos lados maltratándose. Lo venimos haciendo desde hace cinco años a través del concurso de Canto de Rescate Musical”.

La intérprete de bel canto indicó que ponen a la orden de los participantes estas partituras ya restauradas. “Esto se hace a través de mi fundación Vive cultura viva A.C y entonces ha sido complicado obtener los recursos para contratar gente que nos haga la limpieza de los materiales y perfeccionar las técnicas para que se haga esto y no tenemos el personal especializado suficiente”.

Lo anterior para, “que estas partituras no se deterioren más, yo como presidenta de la fundación debo conocer las técnicas para que no se sigan maltratando y conocer las formas correctas para su preservación”, expresó Gorra quien informó que actualmente tienen alrededor de cinco mil de estos documentos, los cuales han recopilado a lo largo de un lustro, de distintas partes de la República Mexicana.

“Todas las partituras que nos han llegado requieren intervención, en algunas el papel ya se está oxidando y otras tienen un microorganismo que hay que fumigar. Otras que tuvieron un uso muy excesivo están rotas y requieren de una reparación de una hoja o encuadernación, son reparaciones especiales para que no se sigan dañando, todo eso cuesta, a lo mejor cuando termine el confinamiento lanzamos una campaña para reunir fondos para esto, porque es parte de nuestra historia musical y la cultura mexicana”.

Acerca de cómo han llegado estas partituras, la artista dijo que su fundación ha recibido donaciones de particulares y las reciben en cualquier estado que se encuentren las partituras, porque hay familias que han tenido algún compositor entre sus integrantes, tienen un archivo y no saben qué hacer con este.

“El objetivo es que esta música inédita se conozca y se reconozca”, expresó la soprano y agregó que han encontrado textos del siglo XIX y hasta del XVIII y mientras tanto, se dedica a su diplomado en el INAH, para tal efecto y de igual forma Olivia Gorra no ha dejado de dedicarse al canto, por medio de clases en línea que imparte”.

Por otro lado, la cantante dijo que su esposo, Aureleano Cantú se ha dedicado a la industria del vestido por más de 40 años donde hacen atuendos escénicos. “Es una persona muy movida, cuando empezó la pandemia, él se dedicó a la confección de cubrebocas y no le queda de otra, porque tiene empleados que no puede dejar desamparados a quienes tiene que pagar seguro y cuotas”.

Contó la cantante lo anterior y que tanto ella como sus hijos se han comprometido con esta empresa en la que ya ofrecen batas y overoles, entre otros artículos para hospitales, con lo que demuestra que además de tener una gran trayectoria y talento vocal, es muy activa y solidaria en esta época de crisis por el Covid-19.

Durante la contingencia por el coronavirus en nuestro país, la soprano Olivia Gorra, además de apoyar al negocio familiar con la confección de cubrebocas y vestuario para hospitales, se da tiempo para tomar clases por internet para la conservación de partituras antiguas con las que tiene interesantes proyectos.

En entrevista para El Sol de México, la reconocida cantante mexicana platicó que actualmente toma el diplomado virtual: Preservación y Conservación Bibliográfica, por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), que también seguirá presencial una vez que se levante la contingencia sanitaria.

“Esto es por mi interés especial del salvamento de partituras de música mexicana de todos los tiempos, para que no se pierda ese acervo que está por todos lados maltratándose. Lo venimos haciendo desde hace cinco años a través del concurso de Canto de Rescate Musical”.

La intérprete de bel canto indicó que ponen a la orden de los participantes estas partituras ya restauradas. “Esto se hace a través de mi fundación Vive cultura viva A.C y entonces ha sido complicado obtener los recursos para contratar gente que nos haga la limpieza de los materiales y perfeccionar las técnicas para que se haga esto y no tenemos el personal especializado suficiente”.

Lo anterior para, “que estas partituras no se deterioren más, yo como presidenta de la fundación debo conocer las técnicas para que no se sigan maltratando y conocer las formas correctas para su preservación”, expresó Gorra quien informó que actualmente tienen alrededor de cinco mil de estos documentos, los cuales han recopilado a lo largo de un lustro, de distintas partes de la República Mexicana.

“Todas las partituras que nos han llegado requieren intervención, en algunas el papel ya se está oxidando y otras tienen un microorganismo que hay que fumigar. Otras que tuvieron un uso muy excesivo están rotas y requieren de una reparación de una hoja o encuadernación, son reparaciones especiales para que no se sigan dañando, todo eso cuesta, a lo mejor cuando termine el confinamiento lanzamos una campaña para reunir fondos para esto, porque es parte de nuestra historia musical y la cultura mexicana”.

Acerca de cómo han llegado estas partituras, la artista dijo que su fundación ha recibido donaciones de particulares y las reciben en cualquier estado que se encuentren las partituras, porque hay familias que han tenido algún compositor entre sus integrantes, tienen un archivo y no saben qué hacer con este.

“El objetivo es que esta música inédita se conozca y se reconozca”, expresó la soprano y agregó que han encontrado textos del siglo XIX y hasta del XVIII y mientras tanto, se dedica a su diplomado en el INAH, para tal efecto y de igual forma Olivia Gorra no ha dejado de dedicarse al canto, por medio de clases en línea que imparte”.

Por otro lado, la cantante dijo que su esposo, Aureleano Cantú se ha dedicado a la industria del vestido por más de 40 años donde hacen atuendos escénicos. “Es una persona muy movida, cuando empezó la pandemia, él se dedicó a la confección de cubrebocas y no le queda de otra, porque tiene empleados que no puede dejar desamparados a quienes tiene que pagar seguro y cuotas”.

Contó la cantante lo anterior y que tanto ella como sus hijos se han comprometido con esta empresa en la que ya ofrecen batas y overoles, entre otros artículos para hospitales, con lo que demuestra que además de tener una gran trayectoria y talento vocal, es muy activa y solidaria en esta época de crisis por el Covid-19.

Sociedad

"Desaparece" dinero de beneficiarios de Sembrando Vida

Coneval encontró que se descontaron mil 380 millones de pesos para crear un fondo del cual no tienen respaldo

Política

AMLO invita a varios empresarios a su reunión con Trump

Ricardo Salinas, Daniel Chávez, Carlos Hank, Bernardo Gómez y Olegario Vázquez acompañan al Presidente

Finanzas

Importadora de joyas surte tecnología a 4T

Paga 459 mdp a empresa para que le surta los dispositivos para dispersar fondos de apoyos sociales

Política

Buscan desaparecer cabildo de Tehuacán, Puebla

Los regidores y el alcalde suplente deberán comparecer el lunes ante diputados para poner orden al municipio

Celebridades

Todo lo que siempre quiso saber de Sergio Arau (y temía preguntarle)

Sencillo y afable como de costumbre, Arau contesta la llamada, contándonos que las primeras semanas de la cuarentena por Covid-19 no las aprovechó como quería