/ lunes 4 de noviembre de 2019

Acapara la atención de europeos los tesoros aztecas que exhibe el Linden Museum Stuttgart

Esta colección de piezas únicamente se exponen en el viejo continente

El pasado sábado 12 de octubre 2019, el Linden Museum Stuttgart en Alemania inauguró la exposición “Aztecas” (“Azteken” en alemán), una valiosa muestra que cuenta con piezas únicas que pertenecen a la dinastía del duque Friedrich I de Württemberg y sólo se exponen en el antiguo continente.

Por Angélica AguilarEn el año 1519 el conquistador español Hernán Cortés desembarcaría en el Golfo de México, en dónde poco tiempo le tomaría dominar al Imperio Azteca y pocos años después sería parte de la transición de la fusión de dos mundos.

Ya por el año 1599, el oro de los aztecas había sido saqueado por los conquistadores españoles y muchos objetos valiosos fueron repartidos en Occidente. Dicho año, el duque Friedrich I de Württemberg (1557-1908) recibió como obsequio tres de las figuras más importantes de la actual exposición que se exhibe actualmente en el Linden Museum Stuttgart y siempre han permanecido en el sur de Alemania: una escultura verde que hace alusión al dios Quetzalcóatl y dos escudos decorados con plumas que pertenecieron al imperio mexica.

El viaje de dichos artefactos sucedió hace ya quinientos años atrás y hoy en día hace rondar aún una pregunta en nuestras mentes: ¿Cómo llegó el oro de los aztecas a Europa?Muchos de los objetos valiosos de la última gran cultura del Antiguo México, llegaron a España a través de los conquistadores del Nuevo Continente y desde allí se extendieron por toda Europa.

En el caso particular de Stuttgart, hay dos valiosos escudos de plumas y una preciosa figura de piedra verde que ya tiempo atrás fueron parte del museo del castillo (Schlossmuseum) y ahora pertenecen a la exposición de los aztecas en Linden Museum de la ciudad industrial de Daimler, Bosch y Porsche.

Los objetos se expondrán por primera vez en su contexto cultural original como parte de la gran exposición subvencionada por el estado de Baden Württemberg, el gobierno alemán y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.Desde México hasta el río Neckar, las figuras aztecas pasaron por una odisea antes de llegar a las salas del Linden Museum, dónde hoy son protagonistas de la historia del Imperio Azteca.

En palabras de Inés de Castro, directora del recinto desde 2010; el fin principal de la exposición busca crear una nueva mirada a la cultura mexicana y en un caso muy particular, adentrarse a la idea y concepción del cosmos, la vida y el universo que percibían los aztecas antes de la llegada de los españoles.

La figura verde que representa a la serpiente emplumada, el dios Quetzalcóatl, mide aproximadamente 23 cm. de altura en su calidad de señor del crepúsculo, hecho de una boca verde coralina y roja y justo detrás de ella, una vez más, como el dios del viento con pico y el cuerpo de un huracán.

En el caso de los escudos de plumas y oro, de 72 cm de largo y 5.8 cm de ancho; representan el papel de lucha y la civilización guerrera que distinguía a esta cultura americana. Así como también al encanto y gusto de los mexicas con las plumas de las aves.

Escudos aztecas con arte de pluma. Foto, cortesía : Landesmuseum Württemberg, Hendrik Zwietasch.

Desfile de Carnaval presentando a “La Reina de América”. Dibujo anónimo, Stuttgart 1588/99. La escena está basada en parte, en imágenes encontradas en la colección de recuentos de viajes de Theodore de Bry, publicado en los años 1590, y muestra a los participantes portando y cargando objetos de plumaria mexicana y brasileña, reales e imaginarios; entre ellos las piezas de los escudos de plumas que se presentan en la exposición “Azteken” en el Linden Museum Stuttgart.

Las plumas y el arte plumario eran el producto favorito de los aztecas y se utilizaban de diferentes maneras dentro de su reinado y su arte. Por ejemplo, para hacer coronas y en este caso decorar escudos que servirían de defensa con tierras enemigas en sus combates. Es importante recalcar, que los aztecas también solían pagar sus impuestos con plumas.

Los escudos de plumas que se exhiben en Stuttgart, tienen un valor simbólico y especial, ya que las plumas de éstos pertenecían al ave Quetzal, que tenía por supuesto relación con el dios Quetzalcóatl.

Como orden del emperador Moctezuma, se prohibió cazar y matar al Quetzal con fines privados, Debía existir una prioridad para él y las plumas del ave sólo se usarían para decorar escudos de guerreros y su ropa personalDoris Kurella curadora de "Azteken".

Este argumento fue sobre expuesto nuevamente con el discurso de Inés de Castro, afirmando que el trabajo con plumas tenía una gran fascinación entre los europeos cuando las piezas llegaron al Antiguo Continente: “Hubo muchos objetos con plumas que cruzaron el Atlántico desde México para llegar hasta Europa, en el caso especial de los escudos de nuestra exposición en Stuttgart; éstos tienen un significado y valor para el museo y naturalmente para mí y mi equipo de trabajo; además que son parte de la historia y las primeras exhibiciones del Linden Museum, así como la influencia de su construcción en 1911”.

La exhibición también cuenta con otra obra muy particular: un lingote de oro. La barra dorada es una pieza que raramente suele mostrarse en otras exposiciones sobre los aztecas y es una pieza de oro hecha a mano; que los propios españoles produjeron con el conjunto de muchos otros objetos que trajeron a Europa y pertenecían a los aztecas. De Castro supone que perteneció a un fugitivo español que se ahogó en el mar, relato que afirma dentro el documental “La última pluma de Moctezuma” (“Moctezumas letzte Federn”, título original en alemán) realizado por la cadena televisiva SWR.

“Azteken” pretende acercarse al interior del imperio azteca y de su capital Tenochtitlan, es una combinación de piezas del Museo Nacional de Antropología e Historia de Ciudad de México, el Museo del Templo Mayor y diferentes museos europeos; alrededor de 150 obras que fueron prestadas al Linden Museum con estrictas condiciones.

La exposición se presentará en el Linden Museum Stuttgart desde el 12 de octubre 2019 hasta el 3 de mayo 2020, después se exhibirá en Viena y los Países Bajos.


El pasado sábado 12 de octubre 2019, el Linden Museum Stuttgart en Alemania inauguró la exposición “Aztecas” (“Azteken” en alemán), una valiosa muestra que cuenta con piezas únicas que pertenecen a la dinastía del duque Friedrich I de Württemberg y sólo se exponen en el antiguo continente.

Por Angélica AguilarEn el año 1519 el conquistador español Hernán Cortés desembarcaría en el Golfo de México, en dónde poco tiempo le tomaría dominar al Imperio Azteca y pocos años después sería parte de la transición de la fusión de dos mundos.

Ya por el año 1599, el oro de los aztecas había sido saqueado por los conquistadores españoles y muchos objetos valiosos fueron repartidos en Occidente. Dicho año, el duque Friedrich I de Württemberg (1557-1908) recibió como obsequio tres de las figuras más importantes de la actual exposición que se exhibe actualmente en el Linden Museum Stuttgart y siempre han permanecido en el sur de Alemania: una escultura verde que hace alusión al dios Quetzalcóatl y dos escudos decorados con plumas que pertenecieron al imperio mexica.

El viaje de dichos artefactos sucedió hace ya quinientos años atrás y hoy en día hace rondar aún una pregunta en nuestras mentes: ¿Cómo llegó el oro de los aztecas a Europa?Muchos de los objetos valiosos de la última gran cultura del Antiguo México, llegaron a España a través de los conquistadores del Nuevo Continente y desde allí se extendieron por toda Europa.

En el caso particular de Stuttgart, hay dos valiosos escudos de plumas y una preciosa figura de piedra verde que ya tiempo atrás fueron parte del museo del castillo (Schlossmuseum) y ahora pertenecen a la exposición de los aztecas en Linden Museum de la ciudad industrial de Daimler, Bosch y Porsche.

Los objetos se expondrán por primera vez en su contexto cultural original como parte de la gran exposición subvencionada por el estado de Baden Württemberg, el gobierno alemán y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.Desde México hasta el río Neckar, las figuras aztecas pasaron por una odisea antes de llegar a las salas del Linden Museum, dónde hoy son protagonistas de la historia del Imperio Azteca.

En palabras de Inés de Castro, directora del recinto desde 2010; el fin principal de la exposición busca crear una nueva mirada a la cultura mexicana y en un caso muy particular, adentrarse a la idea y concepción del cosmos, la vida y el universo que percibían los aztecas antes de la llegada de los españoles.

La figura verde que representa a la serpiente emplumada, el dios Quetzalcóatl, mide aproximadamente 23 cm. de altura en su calidad de señor del crepúsculo, hecho de una boca verde coralina y roja y justo detrás de ella, una vez más, como el dios del viento con pico y el cuerpo de un huracán.

En el caso de los escudos de plumas y oro, de 72 cm de largo y 5.8 cm de ancho; representan el papel de lucha y la civilización guerrera que distinguía a esta cultura americana. Así como también al encanto y gusto de los mexicas con las plumas de las aves.

Escudos aztecas con arte de pluma. Foto, cortesía : Landesmuseum Württemberg, Hendrik Zwietasch.

Desfile de Carnaval presentando a “La Reina de América”. Dibujo anónimo, Stuttgart 1588/99. La escena está basada en parte, en imágenes encontradas en la colección de recuentos de viajes de Theodore de Bry, publicado en los años 1590, y muestra a los participantes portando y cargando objetos de plumaria mexicana y brasileña, reales e imaginarios; entre ellos las piezas de los escudos de plumas que se presentan en la exposición “Azteken” en el Linden Museum Stuttgart.

Las plumas y el arte plumario eran el producto favorito de los aztecas y se utilizaban de diferentes maneras dentro de su reinado y su arte. Por ejemplo, para hacer coronas y en este caso decorar escudos que servirían de defensa con tierras enemigas en sus combates. Es importante recalcar, que los aztecas también solían pagar sus impuestos con plumas.

Los escudos de plumas que se exhiben en Stuttgart, tienen un valor simbólico y especial, ya que las plumas de éstos pertenecían al ave Quetzal, que tenía por supuesto relación con el dios Quetzalcóatl.

Como orden del emperador Moctezuma, se prohibió cazar y matar al Quetzal con fines privados, Debía existir una prioridad para él y las plumas del ave sólo se usarían para decorar escudos de guerreros y su ropa personalDoris Kurella curadora de "Azteken".

Este argumento fue sobre expuesto nuevamente con el discurso de Inés de Castro, afirmando que el trabajo con plumas tenía una gran fascinación entre los europeos cuando las piezas llegaron al Antiguo Continente: “Hubo muchos objetos con plumas que cruzaron el Atlántico desde México para llegar hasta Europa, en el caso especial de los escudos de nuestra exposición en Stuttgart; éstos tienen un significado y valor para el museo y naturalmente para mí y mi equipo de trabajo; además que son parte de la historia y las primeras exhibiciones del Linden Museum, así como la influencia de su construcción en 1911”.

La exhibición también cuenta con otra obra muy particular: un lingote de oro. La barra dorada es una pieza que raramente suele mostrarse en otras exposiciones sobre los aztecas y es una pieza de oro hecha a mano; que los propios españoles produjeron con el conjunto de muchos otros objetos que trajeron a Europa y pertenecían a los aztecas. De Castro supone que perteneció a un fugitivo español que se ahogó en el mar, relato que afirma dentro el documental “La última pluma de Moctezuma” (“Moctezumas letzte Federn”, título original en alemán) realizado por la cadena televisiva SWR.

“Azteken” pretende acercarse al interior del imperio azteca y de su capital Tenochtitlan, es una combinación de piezas del Museo Nacional de Antropología e Historia de Ciudad de México, el Museo del Templo Mayor y diferentes museos europeos; alrededor de 150 obras que fueron prestadas al Linden Museum con estrictas condiciones.

La exposición se presentará en el Linden Museum Stuttgart desde el 12 de octubre 2019 hasta el 3 de mayo 2020, después se exhibirá en Viena y los Países Bajos.


República

Dos muertos y siete heridos dejó trágico accidente vehicular en Acapulco

Se informó que al parecer el autobús pasó por encima del taxi y mató al chófer y al copiloto quien al parecer era una mujer