Pasó la ley Taibo en la Cámara de diputados, será titular del FCE

Foto: ilustrativa twitter

Pasó la ley Taibo en la Cámara de diputados, será titular del FCE

  • Prensa OEM
  • en Cultura

Arturo R. Pansza​​ ​

En medio de un acalorado debate, con legisladores del PAN y PRI que criticaron el empecinamiento del gobierno federal y el partido Morena por hacer modificaciones a modo de las normas, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó con 303 votos a favor, 111 en contra y 31 abstenciones, las reformas a la Ley Federal de Entidades Paraestatales.

De esa manera se dio luz verde para que el escritor Paco Ignacio Taibo II, nacido en España y nacionalizado mexicano, pase de encargado a director del Fondo de Cultura Económica (FCE), lo que originó críticas de la oposición, con un diputado panista, Jorge Luis Preciado Rodríguez, que lamentó que el Presidente Andrés Manuel López Obrador no haya designado para ese organismo a una persona con la calidad moral e intelectual que requiere el cargo.

El dictamen de la minuta del Senado aprobado, indica que estas reformas permitirán al sector paraestatal federal un crecimiento más equitativo y mejor, al eliminarse del lenguaje previo cualquier opinión tendente a la discriminación por género, origen étnico nacional o de cualquier otra índole al dar paso a la designación de personas en igualdad de condiciones de género, nacionalidad, ciudadanía y cualquier otro atributo de la persona a ascender u ocupar cargos de alto nivel decisorio en la administración pública federal paraestatal, sin más diferenciación que sus habilidades profesionales y dedicación laboral.

Panistas y priístas calificaron de desafortunado se haga una modificación legal de esta naturaleza para favorecer expresamente a una persona, lo que estimaron inaceptable, pese a lo cual se avaló el documento.

“Por supuesto que vamos a votar en contra, por supuesto que hay razones políticas de peso para no aprobar una ley a modo, que así se llama, la Ley Taibo, les guste o no les guste, ya les dijo lo que va a pasar, con o sin su voto el señor ya se declaró al frente del Fondo de Cultura Económica”, refirió Preciado al fundamentar el voto en contra de Acción Nacional.

Ese panista se enfrascó en una discusión con el diputado petista José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña, que les reclamó a los del PAN que cuando fueron gobierno con el ex Presidente Felipe Calderón Hinojosa, no protestaron por la designación de Juan Camilo Mouriño como titular de la Secretaría de Gobernación, pese a que era hijo de españoles, nacido en España; además acusó que incluso se falseó información para darle la nacionalidad mexicana.

Una vez que Preciado exigiera retirar de la versión estenográfica las acusaciones contra Mouriño, el legislador del PT refrendó que él hizo una investigación exhaustiva sobre el tema y lo documentó.

José Elías Lixa, también del PAN, acusó que la modificación legal se hizo por la ignorancia, bravuconería e insultos de un personaje, que se impuso a toda costa.

Los del Revolucionario Institucional, en su turno, refirieron que la reforma es una simulación, ocurrencia del gobierno federal y señalaron que Ignacio Taibo no reúne el perfil para el cargo.

Fue la priísta Dulce María Sauri Riancho, quien justificó el voto en contra y sostuvo que la simulación es que de pronto importa la situación de las personas mexicanas por naturalización y la ocurrencia, porque el partido mayoritario tuvo que cumplir la voluntad del presidente de la República y para imponer a su amigo se hizo un traje a la medida, la Ley Taibo.

Abundó que hay cambios de forma en 24 de 25 artículos modificados, al incorporar un lenguaje incluyente, poniendo como pretexto la igualdad de género, pero la reforma de fondo está en el artículo 21, porque se eliminan dos requisitos específicos que actualmente deben cumplir los titulares de las entidades paraestatales.

El primero es quitar el candado de ser mexicano por nacimiento, y el segundo, elimina el requisito de contar con conocimientos y experiencia en materia administrativa en puestos de alto nivel decisorio, como son las direcciones de las paraestatales, de lo que no quiere hablar Morena.

Sauri Riancho expuso que el punto a considerar no es la restricción impuesta a los mexicanos por naturalización, sino aquellos mexicanos que tengan doble nacionalidad y en vez de confeccionar un traje a la medida para el señor Taibo, la obligación de los diputados sería debatir y resolver sobre la pertinencia de mantener la restricción de la doble nacionalidad para ocupar determinados cargos.

Mencionó que, si el argumento es acabar con la discriminación que actualmente sufren los mexicanos naturalizados, entonces se tendría que reformar la Constitución porque se requiere ser mexicano por nacimiento al presidente de la República, diputadas, diputados, senadores, senadoras, ministros de la Suprema Corte, gobernadores de los estados y comisionados de los órganos constitucionales autónomos.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: Canal 22 continuará al servicio de una sociedad diversa, crítica e inteligente: Armando Casas