Presentan el proyecto “Soy periodista, no criminal” en Casa Refugio Citlaltépetl

Soy-prensa, proyecto

Presentan el proyecto “Soy periodista, no criminal” en Casa Refugio Citlaltépetl

  • Prensa OEM
  • en Cultura

La Prensa en línea

Ante autoridades públicas, cuerpos diplomáticos, académicos y periodistas, el Centro de Investigación y Capacitación (CIC) Propuesta Cívica presentó el miércoles 29 de agosto en Casa Refugio Citlaltépetl el proyecto “Soy periodista, no criminal”, que busca cambiar las restricciones legales contra el gremio y medios de comunicación que facilitan los procesos de acoso judicial y criminalización de la prensa en México.

 

 

Entre los objetivos específicos del proyecto elaborado en seis años por la organización de la sociedad civil, con el apoyo de la Fundación MacArthur, está que las autoridades reconozcan el acoso judicial y criminalización del periodismo crítico y de investigación como agresión legal y elaborar estrategias de tratamiento de la problemática en conjunto con gobierno, sociedad civil y organismos internacionales, destacaron el periodista Sergio Aguayo y la abogada Sara Lidia Mendiola, respectivos presidente y directora de CIC Propuesta Cívica.

 

 

En la presentación a la que asistió el Secretario de Cultura de la CDMX, Eduardo Vázquez Martín, también participaron la ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Olga Sánchez Cordero; el representante adjunto de la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Jesús Peña Palacios; el académico Jacinto Rodríguez, coordinador de la Cátedra Miguel Ángel Granados Chapa en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Cuajimalpa, y Daniel Rosas, editor online del periódico El Mañana de Nuevo Laredo.

 

 

“La actividad de Propuesta Cívica no podía realizarse bajo mejor techo”, expresó María Cortina, Coordinadora Interinstitucional de la Secretaría de Cultura capitalina, dependencia que desde 2016 amplió la vocación de Casa Refugio Citlaltépetl de dar refugio a escritores de otros países para recibir a migrantes mexicanos y centroamericanos, así como a periodistas amenazados.

 

 

Ejemplos de ello son la presentación de un libro con testimonios de 14 periodistas desplazados por la violencia y la habilitación de un espacio en memoria de Javier Valdés que sucederá en fechas próximas, adelantó la funcionaria.

 

 

“El contexto en el país para el ejercicio periodístico es crítico: somos el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo y durante los últimos años las agresiones contra la prensa se han intensificado… Los más de 138 asesinatos de periodistas del año 2000 al 2018 dan cuenta de ello, y también las más de 2 mil agresiones documentadas en el sexenio que está por concluir”, indicó Sara Mendiola, directora de CIC Propuesta Cívica.

 

 

Por tal motivo, mencionó, es de gran importancia contar con proyectos como “Soy periodista, no criminal”, que tengan como fin colocar en la agenda pública los pendientes en materia de libertad de expresión, así como visibilizar una de las problemáticas más dolosas y recurrentes que se reproducen desde el Estado para intimidar, hostigar y silenciar las voces más críticas.

 

 

Explicó que desde 2012, la organización —que se ha distinguido por trabajar en la defensa y promoción de derechos humanos, libertad de expresión y construcción democrática—, ha ofrecido acompañamiento jurídico integral a 81 periodistas víctimas de diversas agresiones, tarea que requiere una gran inversión de tiempo, recursos humanos y financieros.

 

 

Para la representante de la asociación civil, “la figura de daño moral es pervertida, generalmente por funcionarios públicos que ostentan poder político, para ser utilizada como un mazo intimidatorio para quienes investigan y comunican a la sociedad”. Lo anterior, aunado a que en el ámbito jurídico no se aplica el debido procedimiento, provoca desgaste emocional, profesional y económico a los periodistas que, en el peor de los casos, dejan de ejercer la labor.

 

 

Sergio Aguayo Quezada, presidente de CIC Propuesta Cívica, con poco más de 44 años de experiencia en el gremio —periodo en el que ha sido censurado y demandado— consideró que si bien hay avances en las redes de protección de periodistas, son insuficientes debido a que no atienden la parte más vulnerable, que es la provincia. “Otra de las propuestas concretas del proyecto es trabajar en la cartografía del horror de otros estados”, dijo.

 

 

Aguayo reconoció la valentía de las y los periodistas “que pese a todos los problemas, historia tras historia y día a día salen a las calles a explorar los límites”; en especial, mencionó a José Reveles, Jacinto Rodríguez (presentes en la reunión), Elena Poniatowska, Anabel Hernández, Carmen Aristegui y al ya fallecido Miguel Ángel Granados Chapa.

 

 

En palabras de Olga Sánchez Cordero, ex ministra de la SCJN y mujer crucial en el próximo gobierno del país, “vivimos sin duda un México de violencia, en el que las desapariciones se dan todos los días, en el que los homicidios son frecuentes y son noticia diaria”.

 

Añadió que los periodistas no han estado exentos de esta situación y que los datos del CIC Propuesta Cívica sobre el número de asesinatos y agresiones documentadas, así como la impunidad y el aumento de prácticas y sentencias judiciales dirigidas a inhibir la labor de informar se deben tomar en consideración para tratar de revertir la situación.

 

 

 

“Defenderse de procesos judiciales no debería ser la principal labor de los periodistas y los defensores de derechos humanos”, comentó Jesús Peña Palacios, Representante de la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien, expresó, la observación general que se tiene de México es el incumplimiento de los estándares internacionales en materia de la protección a la libertad de expresión.

 

 

Daniel Rosas, editor del periódico El Mañana de Nuevo Laredo compartió su experiencia de acoso judicial contra éste y otros medios en Tamaulipas que acumulan demandas millonarias, mientras que el académico Jacinto Rodríguez, coordinador de la Cátedra Miguel Ángel Granados Chapa en la UAM Cuajimalpa, habló sobre la deuda que tienen las universidades en la protección a los profesionales de la comunicación.