Un revés

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Arturo R. Pansza

La fracción parlamentaria del Partido del Trabajo, en la Cámara de Diputados, ha dado muestras de que no va en todo con el Presidente Andrés Manuel López Obrador y, en consecuencia, también con la bancada de Morena en ese órgano deliberativo, como sucedió el martes pasado.

Al coordinador del PT en San Lázaro, Reginaldo Sandoval Flores, nada más le faltó expresar: “mi pecho no es bodega”, como lo ha dicho en varias ocasiones el Ejecutivo federal, al anunciar la inconformidad con el dictamen para flexibilizar el régimen de inversiones de las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afores).

El documento que fue frenado en la Cámara Baja para que se discuta con los sectores involucrados, no tiene el respaldo de los petistas, ante el hecho de que, sin lugar a dudas, afectará a los trabajadores.

Incluso el vicecoordinador de la diputación de ese instituto político, José Gerardo Rodolfo Fernández Noroña, ya anunció que apoyarán a la clase trabajadora del país y bajo ninguna circunstancia van a validar el dictamen, que proviene de una iniciativa presidencial.

La pregunta es si los de Morena en San Lázaro están muy preocupados de la postura, en ese sentido, de los petistas que son 28, cuando ellos representan la fuerza mayoritaria con 259 legisladores.

Pero por mientras, los del PT ya se dieron a la tarea de arremeter contra el documento; no acompañarán la reforma a la Ley de los Sistemas de Ahorro para el Retiro, de ahí que presentaran una iniciativa distinta a la del Ejecutivo, para hacer una revisión de todo el mecanismo de pensiones, que está a punto de colapsar.

“Nosotros no vamos a acompañar nada que sea en contra del pueblo de México y de los trabajadores, esta iniciativa tiene como fin ampliar el porcentaje del fondo de ahorro de los trabajadores para un tema de la especulación financiera”, refrendó Sandoval Flores.

De seguro esa declaración no le gustó nada al coordinador de los morenistas, Mario Delgado Carrillo, quien se desdice muy fácilmente en sus posturas, con la finalidad de acompañar incondicionalmente a López Obrador en la manera en que quiere se hagan las cosas.

Un revés de los petistas que, igual, tiene la pretensión de sacar provecho de la situación por la que atraviesa el sistema de pensiones, de ahí que éstos impulsaran una propuesta alterna que abarca la situación de los 62 millones de cuentas individuales.

Con la propuesta del Ejecutivo, las únicas que ganan son las administradoras de los fondos.

arturopan@hotmail.com