“Un día sin inmigrantes”, en EU

  • La Prensa
  • en Columnistas

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

De la ficción a la realidad

Hace unos años un cineasta se atrevió a filmar la película “Un día sin Mexicanos”. En ella se trataba de lo que sería o pasaría en California, Estados Unidos, sin latinos o hispanos. La tragedia estriba en que tras la misteriosa desaparición de estos personajes, no hay quien haga las labores básicas como aseo, agricultura y “otros trabajos que ni los negros quieren hacer”, como dijo el panista Vicente Fox. Lo que pasa en la cinta queda en la reserva. Lo que sí se puede decir es que parece que el destino ha alcanzado a los norteamericanos, y ya se ha pasado de la ficción a la realidad, pues hoy inmigrantes de varias nacionalidades y norteamericanos que los apoyan han dado en llamar y realizar “Un día sin inmigrantes” en varias entidades del vecino país del norte. Esto, por la política migratoria del magnate Donald Trump. Lo verdaderamente importante de esta acción popular es que no es hecha sólo por los directamente afectados, sino por todo el entorno social en que están. Los familiares legalizados, los estadounidenses que los emplean y los comercios que necesitan de ellos los apoyan. Desde la semana pasada se empezaron a ver volantes en las redes sociales, y también impresos, en los que se invita a los inmigrantes a que “no acudieran a trabajar, no abran negocios, no compren en tiendas ni coman en restaurantes”. Además se exhortaba a que se abstengan de llevar a los niños a las escuelas e, incluso, “dejen de comprar gasolina”. Hoy se verá el músculo de los latinos en Estados Unidos. De lo único que debe quedar constancia es que no es un movimiento contra el pueblo norteamericano, para nada, sino contra las políticas xenófobas y retrógradas del republicano que está cerrando su país al mundo. Cree que las políticas aislacionistas y proteccionistas devolverán la grandeza a su país, una nación que no necesita para nada de eso, de sus acciones criminales maquilladas como políticas de Estado. Ojalá haya resultados a la convocatoria para que los malos políticos norteamericanos sepan con quién están tratando.