Solidaridad ante todo

  • La Prensa
  • en Columnistas

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por: Carlos García

No cabe duda que la naturaleza siempre que se presenta en su peor papel, saca lo mejor de los mexicanos, porque no hay mejor momento para unirse que cuando alguien necesita una mano de ayuda.

Y eso es lo que está pasando hoy día, el pueblo mexicano se encuentra unido y solidarizándose con sus hermanos en desgracia de Oaxaca y Chiapas, afectados por el sismo del pasado jueves, se suma al esfuerzo de llevar ayuda a quien en estos momentos lo necesita.

En poblados de esas dos entidades hay miles de personas que casi lo perdieron todo, y es a estas comunidades a donde van dirigidas las toneladas de ayuda que se han logrado reunir en diversos centros de acopio.

Como suele ocurrir en estos casos, los mexicanos hacen un esfuerzo extra para juntar algunos alimentos para llevarlos a los centros de acopio de Cruz Roja o del gobierno capitalino, pero no sólo en la capital del país se ha visto este tipo de acciones, sino que todo el país se ha unido a la causa y desde todos los puntos llega ayuda a los damnificados del temblor.

Ya en otras ocasiones hemos sido testigos de que cuando una desgracia de magnitudes catastróficas sucede en territorio nacional, todos se unen para brindar ayuda a los afectados, pasó en aquel sismo de 1985, o en las inundaciones causadas por dos ciclones que pegaron en el país hace un año, pasa hoy y estoy seguro que seguirá pasando.

Y es que el espíritu solidario del mexicano está tan arraigado que no sólo damos cuenta de éste en nuestra tierra, sino que también se ha demostrado allende las fronteras, como cuando Haití quedó destruido por un terremoto.

Está en nuestra naturaleza ser de ese modo, ayudar tan sólo por la satisfacción de hacerlo, sin esperar nada a cambio, ni siquiera un gracias, porque así como nos unimos para la fiesta, también sabemos hacerlo en la desgracia y más cuando esa desgracia alcanza grandes magnitudes.

México es un país solidario, de eso no cabe duda, y en muchas ocasiones ha dado muestra de ello, hoy con el sismo no se podía quedar atrás y una vez más sale en rescate de sus hermanos chiapanecos y oaxaqueños y les tiende la mano.