RECETA PERSONAL 13AG

  • La Prensa
  • en Columnistas

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Exoesqueletos

  1. Gonzalo Solís Villela

Estimados lectores, hoy comentaré con ustedes un aspecto relacionado a los avances que la tecnología moderna ofrece para auxiliar a algunas personas en su recuperación o rehabilitación después haber tenido un accidente, enfermedad crónica de músculos, nervios o arterias y que como consecuencia limitan los movimientos en las extremidades.

Son los exoesqueletos, objetos que se aplican a una extremidad por fuera y que tienen la capacidad de auxiliar en el movimiento o el soporte de fuerzas de las regiones que hayan sido afectadas, por ejemplo en quienes tuvieron secuelas de poliomielitis, ahora raros, se les ponía una bota con soporte metálico por que la fuerza muscular era mínima en la pierna afectada.

Igualmente sucede en alguien que por enfermedades como las que afectan la transmisión del impulso nervioso, provocan que la fuerza muscular disminuya, así como el volumen, o en quienes tienen secuelas por accidentes y han tenido estas secuelas.

Así que al poner estas estructuras recuperamos parte de la fuerza que ahora hacen motores, y la funcionalidad va mejorando, y del mismo modo existen estos objetos que pueden ayudar a los pacientes en la fase de rehabilitación, estos son robots rehabilitadores.

No hay que confundir con las prótesis, que son objetos que sustituyen partes perdidas, como el caso de los amputados que usan manos, brazos o piernas que logran la función perdida, o bien las prótesis internas, como las que se aplican en los ancianos después de la fractura de la cadera.

Estos avances tecnológicos al servicio de la Humanidad, se diseñan, fabrican, controlan y aplican en instituciones de educación superior y centros de investigación, incluso en México, donde se desarrollan cada vez más proyectos de este tipo, pero el enemigo es la falta de recursos.

Así que ojalá tuviéramos un poco más de dinero, del que se roban los gobernadores o se queda en la corrupción pública y privada, y de verdad podríamos ofrecer a nuestra comunidad productos tecnológicamente muy desarrollados y que nos pondrían en uno de los primeros lugares en el mundo.

Sí podemos, ojalá que las autoridades nos apoyen.