¡Qué padre!

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Gonzalo Solís Villela

Estimados lectores, por fin llega el Día del Padre y aunque no se compara en importancia social, afectiva y económica al Día de las Madres, no deja de ser relevante, por lo que les tengo una sugerencia de regalo para sus amados padres, si los tienen y si los aman, claro está.

Si sus padres son entre 25 y 35 años un manual de buenas conductas para que eviten el consumo del tabaco, principal agresor de la salud para toda la Humanidad, genera aumento de la presión arterial, endurecimiento de los vasos sanguíneos, disminución de las capacidades intelectuales y motrices, cáncer, infartos y eventos vasculares cerebrales.

Si son de 35 a 45 años, el librito de sugerencias de dietas adecuadas que disminuyan grasas, irritantes, condimentos, que los horarios de alimentación sean fijos, que se toma de 1.5 a 2 litros de agua por día y que realice ejercicio cardio por lo menos 40 minutos al día.

Y si su padre es de 55 años o más es muy posible que ya tenga algún padecimiento como diabetes, hipertensión arterial, altas las grasas en la sangre, mala circulación, pésima digestión y problemas cardiacos, por lo que puede pensar en regalarle un mes de sus medicamentos, seguro lo va a apreciar mucho.

Para el caso de padres de 65 años o más, están cargando las consecuencias de sus conductas de toda la vida, para bien y para mal, y además de todos los padecimientos y dolores articulares, seguro que le vendrá bien un auxiliar de memoria como agendas o controladores de romas de pastillas, pero sobre todo ratos de compañía, tolerancia y comprensión.

Para padres ya muy viejitos, 80 y más años, que se quejan ya tan poco y que ven la luz al final del túnel, lo que les hace falta es un apapacho, un “te quiero y te respeto”, que además de todo son gratuitos, olvidar a los ancianos y todo lo que hicieron por nosotros es una ingratitud.

Así que como ve, para este Día del Padre puede hacer una gran variedad de regalos, los que no son materiales seguro sirven mucho más, así que hágale saber cuánto lo quiere y que le preocupa su situación, que cuenta con usted y visítelo, sobre todo si su padre ya es anciano, independientemente del día que sea.

Feliz Día del Padre, don Jesús, yo te sigo queriendo y admirando, fuiste un padre ejemplar en todos sentidos.