Como Juan por su casa

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Poder Ciudadano

Es muy notorio el incremento en los últimos años de la delincuencia en la Ciudad de México y en todo el país, y son varios factores que diversos especialistas concluyen lo ha ocasionado, uno de ellos, el ya no tan nuevo Sistema de Justicia Penal, que empezó a procesarse desde el 2008.

Hace tiempo, por la burocracia, papeleo y quejas de cómo operaba (opera) la impartición de justicia en México, llámense ministerios públicos y jueces, y todo lo relacionado, se determinó modernizar nuestro sistema tratando de asimilar el modelo gringo, que tiene como base los llamados juicios orales.

Desde entonces, gobiernos, instituciones, académicos, y los poderes del Estado, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, se dieron a la tarea de cambiar todo en el sistema para adecuarlo a este nuevo modelo, desde capacitación, hasta instalaciones y lo que fuera necesario. Pues bien, el 16 de junio de 2016 arrancó, con la terrible coincidencia que también a partir de esa fecha, se empezaron a incrementar las cifras delincuenciales. Recuerdo muy bien que cuando se mencionaba esto, había quienes decían que no tenía nada que ver, sin embargo, la realidad nos ha demostrado lo contrario.

Lo que vivimos es un abaratamiento de la delincuencia, que ante la falta de capacitación de las autoridades, existen casi siempre violaciones al debido proceso, que por argucias legales y muchas veces ridículas, se liberan delincuentes aun cuando ellos mismos se asumen confesos. La otra gran falla es la reparación del daño, que evita que los ladrones no lleguen ni a los separos.

Pero lo peor, vivir la cotidiana tragedia, que criminales entran a la cárcel como Juan por su casa, despreocupándose de que los atrapen, porque rápidamente vuelven a salir, con la gravedad que en las cárceles encuentran bandas criminales que actúan ya organizadamente; historias de quienes han tenido tres, cuatro o hasta nueve ingresos a los reclusorios, y tranquilamente salen a las calles para volver a delinquir ¡ahora hasta profesionalizados!

Legisladores, pónganse a trabajar coordinadamente con el Ejecutivo y Judicial, y resuelvan que quienes deban estar en las cárceles lo estén ¿Esperamos más tragedias como el de la niña Camila, donde su asesino había estado ya dos veces en la cárcel?

@floresaquino