PATRULLA MEXIQUENSE.

  • La Prensa
  • en Columnistas

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Cortados por la misma tijera

Álvaro Velázquez

La destitución del comandante Rogelio López Arredondo como comisario de la policía de Coacalco ya se veía venir, pues desde que asumió el cargo, hubo gran inconformidad entre la tropa, debido a que el jefe policiaco venía precedido de una mala reputación, ya que lo relacionaban con integrantes de una organización criminal que operaba en el municipio de Ecatepec. Aún con esos antecedentes el presidente municipal, Irwin Castelan, lo designó como comisario de la policía de Coacalco, aunque muy poco le duró el gusto, pues con sus acciones salieron a relucir sus actividades ilícitas que eran solapadas por el hermano del alcalde priísta, Rogelio Castelán. A pesar de que policías municipales de Coacalco denunciaron que por órdenes de Rogelio Castelán, hermano del alcalde priísta de Coacalco, tenían que extorsionar a automovilistas e ingresar a su corralón “particular” sus vehículos para llevarse a sus bolsillos de manera ilegal “unos pesos”, no hubo consecuencias y por órdenes del hermano del alcalde, policías municipales siguieron con sus actos de corrupción. Caso semejante sucede en el municipio de Ecatepec, donde el comisario Arturo Centeno sigue brillando por su ausencia y a pesar de que este municipio es considerado el más peligroso e inseguro no solamente en el Estado de México, sino del país, el jefe policiaco continúa en el cargo, según afirma porque es amigo personal del gobernador. El pasado viernes, dos elementos de la CES fueron privados de la vida a balazos por 4 sujetos que los sorprendieron cuando llegaron a un negocio para comer unos tacos. La policía municipal y estatal dicen que los dos uniformados fueron privados de la vida por error, pero evidentemente algo debían, los sicarios llegaron directamente para ejecutarlos, pero eso no se puede decir, porque los policías siempre deben de ser buenos, aunque los hechos demuestran lo contrario. El corredor de la Vía López Portillo, que abarca los municipios de Tultitlán, Coacalco y Ecatepec, es muestra que es el más peligroso del país. Asaltos, secuestros, violaciones y asesinatos son los delitos que con más regularidad se cometen en la zona. El comisario de Tultitlán, Reyes “N” es buscado por la policía, presuntamente porque da protección a una banda de asaltantes de cajeros automáticos. Él dice que no tiene nada que ver y que es inocente, pero a raíz de esta información dejó de ir a su oficina, se ausentó y elementos a su cargo no permiten la entrada a nadie, por lo que como dice el refrán: “el que nada debe nada te teme” y el jefe policiaco está muy asustado lo que hace pensar que efectivamente está relacionado con los integrantes de este grupo delictivo. Nos vemos el próximo domingo.

alvarovem@hotmail.com