Oportunismo migrante

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Juan Carlos Flores

Estos días han sido de intenso debate sobre el paso de la caravana migrante en nuestro país. Y bueno, hay coincidencia en señalar que aunque no predicamos con el ejemplo, en la ley somos una Nación que se rige bajo el Estado de Derecho. Es decir, como en cualquier país del mundo, un extranjero entra con un pasaporte o una visa, en donde por casos especiales y excepcionales, o situaciones por violencia, las hay humanitarias o temporales, que están reconocidas en los tratados internacionales de los que es parte México.

Lo que me asombra, es la oportunista y falsa discusión que se ha dado en políticos y analistas, sobre los derechos y libre tránsito que los migrantes deberían tener en nuestro país. De repente, todos son hijos o nietos de quienes llegaron de otro país al nuestro y se quedaron a vivir aquí: por supuesto que esa es la historia de miles de personas, que huyendo de situaciones de guerra o de persecución, llegaron cuando hubo una clara política de Estado, que le valió un reconocimiento internacional a México por el asilo que le brindó a miles de emigrantes. Muy diferente es violentar nuestra frontera sur, o desconocer lo que pasa con el pandillerismo fronterizo de los Mara Salvatrucha, por ejemplo.

Pero el que se voló la barda fue Felipe Calderón, que igualmente se atreve a opinar, cuando olvida lo que hizo él como Presidente con un Instituto Nacional de Migración, o peor, mucho peor aún, los miles de desaparecidos centroamericanos a lo largo de su sexenio, o la terrible matanza de San Fernando Tamaulipas, que bien podría calificarse como genocidio u holocausto. Me asombra que en esos años, no existiera esta “solidaridad migrante” de periodistas como Warkentin o León Krauze, que no saben diferenciar lo que fue el exilio de sus antepasados, a lo que estamos viviendo en la actualidad con el fenómeno migratorio, que se está dando en todo el planeta, por cierto.

A eso le llamo, el oportunismo migrante. Dudo que alguno de los aludidos, hayan donado alguna vez en su vida a algún albergue migrante, o se hayan subido a “la bestia” para conocer lo que sufren miles de personas en su vía crucis por territorio nacional. No opinemos solo por convivir. Twitter: @floresaquino