Necesario reflexionar sobre el papel de la mujer en la ciencia

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Leonel Luna Estrada

 

“En una sociedad donde no se estimula a las mujeres a estudiar ciencias, rara vez pueden triunfar en ese campo”, Amartya Sen.

 

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia se celebró ayer a nivel mundial, lo cual nos hace reflexionar sobre los obstáculos culturales y sociales de las niñas y mujeres para acceder plenamente a estas disciplinas.

 

No es necesario irnos muy lejos, la ciencia fue un terreno prohibido para las mujeres durante mucho tiempo, porque su admisión no era bien vista por las instituciones educativas hasta que en los últimos 40 años cambió radicalmente esta situación.

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, fecha que se celebra desde el 2015 y que cada día se confirma, la necesidad de insistir en este tema.

 

Hay mucho por hacer para romper algunas barreras y lograr la igualdad plena de oportunidades y acceso en todos los campos del conocimiento entre hombres y mujeres.

 

Alejandro Frank, Coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comentó ayer en una conferencia de prensa que existen carreras donde las mujeres son mayoría como medicina y química, lo que no pasa con física y computación.

 

Desde mi punto de vista, el problema del porqué hay áreas donde a las mujeres y niñas se les dificulta entrar a estudiar, como es el caso de la ciencia, es debido a la educación que reciben, donde hay una división invisible de género en distintas disciplinas de estudio.

 

Estoy seguro de que, en poco tiempo alcanzaremos la igualdad de sexos en todas las disciplinas. Todo dependerá de la educación y el tiempo, pero también de las políticas públicas que se apliquen para contribuir en ese sentido.

 

Sin duda, a la pregunta de por qué hay pocas mujeres en la ciencia y tecnología, pues tiene mucho que ver la educación y los roles o estereotipos de género que las han excluido de la ciencia.

 

Según datos del Conacyt, desde el 2012, el porcentaje de mujeres científicas aumentó 65%.

 

Aunque la participación de las mujeres en la ciencia y tecnología es un tema muy importante porque contribuye al desarrollo nacional, todavía son pocas. Si hay avances, pero no son suficientes.

 

Por esta razón, las actuales políticas públicas de igualdad de género tienen que contemplar el impulso de la mujeres en este ámbito.