Más allá del muro

Vicente Gutiérrez Camposeco

 

Bien hizo en aseverar el Presidente Enrique Peña Nieto que “la construcción del muro, en la frontera de Estados Unidos con México, no es un gesto amistoso”, lo que confirma a los 120 millones de mexicanos que no basta un año para que cualquier esperanza de atestiguar una actitud razonable, por parte del Mandatario de Estados Unidos hacia nuestro país, se desvanezca. La campaña en redes sociales del Presidente estadounidense en contra de nuestra nación deja claro -para quien aún tuviera dudas- que Donald Trump llegó a la silla presidencial envuelto en la soberbia y la arrogancia de quien está acostumbrado a tratar a los demás como si fueran sus lacayos.

La actitud de Donald Trump es vergonzante, insolente y absurda, siempre degrada, ridiculiza y busca disminuir a sus rivales; promueve una cultura de “hombre fuerte” haciendo referencia al miedo y a la ira; promete que resolverá los problemas con sólo confiar en él; nunca se disculpa ni admite errores; siempre su cortina de humo para usar como “chivo expiatorio” y amenazar con segregar a inmigrantes y minorías religiosas. “Signos clásicos” de tener problemas psicológicos, particularmente, “narcisismo maligno”.

Lo que no le queda claro al tal Trump es que México es una gran nación, llena de historia, cultura, bellezas naturales y gente muy trabajadora. Ante los retos que hoy enfrentamos, nuestro país se mantiene unido e impulsa el desarrollo de los mexicanos. Somos el undécimo país más poblado del mundo, con una población estimada de 119 millones de personas en 2016, la mayoría de las cuales tienen como lengua materna el español, al que el Estado reconoce como lengua nacional junto a 67 lenguas indígenas propias de la nación. En nuestra patria se hablan alrededor de 287 idiomas; debido a las características de su población, somos el séptimo país con mayor diversidad lingüística en el mundo.

México también es uno de los países con mayor diversidad de climas en el planeta, considerado uno de los 12 países mega diversos de la Tierra, es hogar del 10-12% de la biodiversidad mundial y alberga a más de 12 mil especies endémicas. Es cierto, falta mucho por hacer pero no se va a lograr si cada quien jala para donde más le convenga, es tiempo de la unidad nacional, de trabajar en equipo, de aprovechar la enorme riqueza humana y cultural que tenemos. México está más allá de muro y del discurso enfermizo de Donald Trump, nuestra grande y hermosa nación está predestinada a ser una gran potencia, a pesar del “dirigente” estadounidense.