..

Liberalismo y diversidad

  • La Prensa
  • en Columnistas

Zonas

grises

 

Si bien es cierto que la vida sería mucho más fácil si fuera en blanco y negro, si las decisiones se tomaran con solo esos dos parámetros, la realidad, esa construcción social tan debatida hoy día, se vive con muchas zonas grises en donde, por fortuna, existen muchos colores.

Ser liberal implica ser diverso y ser incapaz de juzgar con una única perspectiva moral. Es rechazar el totalitarismo y creer que discrepar es sólo una parte del proceso histórico, de esas discrepancias, de esas diferencias es como se puede construir un común denominador que permita las mejores referencias posibles.

Al final del día los ciudadanos de a pie entienden que para eso se construyen las leyes, no como un sentimiento de la mayoría sino como una forma que permita su convivencia, que proteja sus derechos legales y políticos.

Ser liberal implica poder proteger a las minorías, aunque se disienta de sus pensamientos y no usar a la mayoría para aplastarlos. Ser liberal es reconocer que en estas zonas grises la gente debe vivir libre, en el imaginario colectivo eso se llama sociedad y respeto a las diferencias.

A eso se debe aspirar, a una sociedad de libertades.