La reaparición de César

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Joel Saucedo

César Yáñez, el hombre de mayor confianza de Andrés Manuel López Obrador, reapareció en público.

Y vaya qué manera de hacerlo: el acto de toma de protesta de Claudia Sheinbaum, como primera jefa de gobierno electa.

Pero además, con la asistencia del Presidente de México, quien lleva seis días en el cargo. El mensaje es más que contundente.

Fiel a su estilo. Discreto. César fue ubicado en la corraleta de los asesores e invitados del PRI en el Congreso de la Ciudad de México.

“Aquí me trajeron”, dijo a este reportero. A su ingreso al recinto saludó a varios reporteros, con quienes goza de buen cartel.

¿Ya pasó la tormenta? Le pregunté. “Sí, lo que no se vale es que se hayan metido con mi mujer. Ella estuvo 13 meses en la cárcel injustamente”.

Además, sostuvo que la boda calificada como fifí, fue organizada por su esposa. Aclaró que no se usó dinero público. “Ni funcionarios éramos”.

“Pero aquí estoy tranquilo”. ¿De salud, cómo andas? “Muy bien, como un chamaco; como un chamaco”, recalcó.

César tiene 55 años, de los cuales 22 ha estado con López Obrador. Rechazó el cargo de vocero porque ya no tenía vida propia.

Deseaba casarse, por tercera ocasión. Lo hizo y vino la tormenta. “El golpeteo iba contra él”, señaló al Presidente, feliz por la unción de Sheinbaum.

¿Qué te comentó López Obrador sobre las críticas de tu boda? “Pues que fue un exceso”.

“Pero se quedaron con las ganas, aquellos que pedían que me despidiera”, dijo en tono por demás parsimonioso.

Sí, así se le notó. No había signos de agobio. Mucho menos cansado, pese a que ya no sabía qué significaba un fin de semana. “Así estuvimos más de 10 años”.

¿Cómo aguantó López Obrador tanta crítica? “Su vitamina era la gente, los aplausos y los mítines”.

“Ahora aguantará con mayor razón”. Así fue la reaparición pública de César Yáñez. De ahí caminó a Palacio Nacional.

PROSPECCIÓN… Cumplió hasta el último día José Ramón Amieva. Con su presencia entregó la estafeta a Claudia Sheinbaum. No pasó inadvertido. Estuvo en el presídium. Asistieron a la ceremonia los gobernadores de Chiapas, Manuel Velasco, de Campeche, Alejandro Moreno, de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, del Estado de México, Alfredo del Mazo y de Tabasco, Adán Augusto López. El canciller Marcelo Ebrard, fue de los que más acapararon los reflectores.

@JoelSaucedo

saucedosj@yahoo.com.mx