La Casita del Terror

  • La Prensa
  • en Columnistas

Recibí una denuncia muy particular de dos ex-alumnas de la muy conocida Casa del Teatro, institución de formación actoral en la Ciudad de México. Yadira Pascault Orozco y Silvia Sáez Delfín denunciaron abusos de esta escuela y a su vez reunieron testimonios de otros exalumnos, que narran injustas situaciones que experimentaron en este lugar, que van desde violencia física y emocional, hasta defraudación económica, por tratarse de una institución privada, por cierto avalada por la SEP.

 

Algunos de los hechos denunciados son la extenuación física, mental y emocional, que afirman las denunciantes las llevaron a lesiones irreversibles, así como la constante amenaza de ser corridas de la Casa del Teatro; humillaciones, ridiculizaciones y ofensas, así como daño provocado a alumnos a los que se les insiste exponer sus vivencias personales más dolorosas, evaluaciones de clases de actuación que se basan sólo en opiniones personales de los maestros, y no en un marco de evaluación pedagógicamente estructurado, es lo que acusaron haber vivido. Todo lo anterior, sin ningún apoyo psicológico profesional.

 

En este particular caso, no acusan acosos sexuales, ni abusos exclusivos contra mujeres, como las denuncias que desde hace unos meses han empezado a tener respuestas notables, pero si señalaron tanto Yadira como Silvia, que es un tema de igual relevancia que no debería de ocurrir y que sigue afectando a cientos de jóvenes alumnos.

 

Adicionalmente, las colegiaturas no son nada baratas, al contrario, ya que igualmente afirman haber perdido una inversión de varios miles de pesos. Valdría mucho la pena que la SEP, institución que avala la Casa del Teatro, echara un vistazo a lo que desde hace años sucede en esta escuela, y sobre todo sí como se señala, no se cuenta con un plan de estudios o una metodología avalada por la autoridad, que permita -según quienes acusan- maltrato físico y emocional.

 

No queremos pensar que por tratarse de Luis de Tavira y Stefanie Weiss,

-quienes son los directivos de esta escuela y claramente señalados- las autoridades educativas y culturales se hagan de la vista gorda. Ya sabe estimado lector que aquello de los “señores influencias intocables” casi no se da en nuestro país. Por cierto, la pareja acusada no ha dicho ni pío de estas fuertes declaraciones.

 

Los testimonios han seguido llegando y las voces de las personas perjudicadas empiezan a romper un silencio de más de 15 años, ya veremos en que terminan. Escúchame martes y jueves de 11 a 12 am por ABC Radio en el 760 de AM.