Indignación

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Arturo R. Pansza

El cinismo con el que se ha expresado el “Monstruo de Ecatepec”, de nombre Juan Carlos “N”, es una pequeña muestra de la descomposición de la sociedad y, casos como ese que dejan al descubierto una serie de feminicidios, ya no llegan a sorprender a un sector importante de la población al estar acostumbrado a casos atroces.

Resultan indignantes las declaraciones de ese hombre que asegura que, de quedar en libertad, volvería a asesinar a mujeres, situación que debe llamar a la reflexión a autoridades de los tres niveles de gobierno para atender el preocupante incremento de los feminicidios, no solamente en el Estado de México, en donde actuaba Juan Carlos, específicamente en Ecatepec, sino en todo el país.

Ese caso hace recordar que en casi 70% de los asesinatos de mujeres, las víctimas son mayores de edad; 60% de los cuerpos son localizados en lugares públicos. Lo más grave es que en más de la mitad de las acciones de ese tipo, se desconoce al victimario.

Ya alzaron la voz diputadas de las ocho fracciones parlamentarias del recinto deliberativo de San Lázaro, e incluso protestaron el martes pasado al pie de la tribuna del salón de sesiones, en contra del incremento de los feminicidios.

Ese día se avaló un acuerdo de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la Cámara de Diputados, “por el que se condena enérgicamente el aumento de feminicidios en todo el país, principalmente en Ecatepec de Morelos”.

Los gobiernos locales fueron llamados a aplicar eficazmente las medidas de prevención, atención, sanción y erradicación de todas las formas de violencia contra la mujer. Se exhortó a autoridades de 15 estados con Declaratoria de Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres, a cumplir cabalmente con las acciones emitidas por los grupos de trabajo Interinstitucional y Multidisciplinario.

Se exigió por parte de los legisladores que las autoridades hagan pública “la información sobre las acciones que han emprendido para atender la problemática en los últimos tres años, con el presupuesto de Alerta de Violencia de Género contra las mujeres”.

Urge que el Estado mexicano atienda los feminicidios como una prioridad de nación y, a que asuma el compromiso de garantizar el acceso de todas las mujeres del país a una vida libre de violencia.

Pero lo más importante es una cosa: que se actúe. Si no es así, nada de lo que se diga o proponga rendirá frutos. Se tiene que ir con todo para erradicar los feminicidios.

arturopan@hotmail.com