Igualdad mal entendida

  • La Prensa
  • en Columnistas

#Opinion

#Columna

Por: Carlos García

Resultan alarmantes las cifras dadas a conocer por un investigador de la máxima casa de estudios, la UNAM, en el sentido de que ha aumentado 205% el consumo de drogas entre las mujeres, en edades de 12 a 17 años, es decir, adolescentes.

Estamos hablando de chicas que están en la secundaria o en los primeros años de bachillerato, y esto sumado a que el embarazo no deseado en este rango de edad también va en aumento, pues nos habla ya de un problema de salud nacional.

A cualquier padre de familia con hijos adolescentes estas cifras deben preocuparlo, o mejor dicho, ocuparlo en las medidas preventivas que debe tomar en casa para evitar que sus hijas caigan en las garras de las drogas, o salgan con un embarazo no deseado.

Si bien es cierto que las mujeres de todas las edades buscan la igualdad, éstas se equivocan al pensar que la igualdad se alcanza tomando bebidas alcohólicas al parejo que los varones, hablándose con leperadas o bien “metiéndose” toda clase de droga, sea marihuana, cocaína o pastillas psicotrópicas.

Nada más falso que lo anterior. La igualdad a la que todo mundo se refiere es aquella que se alcanza cuando no existe ninguna diferencia en los derechos y obligaciones de hombres y mujeres, en todos los sentidos, sean éstos laborales, sociales y hasta políticos.

Pero una igualdad mal entendida lleva a las mujeres a perder el respeto por ellas mismas, es decir, que tal vez para sentirse aceptadas deben estar a la altura del hombre en cuestión de beber, fumar y drogarse, además de hablarse con groserías y llevarse casi a golpes.

Las mujercitas deben entender que el respeto hacia su persona debe estar por encima de cualquier cuestión y que no es poniéndose al tú por tú con los muchachos a la hora de “divertirse”.

Se hace necesario que ante este panorama, se adopten medidas preventivas y políticas de salud que ayuden a revertir la tendencia negativa que significa el aumento en el consumo de drogas y los embarazos no deseados, pero también que sea en casa donde comiencen con la prevención, una buena comunicación con sus hijas puede ser un buen principio para evitar después lamentaciones.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem