¿Hasta qué punto ser generoso?

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Lady Varo

En el mundo de las finanzas hay que “medirle el agua a los camotes” ni ser muy muy tacaño ni tan tan dadivoso. Ambos extremos tienen sus contras. Si confundes el ahorro con caer en ser avaro y guardar tu dinero en exceso no vas a disfrutar de las ganancias y beneficios que te da tu trabajo diario.

Por el contrario, cuando decides compartir todo lo que tienes sin medida no podrás llegar a ningún lado, porque siempre querrás resolverle la vida a los demás, dejando tus metas financieras de lado.

Claro, ser generoso te da más beneficios que ser tacaño. Cuando das parte de lo que tienes, obtienes de regreso riqueza en cariño, paciencia, comprensión, espacio y hasta perdón comenta la autora de Mandalas de la Riqueza, Sonia Sánchez-Escuer.

Pero hay una regla: Si piensas dar un apoyo económico para alguna causa social, ayudar en la manutención de algún pariente o dar limosna, mide tus fuerzas. Por ejemplo, menciona Sánchez Escuer, si tienes pocos ingresos, muchas deudas y estás comenzando tu plan para enderezar tus finanzas personales, te pondrá en riesgo hacer préstamos o regalar el dinero que has ahorrado. Sé generoso sin que esto te ponga en aprietos.

Da hasta donde te puedas permitir dar, sin alterar tu bienestar financiero, ni tampoco el del que recibe. Y en la mayoría de los casos ‘enseña a pescar y no des el pescado’. Porque después esa ayuda que estas ofreciendo puede mal interpretarse por las personas y éstas pueden creer que siempre podrán recurrir a ti para resolverles sus problemas financieros.

Estas son cinco sencillas dinámicas que puedes hacer para canalizar tu generosidad de forma positiva y estratégica:

  1. Dona 30 minutos de tu tiempo a alguien. Pueden ser 30 minutos para que tu hermana vaya al salón de belleza mientras tú cuidas a su pequeñ@, dale un pasea a un perrito de algún refugió, platica con los ancianos de un asilo o dale tiempo a tu propia familia.
  1. Págale un café o invítale un tamalito a la recepcionista, al velador o a la señora que hace la limpieza en tu empresa.
  1. Si eres experto en alguna materia, ofrece media hora de tu tiempo para dar consultorías o apoyos virtuales.
  1. Escucha de manera genuina a alguien y dale un consejo
  2. Olvida un rencor y perdona desde lo más profundo de tu corazón.

 

Cuando se trate de generosidad no siempre pienses en dinero, puedes ofrecer otras cosas que, a la vez, te retribuirán en riqueza espiritual y créeme, esto te abrirá las puertas de la riqueza económica.

Ladyvaro.fp@gmail.com

@Lady_Varo