Granaderos

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Los cambios

 

La decisión de desaparecer al cuerpo de granaderos y sustituirlo por un grupo de contención fue inmediata. Y desde ayer, en el primer día al frente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Jesús Orta, desaparecieron los contingentes que portan toletes y escudos.

¿Cuál es el estudio, análisis, protocolo, encuesta que se tomó como base para llevar a cabo la desaparición del cuerpo de granaderos? Hasta ahora sólo hay una razón hecha pública por la nueva jefe de gobierno, Claudia Sheinbaum: es cumplir con una demanda proveniente de los estudiantes de 1968, hace 50 años.

La convulsa Ciudad de México tiene en 2018 el año más violento desde que se comenzó a medir, el trabajo que tienen hoy los granaderos es muy diferente, en teoría, al de reprimir estudiantes.

Hoy existen protocolos, sistemas informáticos e inteligencia. Su labor no es reprimir sino liberar vialidades, evitar confrontaciones, reducir riesgos de peleas callejeras y proteger ciudadanos, bienes y servicios.

Esos son los deberes más o menos cumplidos.

No queda claro qué va a hacer el nuevo jefe de la policía de la capital, solamente operará un pequeño grupo de efectivos de contención y el resto del cuerpo será de elementos capacitados y asignados a una nueva área de atención a la comunidad.

¿Para qué? No se sabe.