..

Esperen, aún no es Presidente

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Carlos García

 

 

Como se ve que los mexicanos sí que están desesperados por un cambio en la vida nacional, y claro reflejo de ello es la exigencia de darle cumplimiento a las promesas de campaña, como bajar precio de gasolinas o quitarle las pensiones a expresidentes y todas aquellas que a cualquier ciudadano se le ocurran.

Sólo que en sus peticiones hay un problema, el mandato de Andrés Manuel López Obrador dará inicio el 1o. de diciembre próximo, ni antes ni después, y es a partir de esa fecha en la que se le podrá exigir algo, pues ya estará ocupando el máximo puesto público de este país.

La verdad que causa risa todo lo que se ve al respecto en las redes sociales, como si ya AMLO estuviera en funciones, como si trajera la varita mágica para cambiar las cosas de un día para otro.

Unos más van más allá afirmando que ya ganó las elecciones y todavía no ha realizado nada de lo que prometió en su larga campaña electoral.

He visto exigencias relacionadas al avión presidencial, al nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, a las pensiones de expresidentes, sobre Los Pinos y Palacio Nacional y muchas cosas más que de verdad reflejan o total ignorancia de quien lo escribe o una desesperación que raya en exagerada urgencia de cambio.

La verdad es que aunque todos los que votaron por el político tabasqueño esperan cambios inmediatos, éstos habrán de llegar no con el paso de los días, sino de los meses y, en algunos casos, de varios años.

Se ha formado en el grueso de la población una alta expectativa con respecto a lo que será la administración de López Obrador, y desde ahora de los digo, a poco más de cinco meses de que asuma el cargo, que no hay que hacerse muchas esperanzas, porque después la decepción sería muy grande.

Lo mejor es esperar a que el mandato dé comienzo e ir viendo paso a paso lo que hace y lo que deja de hacer, sin crear este tipo de expectativas a gran escala.