El capitán Óscar Mauricio Oaxaca

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Hiroshi Takahashi

 

El Cessna Citation Sovereign, por el que Pemex pagó 15.5 millones de dólares, aterrizó primero. Eran las 10:00 horas del 22 de julio de 2014 y la entrega del avión se hizo en las instalaciones de la Unidad Especial de Transporte Aéreo del Alto Mando de la Sedena.

Presentes estaban: el representante de Matrix Aviation, Óscar Mauricio Oaxaca Rodríguez, el argentino y presidente de la empresa, Guillermo Carabajal Arrondo, y Antonio Bravo Álvarez, subgerente de Personal y Administración Financiera de la Subdirección de Salvaguardia Estratégica de Pemex.

El 1o. de agosto, Oaxaca Rodríguez entregó a Bravo Álvarez el Gulfstream G 550, matrícula 3910, por el que Pemex pagó 55.8 millones de dólares.

La operación para comprar jets que usualmente usan hombres de negocios se concretó y pocos conocían esta operación.

En enero de 2014 cuando Oaxaca y Carabajal se reunieron en Ft. Lauderdale, Florida, para acordar verbalmente cómo compartirían las ganancias de la compra-venta de las naves al Pemex Procurement International (PPI), empresa con sede en Texas que ha desarrollado más de 200 acuerdos comerciales como agente de la empresa productora del Estado mexicano. Oaxaca recibiría 60%, mientras que Matrix, de Carabajal, se quedaría con 40%. El mexicano tenía la venta segura, aseguraba, mientras que Carabajal debía ayudarle a conseguir el fondeo para realizar la operación de compra.

El 8 de abril formalmente entregaron el Cessna en East Alton, Illinois, a los representantes de PPI. Ahí firmaron el Reporte de Conformidad. El 18 de abril, en Hong Kong, China, los de PPI fueron a firmar los documentos del Gulfstream.

Óscar Mauricio Oaxaca Rodríguez, presidente y socio principal de Jet Heli Executive Services LTD y/o Executive MFE Aviation, era en ese entonces representante comercial de Matrix Aviation, Inc., de Guillermo Carabajal. Pero tuvieron un conflicto con este contrato que los hizo romper su alianza. El mexicano de Jardines de San Mateo perdió los poderes de la empresa de Florida para actuar ante las altas autoridades de las Fuerzas Armadas, como Sedena, Semar, la Policía Federal, así como en Pemex, gobiernos estatales, municipales y secretarías de estado. Matrix le había permitido ofrecer bienes y servicios de modificaciones, venta y compra de aeronaves y helicópteros, así como materiales militares de origen estadounidense, soviético, europeo o de cualquier origen que estuviera dentro de sus posibilidades ofrecer…