Desesperación

¿Buenas noticias?

La Ciudad de México vive presa de sus propios demonios, al menos eso parece ahora que

la información sobre el desabasto en combustibles llenó los noticieros y las redes sociales.

Recientemente pasamos la prueba de la falta de agua a pesar de las fallas que hubo, la

gente se organizó y salió adelante.

Ahora, con el tema del desabasto de gasolina hay el ánimo de aguantar, trabajar y apoyar

al Presidente, pero el ánimo ha ido cambiando conforme pasan los días. Las noticias

difunden fotos de las calles llenas de autos, videos de peleas en las filas, gente enojada

por tener que hacer filas interminables y aún así no poder cargar gasolina.

Y el antídoto a esta realidad provino de la web, la contrainformación no se hizo esperar y

salieron explicaciones extrañas, equivocadas y complotistas sobre el mercado negro de

combustibles, pero salieron sobre todo las acusaciones a los gobiernos anteriores y a su

responsabilidad

Leyendo lo que se mueve en redes es posible encontrar los patrones de los mensajes, la

repetición de los mismo, los tonos, colores, ejemplos.

Lo que vemos en la web es una enorme campaña mediática cuyo argumento principal es

“los de atrás son peores”.

La apuesta no es a la información, eso ha quedado muy claro.