Delito grave

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Arturo R. Pansza

Lamentable que tragedias como la ocurrida en Tlahuelilpan confirmen que el estado de derecho es nulo. El Ejército, en ese poblado de Hidalgo, no pudo detener a centenares de personas que buscaban obtener unos cuantos litros de gasolina, en tanto que éstos no hicieron caso a los elementos de una corporación que es muy respetada por la mayoría de los mexicanos y alertaba del peligro.

El país entero se encuentra enlutado y, la explosión del ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), el viernes pasado, es un ejemplo más de que la corrupción mata y aquí vale la pena aclarar que aún por necesidad, los que estaban en el lugar del siniestro sustraían ilícitamente combustible, pero a los que más se les debe perseguir por delinquir es a los que se dedican a picar las tuberías por donde pasa la gasolina y se la roban al por mayor para enriquecerse.

De ahí que los legisladores se apliquen para endurecer las penas por el robo de hidrocarburos; ese saqueo debe ser considerado delito grave y amerita prisión preventiva oficiosa.

Sin lugar a dudas que, para evitar una desgracia como la ocurrida en Hidalgo, se tiene que aplicar la ley y sancionar ejemplarmente a la delincuencia organizada que incurre en un ilícito al perforar ductos y extraer gasolina.

Empero, se debe tener cuidado en el caso de las personas de escasos recursos económicos que son inducidas, porque no deben ser juzgadas con el mismo rigor que los del crimen organizado que se dedican al huachicoleo.

Es un hecho que el robo de combustible en el que de repente se ven involucrados algunos habitantes de comunidades, al abocarse a recoger gasolina en bidones, no es el huachicoleo que daña a Pemex, sino el de gran escala, que tiene mecanismos de distribución y venta ilegal, donde hay complicidad de autoridades.

Ante ello, esa actividad se debe tipificar como delito grave para que tenga prisión preventiva oficiosa y se ayude a desmantelar a las bandas muy bien articuladas, esas complicidades que existen, que permitieron el deterioro de Pemex, mediante el robo a la nación y que tiene consecuencias fatales como la reciente tragedia.

Por el momento, integrantes de la Cámara de Diputados se dan a la tarea de revisar el catálogo de delitos sujetos a prisión preventiva oficiosa, que se tratará luego del 1o. de febrero, que es la apertura del periodo ordinario de sesiones de ese órgano deliberativo y, ojalá se incluya el robo de combustible a gran escala.

arturopan@hotmail.com