Central de Abasto

  • Prensa OEM
  • en Columnistas

Transparencia

La mítica Central de Abasto de la Ciudad de México está en las últimas, las

condiciones que tiene para operar son deplorables y a pesar de todo el dinero que

por ahí pasa, millones de pesos diariamente, y el esfuerzo que requiere para

manejar su seguridad su infraestructura no es digna para la capital del país.

Por ahí pasan 50 mil vehículos y más de 2 mil tráileres y camiones pesados. Sus

patios de maniobras están colapsados y no la quieren hacer autosustentable. Este

mercado de mayoristas mueve 9 mil millones de dólares anuales y no puede hacer

que sus usuarios paguen 25 millones para mejorar.

Pero que tal gastan los señores dueños de enormes áreas de la CEDA, sus autos

y camionetas son dignos de colonias de alto poder económico. La dura realidad de

la megalópolis va a hacer que el negocio cambie como está ocurriendo en todo el

mundo.

Lo importante, lo que realmente debe interesar, es que el siguiente gobierno use

todo el respaldo popular que tiene para transparentar las cosas y remover las

mafias que ya operan dentro de sus instalaciones.

El fideicomiso de la organización es privado y se debe entregar informaciòn de

particulares de forma transparente y en el futuro, por el bien de la ciudad, no se

debe ocultar información algiuna.