Apocalipsis chilango

Los errores

Novatada

Los últimos cinco días son lo más cercano que tendremos al apocalipsis chilango, eso nos debe de quedar muy claro a todos los de la Ciudad de México.

El cierre de los ductos que vienen de Veracruz hacia el centro y occidente del país generó una crisis enorme que afectó a por lo menos 20 millones de personas y el problema es que el gobierno aún debe decidir si va a reconocer los errores cometidos y cambiar la estrategia -o crear una, depende el ánimo- o, de plano, seguirse como lo hizo hasta ahora, a ver hasta dónde llega.

Sin duda el bono democrático que tiene es tan grande que le permite hacer cosas como poner en estado de sitio a la Ciudad de México, pero hay un límite y no es bueno tantearlo.

¿Qué fue lo que estos nuevos funcionarios no supieron hacer? ¿Por donde les llegó la falta de combustible?

Se hicieron bolas, pagaron la novatada del primer invierno y se quedaron sin inventarios y no se previnieron para atender la demanda.

Así. Fácil y rápido. Todo lo que ocurrió después es consecuencia del error original. No saber qué se tenía y qué no…