Menores se quitan la vida por presión a incorporarse a retos de la web

Imagen ilustrativa

Menores se quitan la vida por presión a incorporarse a retos de la web

Arturo R. Pansza​​

Al año más de 800 mil personas se suicidan, lo que representa una muerte cada 40 segundos y representa la segunda causa principal de defunción en personas entre 15 y 29 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante ese panorama, la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, analiza exhortar a la División Científica de la Policía Federal, para que refuerce su vigilancia en Internet, a fin de detener a los responsables de generar contenidos antisociales, que provocan flagelos a la comunidad infantil y juvenil.

La diputada petista Ana Laura Bernal Camarena, mediante un punto de acuerdo, refirió que en fechas recientes se han fortalecido y diversificado las formas de hacerle daño a los infantes, porque hoy se usa la web, en donde se incorporan juegos, retos o videos en los que se presiona a los menores a hacerse daño e incluso quitarse la vida.

Por parte de la OMS se reconoce que el suicidio es una prioridad de salud pública, por lo que se debe aumentar la sensibilización respecto de su importancia, otorgar prevención, así como apoyar a los países para que desarrollen o fortalezcan estrategias integrales.

PUEDES LEER:

Reforma Laboral no atendió demanda de trabajadores del campo

Bernal Camarena mencionó que innumerables grupos, “escudados en Internet, crean factores de riesgo a los infantes; como el de la ballena azul o el momo challenge, que no son más que provocaciones al suicidio”. Aunado a ello, están los mensajes negativos vía whatsapp, Facebook u otra red social que han logrado el cometido final de sus creadores.

Dijo que lo que inició como invitaciones aisladas o de grupos cerrados en la red, actualmente se encuentran en videos infantiles, “lo que eleva el daño potencial que ejercen en esta población, que además es altamente influenciable”.

Bernal Camarena destacó la inteligencia que posee el buscador Google, pues ha logrado dar de baja contenidos inadecuados o inapropiados; para abril de 2018, se habían borrado más de ocho millones de vídeos y detectado numerosos canales que promocionan estos contenidos, “pero el problema persiste”.

Mencionó que la colaboración de padres, maestros y la vigilancia de la web por medio de los desarrolladores y de la Policía Federal, es fundamental para contener y eliminar estas prácticas nocivas.

NO TE PIERDAS:

Propone Sauri Riancho juzgar al presidente por daño moral

Recordó que el pasado 25 de marzo, en Morelia, Michoacán, se suicidaron tres jóvenes supuestamente por el reto viral en redes sociales, denominado “El ahorcado”. Por lo que, se lanzó una alerta por parte de las autoridades estatales a los padres de familia para conocer qué hacen sus hijos en redes sociales, así como campañas para prevenir estos actos.

“Debe terminarse en las redes sociales o páginas web los tutoriales para fomentar formas de hacerse daño mediante supuestos juegos o dibujos animados, con el único fin de lesionar física o psicológicamente a los niños”, insistió.

Recomendó que desde la Policía Federal se llevan a cabo acciones de investigación que contengan y eliminen las prácticas de fomento a la depresión inducida o el suicidio; también para que bajo su dirección se realicen campañas de concientización para adoptar una cultura de prevención de este tipo de agresión cibernética.

Incluso, en las tareas de investigación, la Policía Federal debería lograr la captura de los responsables, si se encuentran en territorio nacional, y con ello, generar certidumbre para los padres. “Es urgente eliminar toda clase de contenidos en la internet, que inciten a provocarse daño”, abundó.

TE RECOMENDAMOS:

En el Congreso se declaran en emergencia por aumento de violencia de género