México uno de los países más vulnerables al cambio climático

  1. Adalberto Villasana

Expertos y representantes de la sociedad civil consideran urgente transitar a una economía basada en energías renovables para combatir el cambio climático y a su vez garantizar beneficios económicos y sociales en el corto, mediano y largo plazo para México.

Para identificar los retos y oportunidades para acelerar la transición energética en México diversas organizaciones, especialistas e interesados en el tema se reunirán en el foro: “La Urgente Transición Energética en México: Acciones Necesarias para Cumplir con el Acuerdo de París”, que se llevará a cabo, el 27 de febrero de 2019 en Hotel Barceló de la Ciudad de México, de las 9:00 am a las 6:00 pm.

La Plataforma México, Clima y Energía (PMCE) convoca junto con la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMDEE), la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES), la Iniciativa Climática de México A.C., El Poder del Consumidor, Ethos Laboratorio de Políticas Públicas, el Grupo de Financiamiento Climático para Latinoamérica y el Caribe (GFLAC), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente), la Universidad Iberoamericana, el World Resources Institute (WRI México) y World Wildlife Fund (WWF México).

En objetivo es identificar los retos y oportunidades para acelerar la transición energética en México ante la creciente urgencia de limitar el incremento de la temperatura global en 1.5°C con base en lo establecido por el Acuerdo de París. Este foro, es un esfuerzo conjunto de una serie de organizaciones de la sociedad civil, y contará con la participación de diversas expertas y expertos nacionales e internacionales.

Los expertos de PMCE señalan que las acciones que ha tomado México para cumplir con las metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) a nivel nacional e internacional han sido limitadas y, al mismo tiempo, no son los suficientemente ambiciosas como para posicionarnos en una trayectoria de 1.5°C. De hecho, de mantener la intensidad actual de uso carbono de la economía, nuestro país contribuirá a un incremento en la temperatura entre 2ºC y hasta los 4°C para finales del presente siglo.

En este sentido, uno de los sectores que demuestra tener la mayor posibilidad de reducir de forma acelerada y efectiva las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) es el sector energético. Sin embargo, el progreso de la transición energética en México ha sido limitado: las energías renovables apenas representan el 5% de la matriz energética, mientras que las energías limpias (grandes hidroeléctricas, nuclear, entre otras) acumulan un total de apenas el 20%. Lo anterior, quiere decir que los hidrocarburos siguen representando el 80% de la generación de energía.

Mientas la nueva administración se dispone a diseñar, consultar y elaborar los instrumentos, planes y políticas que guiarán sus acciones durante los próximos 5 años (2019-2024) la descarbonización de la economía y la vida nacional deben convertirse en las bases para el diseño de la política energética y las políticas del cambio climático. Lo anterior requerirá, entre otras cosas, asegurar una participación acelerada de las energías renovables, junto con una serie de políticas e instrumentos promovidos por el estado para asegurar una reducción de la pobreza energética; incrementar la participación descentralizada y distribuida de la energía; potenciar los posibles co-beneficios; y reducir los posibles impactos negativos sociales y ambientales de la transición energética.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: Los millenials, un objetivo popular en EEUU pero difícil de alcanzar por las marcas