Que el Sol trabaje

Adalberto Villasana

 

La energía del sol, de forma directa e indirecta es el origen de todas las energías renovables, esto sin contar a la maremotriz y la geotérmica. La energía solar transforma los rayos del sol en electricidad.

Esta energía renovable se usa principalmente para calentar comida o agua y es conocida como energía solar térmica, y también para generar electricidad y se le conoce como energía solar fotovoltaica.

La cantidad de energía del Sol que recibe la Tierra en 30 minutos es equivalente a toda la energía eléctrica consumida por la humanidad en un año.

Ésta se desplaza a través del espacio en forma de radiación electromagnética, llegando una parte de esta energía a la atmosfera, una parte se absorbe por la atmosfera y por el suelo, y otra se refleja directamente al espacio desde el suelo.

Y en la actualidad, el desarrollo tecnológico hace posible que desde casa podamos generar electricidad o utilizar el calor para desarrollar las actividades diarias, sólo aprovechando la energía que irradia el sol.

En el mercado existen una gran variedad de calentadores solares de agua o paneles fotovoltaicos, lo que recomienda la Asociación Nacional de Energía Solar (ANES) es buscar empresas con trayectoria y casos de éxito, que respalden sus equipos y su trabajo.

Hay que recordar que la (ANES), es una organización civil sin fines de lucro, nace en 1980 ante la necesidad de agrupar a científicos, profesionistas, industriales, estudiantes y personas interesadas en las energías renovables; a fin de construir una política energética que promueva e incentive el uso de éstas.

Mientras que los instaladores deben estar capacitados y respaldados por una compañía seria, todo esto para que los equipos funcionen de manera óptima, generen los ahorros esperados y el retorno de la inversión sea en el tiempo estipulado.

En el caso específico de los calentadores solares, es recomendable que el equipo sea el adecuado a las condiciones ambientales de la zona donde se va a instalar y cumpla con las Normas Oficiales Mexicanas.

Además, en cuanto a los paneles solares, existen los que se conectan a la red eléctrica o los que usan baterías, su adquisición depende de las necesidades de cada usuario.

Los que se conectan a la red eléctrica, requieren de un contrato con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), que pide cumplir algunas condiciones técnicas para su autorización.

Existen tres modalidades de contratos: medición neta, los paneles solares generan electricidad durante el día, la cual se inyecta a la red eléctrica y el usuario puede ocuparla cuando la necesita. En ocasiones, se genera más electricidad de la que el usuario consume, lo cual es un beneficio extra, pues la CFE se la paga a un precio marginal.

Facturación neta, el usuario realiza su pago habitual por la cantidad de electricidad que consume, pero la energía eléctrica que generan sus celdas fotovoltaicas se va a la red y la CFE se la paga.

Venta total, esta opción es para quienes tienen un terreno e instalan paneles, la electricidad que generan se vende en su totalidad a la CFE.

Crece el uso en México

Cabe mencionar que en México, el uso de esas tecnologías creció aceleradamente, de acuerdo con cifras de la ANES, actualmente existen más de 1 millón de calentadores solares instalados, que se pagan solos gracias a los ahorros en gas LP.

La instalación de paneles solares aumentó significativamente; del primer contrato que se registró hace 11 años, ahora existen más de 100 mil, principalmente en las zonas metropolitanas de la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

 

2018

Inversión de sistemas fotovoltaicos:

 

La tabla muestra ejemplos que dependen de las circunstancias, es para dar una idea:

 

Tamaño del sistema Potencia nominal Energía generada mensual Costo instalado Ahorros en la vida del sistema (20 años) Tiempo para recuperar  la inversión Tasa interna de retorno anual Toneladas emisiones de  CO2 evitadas
4   paneles 1.30 kW 172 kWh $47,600 $368,000 4.5 años 25% 30
8 paneles 2.6 kW 343 kWh $89,350 $735,620 4.0 años 28% 61
15 paneles 4.9 kW 643 kWh $156,760 $1’386,360 3.6 años 30% 115

 

Consideraciones

 

– La tabla aplica para sitios con insolación media-alta, corresponde a la mayor parte del país. Hay regiones con insolación aún más alta (Noroeste) y algunas (las menos) con insolación más baja

– Cada panel tiene una potencia nominal de 325W (tamaño típico 2018)

– El cálculo de los ahorros asume un usuario de CFE con tarifa domiciliaria de alto consumo (DAC, $5.26 pesos por kWh) que pasa a la tarifa inferior al instalar el sistema solar

– Se asume un incremento en el costo de la energía de 6% anual inicial, menor del promedio de los pasados 15 años

– La vida del sistema es mínimo de 30 años, los cálculos de ahorro se basaron en 20 años, las emisiones de CO2 evitados en los 30 años

– El cálculo está hecho con pesos a valor histórico

– Los precios incluyen IVA

Celebra la ANES el fortalecimiento de la generación distribuida

 

La (ANES) se congratula de que la CFE, se apegue a las disposiciones administrativas de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), establecidas en la Ley de Transición Energética.

 

Ayer, de acuerdo a la información de la página del Poder Judicial, la empresa de Suministro Básico CFE desistió de la demanda de amparo interpuesta en contra de las Disposiciones Administrativas de Carácter General en materia de Generación Distribuida (GD).

 

Para la ANES, el retiro del amparo es una muestra de la madurez que ha alcanza el mercado de GD. Confiamos en que las áreas de oportunidad, que ofrecen las disposiciones, serán atendidas correctamente por el regulador, para que este sector crezca 200% o más.

 

En el nuevo horizonte, es primordial incluir a los prosumidores (productores y consumidores), y usuarios de energía eléctrica en la lucha contra el cambio climático, batalla que también genera empleos de calidad para los mexicanos.

 

Se estima que, de aumentar el crecimiento de la GD, para el 2030, se podrían alcanzar los 19 mil megawatts (MW), así como generar más de 1 millón de empleos en el sector, como instaladores, vendedores, entre otros.

 

Cabe recordar que el 7 de marzo de 2017, se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) las Disposiciones Administrativas de carácter general de la Generación Distribuida, que especifica los nuevos modelos de contrato que los usuarios pueden utilizar para la producción de energía solar en instalaciones de paneles fotovoltaicos menores a 500kW.

 

Ante la nueva reglamentación, el 25 de abril de 2017, CFE Suministrador Básico interpuso un amparo con el número de expediente 610/2017, del cual se desistió en días pasados.

 

Expertos en el sector solar externaron su inconformidad por el amparo, a la que se sumaron algunos actores políticos, porque generaba incertidumbre en el mercado de energía solar fotovoltaica para pequeños generadores y estancó su crecimiento.

 

En ese sentido, la ANES agradeció el apoyo de los senadores Silvia Garza y Francisco Burgos, y del diputado Javier Neblina, así como del Consejo Mexicano de la Energía y de la hermana Asociación Mexicana de la Industria Fotovoltaica (AMIF), por su labor en el proceso, que llevó poco más de un año y hoy se resuelve satisfactoriamente.

 

De la misma forma, reconocemos el esfuerzo y la determinación con que la CRE defendió las disposiciones administrativas emitidas y que están haciendo crecer la capacidad y los contratos.

 

Cabe mencionar que en México, existen 420 mil usuarios con Tarifa de Alto Consumo (DAC), además de 3 millones de pequeños y medianos comercios que son candidatos idóneos a instalar paneles solares y conectarse bajo los esquemas de Netbilling, Netmetering y venta total, cuya inversión retornaría entre cuatro y siete años.

 

En 2017 la medición neta creció 92% en número de interconexiones y 63% en capacidad instalada, lo que equivale a unos 28 mil contratos nuevos, para acercarse a los 60 mil acumulados y a superar los 400 MW de capacidad instalada.

 

Para la ANES, es relevante incrementar la cifra, pues México tiene el potencial solar y desde hace años la energía fotovoltaica ha tenido una evolución favorable, lo que demuestra la viabilidad de rebasar la meta establecida en la Ley de Transición Energética.