Comparte CDMX su experiencia en el cambio de gestión de los residuos sólidos urbanos

Foto especial

Comparte CDMX su experiencia en el cambio de gestión de los residuos sólidos urbanos

Por: Noel F. Alvarado / GB

Para compartir su experiencia en el cambio de gestión de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) y la decisión para la implementación de la tecnología de Termovalorización, el Gobierno de la Ciudad de México participó en el la Segunda Conferencia Panamericana Waste to Energy, Valoración Energética de Residuos Sólidos, realizada en Medellín, Colombia.

En su participación, el titular de la Agencia de Gestión Urbana de la Ciudad de México (AGUCDMX), Jaime Slomianski Aguilar, resaltó que el proyecto de la Ecoplanta de Termovalorización –la primera en América Latina y una de las más grandes del mundo- es fundamentalmente para detener los efectos del cambio climático, lo que también coloca a la CDMX como una metrópoli de vanguardia a nivel global.

Slomianski Aguilar dijo que el Gobierno de la Ciudad de México decidió cambiar el modelo de gestión de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) para dejar de enterrarlos en rellenos sanitarios y aprovechar su valor calórico, por lo que construirá la primer Ecoplanta de Termovalorización de México y una de las más grandes del mundo, al convertir 4 mil 500 toneladas diarias de basura en energía, que será suministrada al Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro.

Resaltó que en México se generan alrededor de 43 millones de toneladas de RSU cada año, de las cuales sólo el 13% va a rellenos sanitarios, el resto a tiraderos a cielo abierto.

Lo anterior, dijo, convierte a esta metrópoli en la segunda ciudad del mundo que más residuos genera -con alrededor de 13 mil toneladas al día- por lo que el manejo de éstos significa un gran reto.

El también llamado City Manager –responsable del funcionamiento de los servicios urbanos de la Ciudad- señaló que actualmente en la Ciudad de México, del total de residuos, 8 mil 600 son llevados a rellenos sanitarios y sólo son aprovechadas 4 mil 100 toneladas a través de diferentes procesos; mil 900 toneladas para reciclaje, mil 400 para composta y 800 para combustible alterno.

“Está científicamente comprobado que los desechos, particularmente los orgánicos, cuando no son bien manejados tienen un proceso de descomposición que se convierte en gas metano, que es uno de los gases de efecto invernadero más nocivos, impactando de forma severa en el cambio climático.

Es por ello que Gobierno de la Ciudad de México privilegia la pirámide de manejo de los RSU, con un enfoque de basura cero, para disminuir paulatinamente el envío a rellenos sanitarios y aprovechar el valor calórico a través de las Ecoplantas de Termovalorización y Biodigestión, con lo que hará un cambio de paradigma en la gestión de residuos sólidos urbanos colocando así a la CDMX como una metrópoli de vanguardia a nivel global.

Slomianski Aguilar aseguró que el proyecto parte de un modelo de economía circular donde la fracción inorgánica sea reciclada y el resto, que no es susceptible de ser aprovechada, será transformada en energía a través de la termovalorización.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem