Pierde NASA apoyo financiero para monitoreo de gases atmosféricos

Foto Ilustrativa

Pierde NASA apoyo financiero para monitoreo de gases atmosféricos

La Prensa en línea

Ciudad de México.- Dr. Alfredo Sandoval Villalbazo, coordinador del Programa de Servicio Departamental de Física del Departamento de Física y Matemáticas de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México. Investigador Nacional Nivel II (SNI).

La medición de concentraciones de gases de efecto invernadero es de vital importancia en la lucha contra el calentamiento global. Los trabajos originales de Charles Keeling, realizados hace más de medio siglo, han resultado cruciales para conocer la relación entre la acción humana, la presencia de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera y el aumento de la temperatura promedio del planeta.

Sin esta labor experimental hubiera sido imposible dimensionar apropiadamente el problema del calentamiento global y muy probablemente los esfuerzos internacionales para atacar el problema hubieran resultado tardíos e insuficientes.1

En la actualidad, el éxito o el fracaso de las acciones para reducir las emisiones de dióxido de carbono y preservar los sumideros presentes en los bosques requiere del uso de tecnología de alta precisión.

Una importante contribución en esta vertiente ha sido desarrollada y aplicada por la NASA en las décadas más recientes. Sin embargo, el principal sistema de monitoreo de carbono de la agencia espacial estadounidense (CMS) será cancelado debido a que la administración Trump le retirará sus fondos de operación.2

De acuerdo con la revista Science, el financiamiento programado a CMS es de aproximadamente 10 millones de dólares anuales y, debido a que no fue considerado prioritario, únicamente recibirá apoyo para finalizar compromisos previamente contraídos. Los nuevos proyectos de investigación planeados por la NASA relacionados con el monitoreo de dióxido de carbono atmosférico no podrán ser llevados a la práctica debido a la carencia de fondos.

Uno de los proyectos cancelados es el observatorio satelital de dióxido de carbono OCO-3. Esta acción de la administración Trump fue prevista por varios analistas durante el 2017, y es particularmente preocupante debido a que sin este observatorio se complicará el seguimiento de los Acuerdos de París referentes a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.3 Para efectos de la ecología mundial, la suspensión de este tipo de mediciones es análoga a retirar el monitoreo de glucosa a una persona diabética.

El resto de los países del mundo deberá absorber los costos de la falta de visión científica de parte de diversos sectores de la actual administración pública estadounidense. A pesar de ello, es previsible que la abrumadora evidencia en favor de la ciencia del calentamiento global hará posible que en el mediano plazo los Estados Unidos reasuman el liderazgo ambiental que los caracterizó durante el periodo 2006-2014.

Síguenos en Facebook: La Prensa Oficial y en Twitter:  @laprensaoem