Alertan sobre riesgos de ver Eclipse solar sin protección

Foto: Ilustrativa

Alertan sobre riesgos de ver Eclipse solar sin protección

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Por Rubén Pérez

El próximo eclipse solar, que ocurrirá el 21 de agosto,  por ningún motivo debe verse directamente y sin ninguna protección, advirtió el profesor de la Universidad Autónoma del Estado de México y vicepresidente de la Asociación Astronómica del Valle de Toluca, Selín Alejandro González Palomino.

Agregó que tampoco es recomendable observarlo con binoculares, gafas de sol, telescopios, películas fotográficas, radiografías, con un espejo o a través de una cubeta de agua, ya que en cualquiera de estos casos se puede dañar severamente la vista.

Luego de emitir estas recomendaciones, el académico indicó que en conjunto con la UAEM, la Asociación Astronómica del Valle de Toluca llevará a cabo un programa de actividades en la explanada de la Biblioteca Central, que permitirán conocer, observar y saber a detalle cuáles son las características de estos fenómenos astronómicos.

El también coordinador del Centro de Auto Acceso de la Biblioteca Central “Dr. Juan Josafat Pichardo Cruz” de la UAEM, ubicada en Ciudad Universitaria, aseveró que si los fenómenos naturales “dejan de sorprendernos, nos convertiremos en una sociedad dormida”.

Desde las 8:00 y hasta las 18:00 horas, puntualizó, se impartirán la Conferencia ¿Cómo ocurren los eclipses? y diversos talleres para conocer más sobre estos eventos astronómicos; además, los asistentes podrán observar el eclipse solar a través de telescopios especializados.

Explicó que para observar este eclipse solar es muy importante utilizar artículos adecuados, como filtros solares para telescopios y binoculares, aunque también es posible verlo a través de un vidrio para soldador de 12 o 14 sombras, que puede conseguirse en una ferretería.

Selín Alejandro González Palomino refirió que el objetivo de estas actividades es contribuir a evitar que la gente pierda su capacidad de asombro, como resultado de la vida cotidiana, pero también para abonar a ser más responsables con el planeta y la naturaleza, inculcando al público, y en especial, a los niños, el gusto por la ciencia y las preguntas que plantea todos los días el universo.