Navegar en Internet también es un peligro

Foto AP

Navegar en Internet también es un peligro

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

La Prensa en Línea
Zacatecas, Zac.- Las “comunidades virtuales” o “redes sociales”, han tomado gran popularidad en los últimos tiempos entre los niños, adolescentes y jóvenes, principalmente, siendo espacios conformados por un grupo importante de personas, que a su vez intercambian información y datos, en muchos de los casos demasiado personales.
Los usuarios jóvenes, están en constante peligro al navegar por internet, en una ponencia efectuada por Luis Gallardo, integrante de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Zacatecas, ante estudiantes de educación básica, habló de los principales delitos que se cometen a través del uso de las redes sociales principalmente.
Mismos que son denominados de la siguiente manera: Grooming (pornografía infantil), Sexting (Exposición de datos de otras personas), en este caso, en el estado de Zacatecas, existe en el código penal, un apartado en donde se puede denunciar a una personas que transmita o reproduzca datos personales, es decir, está tipificado como un delito.
Ghosting, término utilizado a la acción de enamoramiento a través de las redes sociales, con un determinado fin, que en muchos de los casos, es el alejamiento de la familia y un posible delito como sustracción ilegal de menores para trabajar, prostituir o delitos afines.

Foto AP

Foto AP

Otro delito cometido y utilizando como vínculo las redes sociales o como medio de adquisición de información, es el robo de casa o identidad, los maleantes, investigan a través de Facebook u otras redes sociales, la situación económica de las personas que se vuelven sus objetivos, saben si salen o no de vacaciones, si compra auto nuevo o no, si cambió de domicilio o no, el especialista recomendó practicar una navegación cuidadosa, es decir no publicar aspectos personales que denoten la posición económica con que se cuenta.
También la extorsión telefónica se puede general a través de redes sociales, es decir, en algunos casos las personas tienen de contacto a personas que no conocen y un gran error es interactuar e intercambiar información sin conocer su identidad, ahí puede iniciar un posible delito.
Secuestro virtual, este delito es aplicado, de acuerdo al especialista a través de fundar el miedo en las víctimas, se les engaña, se obliga a apagar el teléfono celular, los maleantes, se ponen en contacto inmediato con los familiares y éstos al no poder contactar a su hijo acceden al pago económico por su liberación.
El último y más delicado delito que se ha detectado, es la trata de personas, lamentablemente la inmadurez u otros factores, influyen en que algunas personas sean presa fácil, es decir a través de la seducción, se logra enamorar a las víctimas, prometiéndoles amor, casamiento, cambio de residencia, de estado o país, nuevas oportunidades de empleo o mejora en sus condiciones de vida, en fin, son sustraídos del seno familiar, los roban y ponen a trabajar en muchos de los casos los menores caen en redes de prostitución.
A través de ejemplos y una charla amena, el integrante de la Comisión de Derechos Humanos en la entidad, habló con los menores, con el fin de alertarlos sobre el uso adecuado de las redes sociales y el manejo de datos personales.

Foto AP

Foto AP

De acuerdo a estadísticas, el 80 por ciento de los usuarios de las redes sociales, son personas de entre 12 y 30 años de edad, teniendo los índices más elevados de usos de estas herramientas en menores de 12 a 19 años de edad.
De acuerdo a una encuesta, los jóvenes principalmente de secundaria y preparatoria, usan las redes sociales, para adquirir popularidad, por esta situación entre más contactos tengan en su red, más populares pueden ser ante la sociedad o su grupo de amigos, aunque en muchos de los casos se desconozca la identidad de los integrantes de su red social.
De tres mil 500 menores encuestados, el 50 por ciento visita su red social varias veces al día, principalmente durante la tarde, el 30 por ciento accede a su red social mínimo una vez al día y un 20 por ciento solo una vez por semana.
Luis “N”, estudiante del sexto año de primaria, explicó que todos los días después de regresar a casa de la escuela, su primera actividad es prender la computadora y navegar a internet, en muchos de los casos no es para hacer tarea, si no, para revisar sus redes sociales y saber qué hay de nuevo en su muro.
Posteriormente efectúa actividades como tareas o de investigación, pero constantemente durante el día utiliza Facebook, Instagram, aceptó tener más de 50 contactos en su red social y dijo no estar seguro de conocer a la totalidad de los “amigos” que ha aceptado.
Silvia “N”, desde que inició el actual ciclo escolar, abrió su cuenta de Facebook, al principio dijo, no le entendía, pero una vez que “le agarró la onda”, pudo navegar y hacer nuevos amigos.
“No tengo mucho con mi Face, pero ya tengo agregado al chavo que me gusta, es mi vecino en la colonia que vivo, pero no le hablo, sólo platicamos por el Face”.
Entre risas, dijo que no se anima a saludar a su vecino y platicar con él, si no es a través de una red social, con cierto temor, contestó que sus papás no saben que tienen una cuenta de Facebook, porque no le han dado permiso, pero lamentó que ella era la única de sus amigas que no tenía y por eso mantiene oculta esta vía de comunicación a sus familiares.
“No, mi mamá no sabe que tengo Face, me regaña, por eso mi cuenta no tiene mi nombre, ni siquiera pongo como me llamo ni una foto mía, porque me cachan y entonces sí hasta mi papá me anda castigando”.
El uso de redes sociales, no sólo se ha convertido en un peligro para los jóvenes, en un espacio de expresión, sin límite, si no que en algunos casos, el uso inadecuado de las redes sociales, ha generado un alejamiento entre los usuarios, es decir su forma de comunicación es frente a una computadora, tableta u demás equipos tecnológicos y no frente a un grupo de amigos.