Recorte en Ciencia y Tecnología en 2017 condena a México al letargo

La Prensa en línea

México.- Al participar en la cumbre anual para la discusión y evaluación de políticas públicas enfocadas en la Innovación, organizada por el Instituto México del Centro Internacional Woodrow Wilson y la Fundación IDEA en Boston Massashusetts, la Vicecoordinadora de Proceso Legislativo del PAN en San Lázaro Eloísa Talavera Hernández, reconoció que en México ha faltado visión de Estado para impulsar al país a mejores niveles de bienestar a través de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación (CTI).

El presupuesto para 2017 en CTI, dijo la también integrante de la Comisión de Ciencia y Tecnología, fue -gravemente- recortado por el gobierno de Enrique Peña Nieto y avalado por la bancada priísta en el congreso, disminuyendo el recurso para el Conacyt en más de 23%, lo que literalmente elimina toda posibilidad de crecimiento para el país de manera ordenada a través de los recursos mínimos que debería de tener el principal Centro de Investigación de México.

Señaló que el presupuesto para 2017 establece un gasto federal para el sector en su conjunto de 70 mil 513 millones de pesos, cifra menor en 9.3 por ciento a los poco más de 76 mil millones que se aprobaron para 2016.

Agregó que de ese total, el rubro más -lastimado- es el ramo 38 (Conacyt), al que se asignarían 26 mil 963 millones, esto es, más de 7 mil millones menos a los 34 mil 10 que se le aprobaron en este año, lo que representa en términos porcentuales, una disminución de 23.3 puntos.

Talavera Hernández informó que ante este escenario, es fundamental aprovechar toda oportunidad para la consolidación de políticas públicas que favorezcan la “economía del conocimiento” como un pilar para el desarrollo del país, por lo que el trabajo realizado en estos temas, durante dos días de intensa actividad con investigadores, académicos, políticos y grandes empresas norteamericanas, presenta oportunidades importantes para el país.

En esta actividad, Senadores y Diputados de todas las fuerzas políticas recibimos información práctica, discutimos sobre diversos escenarios para enfocar a México en una ruta de crecimiento a través de la innovación y establecimos el compromiso de elaborar una agenda con los elementos que nos presentaron para compartirla con distintos actores relacionados con el tema y poder incidir en políticas públicas mexicanas que detonen la economía del conocimiento en nuestra nación, sostuvo.

Afirmó que en la interlocución con los promotores de la ciencia, la tecnología y la innovación en Estados Unidos, reconocieron que en México existen los elementos que constituyen un ecosistema exitoso para la CTI y que requieren para el impulso de nuestra nación en éstas áreas, “A un vecino que esté listo para jugar, que haya entendimiento; difícilmente podremos transitar a proyectos ambiciosos sin una verdadera visión de estado” expresaron.

Voy a compartir de manera textual la forma en la que académicos mexicanos expusieron públicamente el tamaño del error del gobierno federal “Se trata de la variación a la baja más grave de los seis años recientes. Y es que, agregaron, la disminución para el Conacyt asciende a 7 mil 500 millones de pesos (375 millones de dólares), cantidad con la que se podrían financiar por 10 años todas las convocatorias para proyectos de ciencia básica, adquirir tres telescopios de nueva generación o incluso pagar gran parte del proyecto internacional del acelerador de partículas Sincroton, cuyo valor estimado es de entre 400 y 500 millones de dólares. De ese tamaño es el recorte” dijo.

Ante esta realidad, puntualizó, quienes tenemos la visión de un país que tiene todas las posibilidades para un desarrollo científico, tecnológico y de innovación muy prometedor, tenemos que capitalizar los esfuerzos que se hacen en otros países para lograr que incidan en un nuevo marco jurídico mexicano que en verdad permita reencauzar el apoyo urgente y necesario a la CTI.