MAGNATE ASESINADO

  • La Prensa
  • en Archivos

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

MAGNATE ASESINADO

MAGNATE-6 MAGNATE-10 MAGNATE-11

Engañar a su esposa costó la vida a millonario polaco

ANGUSTIADA POR LOS CELOS SE CONVIRTIÓ EN AUTOVIUDA

María Con­cep­ción Co­rral vi­vía có­mo­da­men­te en su lu­jo­so apar­ta­men­to de Ave­ni­da Juá­rez 83, cer­ca de la Ala­me­da Cen­tral. Su vi­da, apa­ren­te­men­te, era có­mo­da y de­sa­ho­ga­da, mas sin em­bar­go, es­ta­ba lle­na de amar­gu­ra por las cons­tan­tes in­fi­de­li­da­des de su acau­da­la­do es­po­so, el po­la­co Leo­nel K. Dal­ko­witz. El ex­tran­je­ro lle­gó a Mé­xi­co a fi­na­les de los vein­tes, cuan­do Emi­lio Por­tes Gil era Pre­si­den­te in­te­ri­no de la Re­pú­bli­ca. Se na­cio­na­li­zó me­xi­ca­no pa­ra en­ri­que­cer­se. A su es­po­sa la “pi­so­tea­ba” mo­ral­men­te, has­ta que, can­sa­da de tan­ta hu­mi­lla­ción, le re­cla­mó, el miér­co­les 9 de di­ciem­bre de 1942, ha­ber­la aban­do­na­do el día de su ono­más­ti­co. Du­ran­te la dis­cu­sión, Dal­ko­witz “in­ten­tó gol­pear­la con una hor­ma za­pa­te­ra” pa­ra ca­llar­la, pe­ro re­ci­bió de ella cin­co ba­la­zos que le pri­va­ron de la vi­da en for­ma ins­tan­tá­nea. Lo del ata­que con la hor­ma de ma­de­ra se to­mó co­mo de­cla­ra­ción de­ses­pe­ra­da de la au­to­viu­da, quien po­si­ble­men­te se de­jó lle­var por la an­gus­tia y los ce­los, pues su es­po­so te­nía una ami­ga ín­ti­ma, jo­ven y her­mo­sa. Co­mo re­cuer­do de su aven­tu­ra, el mag­na­te lle­va­ba siem­pre en su car­te­ra un me­chón ru­bio de su hi­ji­to con la se­gun­da mu­jer (a la que su­pues­ta­men­te no co­no­cía la agre­so­ra) y el “per­so­nal re­cuer­do” fi­nal­men­te la hi­zo en­fu­re­cer. En la ca­pi­lla ar­dien­te hu­bo un cuer­po, tres co­ro­nas y unos ci­rios. Sa­la de­sier­ta. Sin ami­gos, sin afec­tos que rin­die­ran el ho­me­na­je pos­tre­ro. An­tes, los in­di­vi­duos bus­ca­ban ob­se­quio­sos a Dal­ko­witz, el mi­llo­na­rio da­di­vo­so; en­ton­ces, se ale­ja­ban hu­yen­do de la po­si­bi­li­dad de que los fo­tó­gra­fos fi­ja­ran en sus pla­cas una amis­tad que pu­die­se le­van­tar su­po­si­cio­nes. En otro lu­gar, la au­to­viu­da, em­pe­za­ba a re­co­rrer el pur­ga­to­rio a que le con­de­na­ba el ho­mi­ci­dio. Pron­to iría a pri­sión, le­jos de su vi­da opu­len­ta y des­dichada. Por su par­te, Car­men Mat­hey Da­vis, di­jo que Ma­ría Con­cep­ción Co­rral men­tía al de­cir que no la co­no­cía, ya que cons­tan­te­men­te era agre­di­da Car­men por Ma­ría Con­cep­ción, quien sa­bía que Dal­ko­witz tra­mi­ta­ba el di­vor­cio pa­ra vi­vir de­fi­ni­ti­va­men­te con la atrac­ti­va aman­te. Ma­ría Con­cep­ción era ori­gi­na­ria de El Ro­sa­rio, Si­na­loa, sen­ci­lla y ale­gre, e hi­ja de acau­da­la­da fa­mi­lia. En 1922 se ca­só con el po­la­co lle­ga­do a nues­tra pa­tria con el nom­bre de Leo­nel K. Dal­ko­witz. Y la se­ño­ra Con­cep­ción Co­rral en­tre­gó di­ne­ro su­fi­cien­te a Leo­nel co­mo pa­ra que hi­cie­ra gran­des y jugosos ne­go­cios con al­tos per­so­na­jes de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

MAGNATE-9

María Concepción Corral mostraba a los peritos la forma en que disparó a su esposo,

MAGNATE-12

Leonel Dalkowitz.

CINCO DISPAROS LE ROBARON PARA SIEMPRE AL HOMBRE AMADO

El drama fue epílogo de una vida de sufrimientos El ex­tran­je­ro era uno de esos hom­bres que no tie­nen más na­cio­na­li­dad que la que pue­da pro­por­cio­nar­les oro. Vio nues­tro país pro­pi­cio a sus am­bi­cio­nes y se hi­zo me­xi­ca­no, de con­ve­nien­cia, na­tu­ral­men­te. Y em­pe­zó su ca­rre­ra. Au­daz, sin es­crú­pu­los, ele­gan­te, ver­da­de­ro hom­bre mo­der­no de pre­sa, ti­ra­ba el di­ne­ro, sem­bran­do pa­ra re­co­ger. En cier­ta eta­pa de nues­tra ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­re­cía om­ni­po­ten­te por sus re­la­cio­nes. Re­cor­dán­do­la, te­ne­mos que pen­sar for­zo­sa­men­te en otro aven­tu­re­ro cé­le­bre, oriun­do, co­mo él, del Es­te eu­ro­peo: el fa­mo­so Sta­vinsky, el hom­bre que de­vo­ró en diez años la mi­tad de to­do el aho­rro fran­cés. Co­mo él, Dal­ko­witz fue ami­go de los al­tos per­so­na­jes; co­mo él, re­ci­bió los sa­lu­dos y las in­cli­na­cio­nes ama­bles de los más en­co­pe­ta­dos fi­gu­ro­nes; co­mo él, hi­zo re­ga­los es­plén­di­dos a unos y so­bor­nó a otros con su ta­lo­na­rio de che­ques siem­pre pre­pa­ra­do. Dal­ko­witz fue, se­gún la po­li­cía, un “co­yo­te” de al­to ni­vel, tra­fi­ca­ba con cas­cos de ace­ro pa­ra el Ejér­ci­to Me­xi­ca­no en tiem­pos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Esos cas­cos re­sul­ta­ron de car­tón, fá­cil ca­mi­no pa­ra ta­la­drar ca­be­zas de nues­tros sol­da­dos. Pe­ro lo pro­te­gían per­so­na­jes de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Y fir­mó con­tra­tos fa­bu­lo­sos. Fun­dó so­cie­da­des de fi­nan­cia­mien­to tur­bio. Hi­zo fi­gu­rar en las pre­si­den­cias, al­gu­nas ve­ces hom­bres que le ser­vían por un suel­do y otras, hom­bres que no exis­tían. Y a raíz del aten­ta­do que por po­co le cues­ta la vi­da al Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Pas­cual Or­tiz Ru­bio, el da­di­vo­so mi­llo­na­rio le re­ga­ló un au­to­mó­vil blin­da­do con el fin de que pu­die­ra ir de Cha­pul­te­pec a Pa­la­cio Na­cio­nal sin mo­les­tias. El ve­hí­cu­lo es­pe­cial lo com­pró Dal­ko­witz en Es­ta­dos Uni­dos y pro­ba­ble­men­te per­te­ne­ció a uno de los gángs­ters más pe­li­gro­sos del ve­ci­no país, de acuer­do a las cos­tum­bres de los años vein­tes, par­ti­cu­lar­men­te en Chi­ca­go. Se afir­ma que la Se­cre­ta­ría de la De­fen­sa Na­cio­nal re­ci­bió tan­ques de gue­rra tra­mi­ta­dos por Dal­ko­witz. Ade­más, con­tra­tó por 17.000,000 de pe­sos (en tiem­pos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial) la en­tre­ga de cua­tro dra­gas (má­qui­nas pa­ra lim­piar de fan­go y are­na los puer­tos de mar, los ríos, et­cé­te­ra) y no en­tre­gó nin­gu­na. Fi­nal­men­te, el es­cán­da­lo ad­qui­rió tal mag­ni­tud, que el aven­tu­re­ro om­ni­po­ten­te tu­vo que aban­do­nar el país por ór­de­nes del ge­ne­ral Ca­lles. Du­ran­te cin­co años Dal­ko­witz vi­vió en San An­to­nio, Te­xas. El po­la­co ha­bía to­ma­do sus pre­cau­cio­nes y pu­so a buen re­cau­do su di­ne­ro. Vi­vó en la opu­len­cia y si­guió na­dan­do en el mun­do de los ne­go­cios has­ta con­se­guir de nue­vo la en­tra­da a Mé­xi­co, pre­via pro­me­sa de cum­plir los con­tra­tos que an­tes no cum­plió y que en 1942 se­guía in­cum­plien­do. Pa­ra que su se­me­jan­za con el de­frau­da­dor Sta­vinsky fue­ra com­ple­ta, le fal­ta­ba la mu­jer be­lla y arro­gan­te, que des­lum­bra­se a los in­cau­tos con el fa­to de su opu­len­cia. La me­xi­ca­na con la que con­tra­jo ma­tri­mo­nio (Ma­ría Con­cep­ción Co­rral), no ser­vía pa­ra el ca­so. Ella era una mu­jer dul­ce, bue­na y fiel, sen­ci­lla en su for­ma de ves­tir y que es­con­día su mi­ra­da tras gran­des an­teo­jos. Se­gún los que la tra­ta­ron, no era la “hem­bra de lu­jo” ne­ce­sa­ria pa­ra ta­les ex­hi­bi­cio­nes. Y co­mo la me­xi­ca­na só­lo que­ría en­ten­der de ho­nes­ti­dad, de lim­pie­za y del ho­gar, Dal­ko­witz bus­có com­pen­sa­ción fue­ra de las ta­pias ma­tri­mo­nia­les. El aven­tu­re­ro im­por­tó más ade­lan­te de Es­ta­dos Uni­dos una se­ño­ra con la que “se ha­bía ca­sa­do” en la na­ción ve­ci­na, Car­men Laat­han Vi­lla­nue­va, nom­bre que se­ría mo­di­fi­ca­do pos­te­rior­men­te por los ape­lli­dos Mat­hey o Da­vis. Car­men era una se­ño­ra a cu­yo nom­bre hu­bo fal­sos do­cu­men­tos de ma­tri­mo­nio. La atrac­ti­va mu­jer ha­bía na­ci­do el 22 de no­viem­bre de 1912. En­tró en 1935 a nues­tro país, era ca­sa­da y os­ten­ta­ba la na­cio­na­li­dad ame­ri­ca­na. Se hos­pe­da­ba en el Ho­tel Ritz y pos­te­rior­men­te en el Edi­fi­cio Con­de­sa. Con la her­mo­sa jo­ven, el mag­na­te se ex­hi­bía. Be­lla, arro­gan­te y ele­gan­tí­si­ma era Car­men Mat­hey, con la cual el mi­llo­na­rio Dal­ko­witz tu­vo un hi­jo ru­bio; so­bre es­ta re­la­ción eran las re­cla­ma­cio­nes de Ma­ría Con­cep­ción. Vi­vía con Car­men más que con su es­po­sa y la hi­ja adop­ti­va de am­bos, Leo­ne­la. Y por si fue­ra po­ca la des­ven­tu­ra de Ma­ría Con­cep­ción Co­rral, apa­re­ció la ter­ce­ra mu­jer en­tre las que ha­bía cor­te­ja­do Dal­ko­witz: Mar­ta Ma­ga­llón, quien es­tu­vo ca­sa­da con An­to­nio Var­gas, hom­bre co­no­ci­do en cír­cu­los so­cia­les de los cua­ren­tas. Pe­ro la es­po­sa des­pre­cia­da no se re­sig­na­ba. Que­ría a su ma­ri­do. No vi­vía sin su pre­sen­cia, por­que las au­sen­cias de és­te eran pa­sa­das jun­to a la ri­val odia­da. Y en el edi­fi­cio de de­par­ta­men­tos de Ave­ni­da Juá­rez 83, ro­dea­da de lu­jos que pa­ra na­da ser­vían, sen­tía la es­po­sa aban­do­na­da que el ve­ne­no de los ce­los ha­cía dis­cu­rrir por su ve­nas fue­go en lu­gar de san­gre. Lle­gó el día de su ono­más­ti­co. Te­nía ya 40 años. Aquel día es­pe­cial no po­día la ri­val afor­tu­na­da arre­ba­tar­le al es­po­so. Se pre­pa­ró la fies­ta, se ador­nó la se­ño­ra e hi­zo lo mis­mo con el ho­gar y su hi­ji­ta Leo­ne­la… ¡va­na ilu­sión! La po­bre mu­jer plan­ta­da es­pe­ró has­ta al­tas ho­ras de la no­che; so­bre­vi­no la dis­cu­sión aca­lo­ra­da, qui­so pe­gar­le Dal­ko­witz con una hor­ma za­pa­te­ra -se­gún la de­fen­sa de Ma­ría Con­cep­ción Co­rral- y la se­ño­ra to­mó la pis­to­la y pu­so epí­lo­go al dra­ma con cin­co dis­pa­ros que le ro­ba­ban pa­ra siem­pre al hom­bre ama­do, pe­ro que le li­bra­ban tam­bién de hu­mi­lla­cio­nes y des­pre­cios. El pri­mer in­for­me lo re­ci­bió a las 6:00 de la ma­ña­na Sal­va­dor Ca­va­ría, quien fun­gía co­mo ofi­cial se­cre­ta­rio del agen­te in­ves­ti­ga­dor del mi­nis­te­rio pú­bli­co en la Sex­ta De­le­ga­ción. Ano­ta­ron que el de­par­ta­men­to es­ta­ba ri­ca­men­te amue­bla­do. Los apo­sen­tos te­nían una sua­ve ilu­mi­na­ción, es­pe­cial­men­te el des­pa­cho de Dal­ko­witz. El ca­dá­ver fue en­con­tra­do en la re­cá­ma­ra, muy cer­ca de la puer­ta que co­mu­ni­ca con la sa­la. En la ma­no de­re­cha “sos­te­nía” una hor­ma de ma­de­ra. ¿Có­mo po­día sos­te­ner­la des­pués de re­ci­bir va­rios ba­la­zos de grue­so ca­li­bre..? Mis­te­rios de la de­fen­sa. Los fo­ren­ses ex­pli­ca­ron que to­das las he­ri­das eran “mor­ta­les de ne­ce­si­dad”. En­ton­ces ¿por qué pre­ten­día dar­se cré­di­to a una cir­cuns­tan­cia iló­gi­ca? Na­die afe­rra una tris­te hor­ma za­pa­te­ra des­pués de su­frir cin­co crue­les per­fo­ra­cio­nes de ba­la. En fin, la se­ño­ra Co­rral con­fe­só ha­ber­le da­do muer­te a Leo­nel. “Te­nía­mos di­fi­cul­ta­des des­de ha­cía tres años”. (La ver­dad es que el es­ta­fa­dor ca­si nun­ca lle­ga­ba a su ca­sa, te­nía va­rias aman­tes y le gus­ta­ba asis­tir a ca­sas de es­cán­da­lo). El Colt .38 te­nía la car­ga que­ma­da. Al pa­re­cer, só­lo un ti­ro ha­bía fa­lla­do la se­ño­ra, quien no só­lo sa­bía dis­pa­rar con re­vól­ver si­no con fu­sil. Se ha­bía tar­da­do pa­ra ac­tuar. La de­te­ni­da re­co­no­ció que no hu­bo tes­ti­gos de la su­pues­ta agre­sión con la hor­ma de ma­de­ra, “pe­ro yo no me atre­ve­ría a men­tir”. Pe­ro sí se atre­vió la se­ño­ra a ja­lar del ga­ti­llo has­ta ago­tar los car­tu­chos. En la car­te­ra de Dal­ko­witz se en­con­tró un me­chón de ca­be­llos ru­bios que no per­te­ne­cie­ron a su ami­ga jo­ven si­no al hi­ji­to que ha­bía pro­crea­do con ella. Con­cep­ción Co­rral su­frió un ata­que de ner­vios cuan­do vio el me­chón y di­jo que des­de el prin­ci­pio “le ha­bía co­men­ta­do a la se­cre­ta­ria de Leo­nel, se­ño­ri­ta Ro­sa Ele­na Lu­ján Ro­drí­guez, que ha­bía ma­ta­do al mag­na­te”. El doc­tor Jo­sé Ro­jo de la Ve­ga ha­bía rea­li­za­do la au­top­sia co­rres­pon­dien­te en el Hos­pi­tal Juá­rez y di­jo que cual­quie­ra de los dis­pa­ros hu­bie­ra re­sul­ta­do mor­tal pa­ra Leo­nel T. Dal­ko­witz.

 

MAGNATE-3MAGNATE-5

Ma­ría Con­cep­ción Corral, en la re­cons­truc­ción de he­chos.

MAGNATE-7

Carmen Mathey era la bella y altiva amante del polaco estafador.

EL POLACO ERA UN ESTAFADOR EN DECLIVE Tras una no­che no con­for­ta­ble en la Sex­ta De­le­ga­ción, Con­cep­ción Co­rral fue en­via­da a Le­cum­be­rri, Juz­ga­do Oc­ta­vo de la Ter­ce­ra Cor­te Pe­nal, an­te el juez Gil­ber­to Suá­rez Ar­vi­zu. La se­ño­ra Co­rral fue vi­si­ta­da en pri­sión por el li­cen­cia­do Emi­lio Por­tes Gil, “pe­ro no pa­ra de­fen­der­la, si­no pa­ra sa­lu­dar­la, por­que era ami­ga de mu­chos años”, se­gún se ex­pli­có. Pe­ro la pro­tec­ción de Por­tes Gil ha­cia Dal­ko­witz sa­lió a re­lu­cir en las in­ves­ti­ga­cio­nes. Re­sul­ta­ba in­ne­ga­ble el uso del nom­bre del po­lí­ti­co pa­ra to­do. Dal­ko­witz de­cía que era “su gran ami­go”. Y cuan­do to­da­vía no se lle­va­ban a Es­ta­dos Uni­dos los res­tos del po­la­co, co­men­zó a des­co­rrer­se to­do el mis­te­rio que en­cu­bría su ver­da­de­ra iden­ti­dad, que no era otra que la de un tra­fi­can­te in­ter­na­cio­nal cu­ya vi­da in­quie­ta se epi­lo­gó en un dra­ma ca­se­ro que se ge­ne­ró, in­du­da­ble­men­te, al co­lor de in­te­re­ses eco­nó­mi­cos. Mu­chos po­lí­ti­cos tra­ta­ban de ase­gu­rar, de al­gu­na ma­ne­ra, los adeu­dos que te­nía con ellos Dal­ko­witz; otros per­so­na­jes pre­ten­dían bo­rrar to­do ves­ti­gio de con­vi­ven­cia en los fa­bu­lo­sos ne­go­cios que se rea­li­za­ron al am­pa­ro de un “bluff” des­lum­bran­te. Lo que era un he­cho es que el hom­bre ha­bía ve­ni­do a me­nos en ma­te­ria de ne­go­cios, pues no con­ta­ba ya con las in­fluen­cias ne­ce­sa­rias que en otro tiem­po se le brin­da­ron pa­ra que con­su­ma­ra las más tur­bias ope­ra­cio­nes. Dal­ko­witz ope­ra­ba con el di­ne­ro de di­ver­sa gen­te, in­flan­do siem­pre las ope­ra­cio­nes (en la cues­tión de las dra­gas, al­te­ró el pre­cio en 500,000 dó­la­res), lo que le per­mi­tía ob­te­ner ga­nan­cias cuan­tio­sas que in­te­li­gen­te­men­te re­par­tía en for­ma equi­ta­ti­va en­tre fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos que le ayu­da­ban. Quie­nes co­no­cie­ron la vi­da del po­la­co, di­je­ron que su de­ca­den­cia em­pe­zó en 1937, cuan­do la em­pre­sa Win­ches­ter -fu­si­les y car­tu­chos- le des­co­no­ció la re­pre­sen­ta­ción que años atrás le ha­bía da­do; en­ton­ces, a du­ras pe­nas, Dal­ko­witz lo­gró que la em­pre­sa Colt, de Hat­faid, Con­nec­ti­cut, lo si­guie­ra au­to­ri­zan­do co­mo re­pre­sen­tan­te en Mé­xi­co. Y en los úl­ti­mos años los ne­go­cios no mar­cha­ban bien pa­ra el po­la­co-me­xi­ca­no, a de­cir de Ro­sa Ele­na Lu­ján, se­cre­ta­ria de Dal­ko­witz. Los frau­des del polaco fue­ron des­cen­dien­do de mon­to, lle­gan­do al ex­tre­mo de arran­car can­ti­da­des a sus pro­pios em­plea­dos, en­tre otros, al te­ne­dor de li­bros que con­ser­va­ba 6,000 pe­sos oro, los que en­tre­gó a su je­fe sin re­ci­bir nun­ca el pa­go. A su co­ci­ne­ro, el orien­tal de nom­bre Ra­fael Woo, le adeu­da­ba más o me­nos 5,000 pe­sos de suel­do y otro se­ñor de ape­lli­do Go­roz­tie­ta de­man­da­ría en su mo­men­to a Dal­ko­witz.

MAGNATE-2

Rancho Las Alteñas, testigo de dramas pasionales e infidelidades.

MAGNATE-4

María Concepción Corral, conducida a Lecumberri.

MAGNATE-1

Personas que declararon en torno al caso, entre ellas, Carmen Mathey.

HABRÍA QUERIDO MATARSE LA ESPOSA OFENDIDA El Re­for­ma Ath­le­tic Club, don­de asis­tían hom­bres de ne­go­cios, era atrac­ti­vo pa­ra el po­la­co Dal­ko­witz, pues que­ría re­la­cio­nar­se más en al­tos cír­cu­los so­cia­les. Pe­ro fue ro­tun­da­men­te re­cha­za­do por su vi­da aven­tu­re­ra. En­ton­ces le­van­tó sun­tuo­so edi­fi­cio fren­te al Re­for­ma y or­de­nó co­lo­car ini­cia­les en re­lie­ve, en una es­pe­cie de mo­nu­men­to fú­ne­bre, pa­ra mo­les­tar a los del Ath­le­tic Club. Aque­lla re­si­den­cia fue du­ran­te años lu­gar de reu­nión de in­flu­yen­tes pe­ro ines­cru­pu­lo­sos po­lí­ti­cos, quie­nes ju­ga­ban ti­ro al pi­chón, na­da­ban en la al­ber­ca, ju­ga­ban te­nis y be­bían whisky es­co­cés, has­ta que el “co­yo­te” de al­to ni­vel co­men­zó a hi­po­te­car sus pro­pie­da­des. Mu­chos de sus acree­do­res se que­da­ron sin po­der co­brar­le. Leo­nel T. Dal­ko­witz ha­bía com­pra­do un ran­cho en Vi­lla Ma­de­ro al po­lí­ti­co Sil­va­no Bar­ba Gon­zá­lez y la pro­pie­dad pa­só a ser de Car­men. El ran­cho se de­no­mi­na­ba Las Al­te­ñas. Tam­bién te­nía el po­la­co un de­par­ta­men­to en Ams­ter­dam 303, es­qui­na con Ce­la­ya. Más tar­de se com­pro­bó que Con­cep­ción Co­rral es­ta­ba per­fec­ta­men­te en­te­ra­da de la exis­ten­cia de Car­men y en al­gu­nas oca­sio­nes pre­ten­dió agre­dir­la. Dos días an­tes de ase­si­nar a Leo­nel Dal­ko­witz, la se­ño­ra Co­rral ha­bía arro­ja­do del ran­cho Las Al­te­ñas a Car­men Mat­hey, in­dig­na­da la pri­me­ra por­que el aven­tu­re­ro con­sor­te ha­bía lle­va­do a su ami­ga a vi­vir a la fin­ca que le­gal­men­te per­te­ne­cía a la es­po­sa ofen­di­da. De acuer­do con un ac­ta le­van­ta­da en la De­ci­mo­ter­ce­ra De­le­ga­ción, la se­ño­ra Mat­hey vi­vió por lar­gas tem­po­ra­das en la pro­pie­dad, que lue­go se de­mos­tró, era de la se­ño­ra Co­rral. Por cier­to, era tan po­pu­lar el “co­yo­te” po­la­co que una no­che, cuan­do se en­con­tra­ba con su es­po­sa en el ca­ba­ret El Pa­tio, se acer­có a la me­sa el gran li­dia­dor de to­ros Al­ber­to Bal­de­ras, quien in­vi­tó a bai­lar a la se­ño­ra Co­rral y fue agre­di­do por Dal­ko­witz a pu­ñe­ta­zos. Fi­nal­men­te, se di­jo que la si­na­loen­se Ma­ría Con­cep­ción Co­rral, ha­bía in­ten­ta­do sui­ci­dar­se, arro­ján­do­se por un bal­cón del des­pa­cho de Leonel T. Dal­ko­witz, un día en que cre­yó no so­por­tar más tiem­po las in­fi­de­li­da­des de su es­po­so. El sui­ci­dio fue evi­ta­do por el pro­pio de­frau­da­dor y su so­cio, Go­roz­tie­ta. El cuer­po de Dal­ko­witz fue aban­do­na­do va­rios días en la mor­gue. Su ca­dá­ver em­bal­sa­ma­do fue en­via­do a San An­to­nio, Te­xas, por ins­truc­cio­nes de los her­ma­nos del aven­tu­re­ro vic­ti­ma­do. El 19 de fe­bre­ro de 1943, la mu­jer en­ga­ña­da, ce­ga­da por la afren­ta y los ce­los, que ma­tó a su ma­ri­do, sa­lió li­bre des­pués de pa­sar 70 días en Le­cum­be­rri, me­dian­te una cau­ción de 2,000 pe­sos, im­pues­ta por el juez Gil­ber­to Suá­rez. No es la pri­me­ra ni se­rá, des­gra­cia­da­men­te, la úl­ti­ma. Y, sin em­bar­go, el su­ce­so pro­du­jo el es­truen­do de lo sen­sa­cio­nal en la so­cie­dad de 1942.

MAGNATE-8

Careo entre la esposa detenida y Carmen Mathey.