/ viernes 8 de noviembre de 2019

Paulette: El caso de los senderos que se bifurcan ¿Fue homicidio o accidente?

Paulette murió asfixiada en su recamara, esa fue la conclusión de las autoridades; su deceso se convirtió en una de las tragedias más irónicas de la historia criminal de México

Los peritos de la Procuraduría mexiquense entraron a la habitación de la pequeña, tenían como misión, realizar un inventario, bajo la supervisión de la subprocuradora de Naucalpan, María del Carmen Hernández. Llevaban pocos minutos en el lugar, cuando de pronto un olor fétido llamó su atención. Uno de ellos lo comentó con sus compañeros y comenzó a mover los muñecos de peluche, no encontró nada raro, luego se asomó debajo de la cama, encendió su lámpara sorda y alumbró los recovecos, no vio nada extraño. Entonces otro removió las cobijas de la cama e hicieron el terrible hallazgo: el cuerpo de Paulette yacía metido en un reducido espacio entre el colchón y la piesera, su cuerpo había entrado en la etapa de descomposición. Eran las primeras horas del jueves 1 de abril de 2010.

De inmediato, la funcionaria María del Carmen dio aviso al subprocurador Alfredo Castillo, quien en poco tiempo llegó al fraccionamiento Hacienda del Ciervo, en Interlomas, donde ordenó se hicieran las diligencias pertinentes: levantar el cuerpecito de la niña y realizar las pruebas criminalísticas en toda la habitación.

Así fue como después de diez días de la misteriosa desaparición de Paulette, las autoridades dieron con ella, por desgracia, sin vida, pero más lamentable aún, en su habitación, lugar donde según ellos, habían inspeccionado rigurosamente, incluso con ayuda de caninos adiestrados, entonces… ¿cómo es posible que no la hubieran encontrado antes? ¿Cuáles serían las explicaciones del procurador Bazbaz al respecto?


LA CONFERENCIA DEL PROCURADOR

Después de unas horas del hallazgo del cadáver de Paulette, el procurador mexiquense Alberto Bazbaz dio una conferencia de prensa, donde explicó sobre los horrores del caso: “Estamos aquí, para informar a la sociedad, sobre el lamentable hallazgo del cuerpo sin vida de la pequeña Paulette Gebara Farah. Todos los que hemos estado involucrados en su búsqueda, autoridades o no, sentimos la decepción que implica la pérdida de la esperanza de hallarla con vida…”

Ante los flashazos de las cámaras de los medios de comunicación, que no dejaban de tomar placas, explicó que la causa de la muerte de la niña fue asfixia por sofocamiento, esto derivado a la posición en que quedó su cuerpo: en un escondrijo entre la piesera y el colchón de la cama, por lo cual no pudo respirar y se ahogó.

Foto: Archivo La Prensa

Precisó que el terrible descubrimiento lo había hecho un grupo de peritos que se encontraban realizando una diligencia en la habitación, que nada tenía que ver con la búsqueda de la niña. Es decir, de forma paradójica, cuando la policía buscó, no encontró nada y cuando no lo hacía, halló como por arte de magia a la pequeña Paulette, aunque claro, muerta.

En la sala, no faltó el reportero que impulsado por su curiosidad, cuestionó al procurador Bazbaz sobre algunos puntos oscuros en la investigación a cargo de Alfredo Castillo, pues cómo era posible que hayan realizado varias inspecciones y dos reconstrucciones de hechos en la habitación de la niña y no se percataron de que ahí se encontraba su cuerpo. Alberto Bazbaz contestó que él mismo estuvo en esas diligencias y que en efecto, no apreciaron nada anormal o indicios de que Paulette estuviera ahí, incluso, hizo alusión a las entrevistas que dieron los padres a medios de comunicación en la misma cama, pero que nunca se encontró nada.

Otro periodista le preguntó si era posible que el cuerpo de la pequeña estuvo en otra parte y alguien en un descuido de los elementos que resguardaban el lugar, aprovechó para meter el cadáver donde lo encontraron; sin embargo el procurador señaló que no podía afirmar tal situación, pero que no lo descartaban y se enfocó en resaltar que sólo los dictámenes periciales afirmarían con exactitud, el lugar donde fue asesinada Paulette y cuando sucedió el crimen. Por el momento, se abría la investigación correspondiente por el delito de homicidio contra quien resultara responsable.

Foto: Archivo La Prensa

Por otra parte, el procurador Bazbaz Sacal dejó entrever que la principal sospechosa del asesinato era la señora Lizette Farah, debido a que habían localizado una grabación, donde ella aconsejaba a su otra hija no decir nada al respecto a las autoridades policiacas. También, la psicoterapeuta Sandra Yadeum declaró que la madre de Po expresaba con claridad algunos trastornos de personalidad. Por último, el funcionario señaló que los padres y las nanas de la pequeña seguirían arraigados hasta concluir las investigaciones.

La necropsia evidenció que la infante tenía entre 5 y 9 días de haber fallecido cuando dieron con ella

En el laboratorio, los médicos legistas analizaron los fenómenos cadávericos en el organismo de Paulette, es decir, los cambios físicos y químicos que había experimentado su cuerpo desde el momento en que murió hasta que la hallaron.

Comenzaron por el proceso de deshidratación para conocer cuánta agua había perdido su organismo, después, prosiguieron en verificar su temperatura corporal, luego su rigidez, donde una proteína llamada miosina se coagula y tensa las extremidades, y por último, analizaron la lividez de su cuerpo; la ventaja de este estudio es que permite calcular el tiempo de muerte y la posición en que quedó el cadáver, dado que los fluidos tienden a irse hacia las zonas con más declives.

Después del exhaustivo análisis al cuerpo de la menor, los médicos forenses de la Procuraduría mexiquense llegaron a la conclusión de que Paulette tenía entre 5 y 9 días de haber muerto, así lo expidieron en el reporte oficial y se lo hicieron llegar al procurador Alberto Bazbaz.

Foto: Archivo La Prensa

Al siguiente día, tras salir del inmueble donde estaba arraigado el matrimonio Gebara Farah, en el centro de Toluca, el procurador declaró lo siguiente: “De acuerdo con el estudio de cronotanatología practicado por médicos legistas al cuerpo de la menor, ella tenía entre 5 y 9 días de haber fallecido… Ahora lo que se está haciendo, es ver si se puede hacer un dictamen más estrecho, que nos permita saber con más exactitud el momento de su muerte, ya que eso representaría un gran avance en las indagaciones”.

Por otra parte, de acuerdo con lo declarado por Amanda de la Rosa, la mejor amiga de la señora Lizette Farah, respecto a que el fin de semana previo a la desaparición de Po, hicieron un viaje juntas a Los Cabos para reunirse con un amigo íntimo, las procuradurías mexiquense y del entonces Distrito Federal se dieron a la tarea de buscar a dicho sujeto, ya que sospecharon, tenía mucho que ver en el homicidio de Paulette.

Foto: Archivo La Prensa


SÁBADO 4 DE ABRIL/ LEVANTAN ARRAIGO A PADRES Y NANAS

Pero como había sido una constante en esta investigación, la Procuraduría mexiquense volvió a cambiar de parecer y aquel día, muy temprano, anunció en un escueto comunicado, que cancelaría el arraigo de 30 días para los señores Lizette Farah y Mauricio Gebara, así como para las nanas Érika y Marta Casimiro.

Foto: Archivo La Prensa

El documento detallaba: “El ministerio público, en uso de la facultad que le confiere su ley orgánica y para garantizar la continuidad de la indagatoria, decretó, respecto de las personas, las siguientes medidas: la prohibición de salir del Estado de México o del Distrito Federal, por lo que deberán entregar sus pasaportes o cualquier documento de viaje que tengan. Solicitar a la Secretaría de Relaciones Exteriores, la cancelación de dichos documentos, además de pedir al Instituto Nacional de Migración, la emisión del acta migratoria para evitar que salgan del país. Finalmente, mantener el aseguramiento del departamento donde fue hallado el cuerpo de Paulette”.

¿Por qué habían cambiado de opinión las autoridades, si de acuerdo con la investigación del periodista Martín Moreno, los padres y nanas de Paulette sabían lo que le ocurrió a la niña y el señor Mauricio Gebara se los confesó al subcomandante Juan José Granjeno Olascuaga y al agente ministerial Ricardo Arturo Prida Galicia? ¿Por qué de considerarlos sospechosos, de pronto sólo fueron indiciados y se les retiró el arraigo? ¿Por qué en lugar de esclarecer de una vez por todas el caso, le seguían dando vueltas? ¿Será porque ahora Paulette estaba muerta y ya no les importaba esclarecerlo? ¿Será que deseaban darle carpetazo cuanto antes? Como pueden apreciar, estimados lectores, ahora había más preguntas por responder que en un principio y la bruma del horror seguía oscureciendo el caso.

Si la misteriosa desaparición de Paulette causó consternación en la sociedad mexicana, desde el momento en que supo de su muerte, el ánimo del pueblo se llenó de indignación, sobre todo, por la forma en que las autoridades habían hallado su cadáver, la cual se tornó en una realidad no aceptable o poco verosímil.

Ahora ya no se sabía que dolía más, que estuviera extraviada o saber que había muerto, supuestamente en su propia habitación y sin que alguien se diera cuenta. Después de seis días en el Servicio Forense, las autoridades entregaron el cuerpo a sus familiares el día 4 de abril, por la tarde.

En el lugar, sus tíos Antonio y Arlette Gebara agradecieron las muestras de cariño de los ciudadanos, pero pidieron que se dejara de especular en el caso. Al caer casi la noche, la carroza del servicio fúnebre partió con su cadáver de la ciudad de Toluca a las capillas del Panteón Francés, en el Distrito Federal, lugar donde la velarían.


“NO ES JUSTO QUE ME CULPEN”: LIZETTE FARAH

Angustiada, pero sin lágrimas, así se mostró una vez más Lizette Farah ante las cámaras de televisión, durante una entrevista televisiva, después de una semana de arraigo. En ese momento señaló que se enteró de la muerte y hallazgo de su hija por medio de una psicóloga que le hizo varios cuestionarios. “Lo único que sé es que perdí a mi angelito… lo único que he hecho es sacar a mis hijas adelante”, dijo la madre de Paulette.

Foto: Archivo La Prensa

Ante la conductora de televisión, Lizette se defendió de los ataques padecidos por no derramar lágrimas ni expresar un sufrimiento desgarrador, propios de una madre que ha perdido a su hija, sin embargo, dijo que si no lo hizo fue porque se quería hacer fuerte. Cuando se le cuestionó si había visto las imágenes del lugar donde encontraron a Paulette, respondió: “Mi corazón no está preparado para eso”. Después añadió: “Lo único que no me suena es que me hayan culpado a mí, me parece injusto… Ahora lo único que quiero es llorar a mi hija, porque no he podido hacerlo”.


“NO METO LAS MANOS POR NADIE”: MAURICIO GEBARA

Por otro lado, Mauricio Gebara dio también una entrevista a la televisión y en ella señaló que no estaba en condición de meter las manos al fuego por nadie, por lo que confiaba y colaboraba con toda disposición con las autoridades.

Y enfatizó: “Sigo con la convicción de que mi hija no se accidentó. Sabemos que en la actualidad existe mucha ciencia y tecnología para las investigaciones, por lo que muy pronto sabremos, lo que verdaderamente pasó”. El conductor le cuestionó: “Entonces, ¿descartan por completo que haya sido un accidente?” “No soy quien para decir eso, pero estamos muy abiertos para cooperar con las autoridades, lo hemos hecho con toda la confianza, puesto que el procurador Bazbaz es una persona justa”. Vino la última pregunta: “¿Es cierto que pidió a su esposa no estar en el velorio de su hija?” “Esas son cuestiones internas de la familia, y creo que eso no es lo importante ahora, lo que importa es que se resuelva el caso… toda esta situación nos ha rebasado”, concluyó.


Así fue como la noche del domingo 4 de abril, sólo los familiares paternos y amistades de la familia velaron en el Panteón Francés a la pequeña Paulette Gebara Farah. La familia materna de la niña no estuvo presente, porque así lo decidieron ambas partes, porque la discordia se había sembrado en ellos.


SE RESOLVERÁ EL CASO CON JUSTICIA Y VERDAD: GOBERNADOR

Respecto al controversial caso, no podía quedar fuera la opinión del gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, quien aseveró que dio la instrucción precisa al procurador Bazbaz Sacal, de resolver este caso, como todos los demás que tenía bajo su investigación, “con justicia y con verdad, en apego estricto a derecho”.

También señaló que el único interés que tenía el gobierno estatal es que se esclarecieran las causas del caso y que se sancionara a los responsables con todo el peso de la ley. En relación con los errores cometidos por la Procuraduría en las investigaciones, el gobernador excusó a la institución y sostuvo que la dependencia había sido transparente y rendido cuentas a la sociedad y a los implicados en el caso.

Por otro lado, insistió en que no se le había dado preferencia a este asunto, pues si había cobrado mayor repercusión, fue debido a que los medios le dedicaron una cobertura un tanto excesiva.

Para concluir, Enrique Peña Nieto aseguró que la Procuraduría estatal aclararía la muerte de la pequeña Paulette, pues agotarían recursos en ello, incluso, de ser necesario, pedirían ayuda del FBI, con tal de rendir buenas cuentas a la sociedad mexiquense.

En realidad, el gobernador tenía sus miras muy bien puestas en el caso, pues se perfilaba como el candidato presidencial por el Partido Revolucionario Institucional, pues dilucidar la muerte de Paulette, le daría muchos bonos en su carrera hacia Los Pinos.



¡DOLOROSA DESPEDIDA! Entre lágrimas y rosas blancas


Sin saber cómo falleció, quiénes fueron los culpables, con muchas preguntas y varias contradicciones, además de sus padres separados, fue sepultada Paulette

A las 15:30 horas, del 6 de abril, personal del Panteón Francés sacó de una de las capillas el ataúd blanco que contenía los restos de la pequeña Po, para subirlo en la carroza y realizar el recorrido hacia su tumba.

La carroza encabezaba el cortejo fúnebre, atrás, Lizette Farah y Arlette, su hermana, lideraban el grupo de personas que acudieron al entierro. El auto avanzaba, mientras un sol de primavera caía a plomo y hacía más lacerante el paisaje.

Foto: Archivo La Prensa

Durante el recorrido Lizette y su hermana caminaron con la mirada al suelo, visiblemente abatidas y disimularon las lágrimas con sus gafas oscuras.

La carroza se detuvo en la sección Jardín de los franceses, Letra A, donde dos hombres con uniforme azul bajaron el ataúd de la pequeña Paulette y lo condujeron al foso 194-A.

A partir de ese momento, los acontecimientos se sucedieron breves, pero muy dolidos, como en una terrible ensoñación. Breve, como la misma existencia de Po. Luego, los sujetos de azul metieron el pequeño féretro blanco a la fosa y antes de comenzar a palear, Lizette, su hermana y otros familiares y amigos arrojaron rosas blancas y rosa pálido encima de su cajón y varios de ellos, no pudieron contener el llanto.

Foto: Archivo La Prensa

Las paladas de los sepultureros comenzaron a cubrir de tierra el ataúd y cuando terminaron, Lizette, la madre de Paulette, por fin se desbordó; se inclinó y casi con una rodilla en tierra, depósito por último tres rosas blancas y le lloró a su hija como nunca se había visto.


MAURICIO ES UN COBARDE: LIZETTE

Al siguiente día de sepultar a su hija, Lizette dio una entrevista más, para uno de los noticieros vespertinos con más audiencia en el país. En ella, la madre de Po fue muy contundente, se fue con todo contra su esposo y asumió una actitud a la ofensiva nunca antes vista, como si antes, algo la obligó a contenerse: “Mauricio es un cobarde, toda su vida lo ha sido, siempre atrás de mí y de su familia, él nunca pudo resolver los problemas”. Y explotó: “Yo no quisiera llamar responsabilidad, pero sí, yo creo que tiene mucha, demasiada culpa tras él”.

Además sugirió que su esposo cargaba una cuenta pendiente y por ello se ocultó al extraviarse su hija: “Por sus actos, por cómo se está comportando desde que desapareció la niña, es porque tiene una culpabilidad y no quiere que se sepa”. Por otro lado, también le dio lo suyo a los medios: “Ésta será mi última entrevista, he decidido no hablar más para los medios de comunicación, pues los convocamos para que ayudaran a encontrar a mi hija, no para que lo convirtieran en un circo”.

Foto: Archivo La Prensa

Mientras tanto, ese mismo día, El Periódico que Dice lo que Otros Callan publicó una parte relevante del dictamen de la necropsia practicada al cuerpo de Paulette, el cual fue firmado por los médicos legistas de la Procuraduría mexiquense: Héctor Hugo Hernández Ortega y César Hernández Mier, donde afirmaban que las causas de la muerte de la menor fueron: “Alteraciones viscerales y tisurales producidas por asfixia mecánica por sofocación, en su modalidad de obstrucción de orificios de respiración y compresión torácica por posición”. También establecieron que la menor había ingerido alimentos 5 horas antes de morir y que la niña tenía entre 5 y 9 días de fallecida, cuando la encontraron.


VERSIÓN OFICIAL: INVEROSÍMIL

El subprocurador mexiquense aceptó públicamente la cadena de errores y contradicciones que se cometieron durante la investigación


Ante la ola de críticas y escepticismo por parte de la opinión pública por los resultados negativos en la investigación, el subprocurador Alfredo Castillo se vio obligado a dar algunas explicaciones y trató de justificar la cadena de errores que habían cometido: “…lo digo de forma personal, me frustran los errores que cometí, sí, pero me frustra más ese escepticismo sobre que siempre se tienen que sembrar cadáveres, que siempre se tienen que hacer las cosas mal, que siempre se tiene que mentir y siempre se tiene que obtener todo de manera ilícita”.

También exaltó la supuesta cautela con la que actuó la Procuraduría diciendo que si hubiera intervenido el ministerio público de inmediato y detenido a los padres de Paulette, pero si ésta hubiera sido secuestrada, el descrédito para la institución hubiera sido enorme: “Se diría que se actuó con prepotencia y abuso. Los ciudadanos pensarían que si denuncian y se vuelven los principales sospechosos, se les trata mal y se les convierte en responsables, imagínate. Por ello, si ahora se habla de incapacidad en las investigaciones, estoy convencido que actuamos con mesura y con responsabilidad”.

Foto: Archivo La Prensa

En verdad, el subprocurador parecía muy convencido de sus palabras, sin embargo, al referirse a las inspecciones que realizaron en la habitación de Paulette, donde según sus propias versiones ,que dio con anterioridad, habían sido rigurosas y con la participación de varios expertos, e incluso, con perros adiestrados, éstas fueron muy incongruentes: “La cama de la niña nunca fue vista en su totalidad, no se quitaron por completo las cobijas ni se levantó el colchón para ver por abajo; nadie nos dijo que en la cama había un hueco”, señaló Castillo.

Lo que nos lleva a preguntarnos, estimados lectores, ¿qué fue lo que realmente hicieron los distintos expertos y peritos que, según el subprocurador y el mismo procurador Bazbaz Sacal, inspeccionaron la habitación donde dormía la pequeña Paulette? Se supone que la revisaron con detalle extremo, ¿o no?


“NI INSTRUCTOR NI AMANTE”: ROBERTO AYALA

Roberto Ayala, el supuesto amante de Lizette Farah y con quien en un inicio, se dijo, había pasado el fin de semana previo a la desaparición de Paulette en Los Cabos, acudió de manera voluntaria a la Procuraduría General del Estado de México a declarar, pues señaló que había muchas cosas que se habían dicho sobre él, las cuales eran falsas. Ante un gran número de reporteros y en compañía de sus abogados Luis Alfonso Madrigal y Hermman Müggerburg, dijo: “Vengo a limpiar mi nombre, pero sobre todo, el de mi hija, pues ha sido señalada de que su padre es un asesino, que mató a una niña y eso es completamente falso”.

Al ser cuestionado sobre la relación que tenía con la señora Lizette Farah, afirmó: “Ni soy instructor de gimnasio como se ha dicho, ni soy amante de Lizette. Yo me dedico a las ventas, tengo una compañía al respecto y conocí a Lizette por Facebook, donde platicábamos esporádicamente. Acepto que nos vimos cuatro o cinco ocasiones, fuimos a tomar un café, pero por supuesto, no somos amantes”.

Foto: Archivo La Prensa

En tanto, su abogado recalcó que tenían forma de comprobar que su cliente no había estado con la señora Lizette en Los Cabos: “Mi cliente hizo algunas compras ese fin de semana en el Distrito Federal, además de que fue a un restaurante y una exposición de arte en compañía de su esposa e hija”. Tras comprobar más adelante, lo dicho por el señor Roberto Ayala, la Procuraduría no encontró ninguna relación de él con la muerte de la pequeña Paulette, así que no lo molestarían más.


26 DE MAYO

Con su postura muy clara, de que aunque habían cometido errores en la investigación, pero hicieron lo correcto, el procurador de Justicia del Estado de México Alberto Bazbaz renunció a su cargo y en una conferencia de prensa señaló: “La polémica derivada de este caso ha desgastado el vínculo que debe existir entre esta autoridad y la sociedad. Para que una Procuraduría pueda realizar sus funciones con eficacia es indispensable que cuente con la confianza, la credibilidad y el respaldo de la gente a la que sirve; cuando esto se pierde resulta imposible cumplir la responsabilidad. Por esta razón he decidido presentar al gobernador del estado mi renuncia al cargo de procurador general de Justicia. Estoy convencido de que por encima de cualquier cargo público debe estar la fortaleza y solidez de la institución”.

Foto: Archivo La Prensa

En su lugar, tomó el cargo Alfredo Castillo, quien fungía como subprocurador del Estado de México y fue uno de los principales responsables de la investigación sobre la enigmática muerte de la niña Paulette Gebara Farah, de cuatro años.

La versión oficial señaló que, la pequeña Po falleció asfixiada de manera accidental, al quedar atrapada entre la piesera y el colchón de su cama, que estuvo ahí su cuerpo nueve días, hasta que la encontraron y que nadie se dio cuenta. Sus padres de algún modo aceptaron dicha versión, la cual, hasta el día de hoy, no suena verosímil, y no lo es, porque el caso estuvo lleno de pifias deleznables y muchas contradicciones. En pocas palabras, la versión de las autoridades, estimados lectores, no es una realidad aceptable.

Los peritos de la Procuraduría mexiquense entraron a la habitación de la pequeña, tenían como misión, realizar un inventario, bajo la supervisión de la subprocuradora de Naucalpan, María del Carmen Hernández. Llevaban pocos minutos en el lugar, cuando de pronto un olor fétido llamó su atención. Uno de ellos lo comentó con sus compañeros y comenzó a mover los muñecos de peluche, no encontró nada raro, luego se asomó debajo de la cama, encendió su lámpara sorda y alumbró los recovecos, no vio nada extraño. Entonces otro removió las cobijas de la cama e hicieron el terrible hallazgo: el cuerpo de Paulette yacía metido en un reducido espacio entre el colchón y la piesera, su cuerpo había entrado en la etapa de descomposición. Eran las primeras horas del jueves 1 de abril de 2010.

De inmediato, la funcionaria María del Carmen dio aviso al subprocurador Alfredo Castillo, quien en poco tiempo llegó al fraccionamiento Hacienda del Ciervo, en Interlomas, donde ordenó se hicieran las diligencias pertinentes: levantar el cuerpecito de la niña y realizar las pruebas criminalísticas en toda la habitación.

Así fue como después de diez días de la misteriosa desaparición de Paulette, las autoridades dieron con ella, por desgracia, sin vida, pero más lamentable aún, en su habitación, lugar donde según ellos, habían inspeccionado rigurosamente, incluso con ayuda de caninos adiestrados, entonces… ¿cómo es posible que no la hubieran encontrado antes? ¿Cuáles serían las explicaciones del procurador Bazbaz al respecto?


LA CONFERENCIA DEL PROCURADOR

Después de unas horas del hallazgo del cadáver de Paulette, el procurador mexiquense Alberto Bazbaz dio una conferencia de prensa, donde explicó sobre los horrores del caso: “Estamos aquí, para informar a la sociedad, sobre el lamentable hallazgo del cuerpo sin vida de la pequeña Paulette Gebara Farah. Todos los que hemos estado involucrados en su búsqueda, autoridades o no, sentimos la decepción que implica la pérdida de la esperanza de hallarla con vida…”

Ante los flashazos de las cámaras de los medios de comunicación, que no dejaban de tomar placas, explicó que la causa de la muerte de la niña fue asfixia por sofocamiento, esto derivado a la posición en que quedó su cuerpo: en un escondrijo entre la piesera y el colchón de la cama, por lo cual no pudo respirar y se ahogó.

Foto: Archivo La Prensa

Precisó que el terrible descubrimiento lo había hecho un grupo de peritos que se encontraban realizando una diligencia en la habitación, que nada tenía que ver con la búsqueda de la niña. Es decir, de forma paradójica, cuando la policía buscó, no encontró nada y cuando no lo hacía, halló como por arte de magia a la pequeña Paulette, aunque claro, muerta.

En la sala, no faltó el reportero que impulsado por su curiosidad, cuestionó al procurador Bazbaz sobre algunos puntos oscuros en la investigación a cargo de Alfredo Castillo, pues cómo era posible que hayan realizado varias inspecciones y dos reconstrucciones de hechos en la habitación de la niña y no se percataron de que ahí se encontraba su cuerpo. Alberto Bazbaz contestó que él mismo estuvo en esas diligencias y que en efecto, no apreciaron nada anormal o indicios de que Paulette estuviera ahí, incluso, hizo alusión a las entrevistas que dieron los padres a medios de comunicación en la misma cama, pero que nunca se encontró nada.

Otro periodista le preguntó si era posible que el cuerpo de la pequeña estuvo en otra parte y alguien en un descuido de los elementos que resguardaban el lugar, aprovechó para meter el cadáver donde lo encontraron; sin embargo el procurador señaló que no podía afirmar tal situación, pero que no lo descartaban y se enfocó en resaltar que sólo los dictámenes periciales afirmarían con exactitud, el lugar donde fue asesinada Paulette y cuando sucedió el crimen. Por el momento, se abría la investigación correspondiente por el delito de homicidio contra quien resultara responsable.

Foto: Archivo La Prensa

Por otra parte, el procurador Bazbaz Sacal dejó entrever que la principal sospechosa del asesinato era la señora Lizette Farah, debido a que habían localizado una grabación, donde ella aconsejaba a su otra hija no decir nada al respecto a las autoridades policiacas. También, la psicoterapeuta Sandra Yadeum declaró que la madre de Po expresaba con claridad algunos trastornos de personalidad. Por último, el funcionario señaló que los padres y las nanas de la pequeña seguirían arraigados hasta concluir las investigaciones.

La necropsia evidenció que la infante tenía entre 5 y 9 días de haber fallecido cuando dieron con ella

En el laboratorio, los médicos legistas analizaron los fenómenos cadávericos en el organismo de Paulette, es decir, los cambios físicos y químicos que había experimentado su cuerpo desde el momento en que murió hasta que la hallaron.

Comenzaron por el proceso de deshidratación para conocer cuánta agua había perdido su organismo, después, prosiguieron en verificar su temperatura corporal, luego su rigidez, donde una proteína llamada miosina se coagula y tensa las extremidades, y por último, analizaron la lividez de su cuerpo; la ventaja de este estudio es que permite calcular el tiempo de muerte y la posición en que quedó el cadáver, dado que los fluidos tienden a irse hacia las zonas con más declives.

Después del exhaustivo análisis al cuerpo de la menor, los médicos forenses de la Procuraduría mexiquense llegaron a la conclusión de que Paulette tenía entre 5 y 9 días de haber muerto, así lo expidieron en el reporte oficial y se lo hicieron llegar al procurador Alberto Bazbaz.

Foto: Archivo La Prensa

Al siguiente día, tras salir del inmueble donde estaba arraigado el matrimonio Gebara Farah, en el centro de Toluca, el procurador declaró lo siguiente: “De acuerdo con el estudio de cronotanatología practicado por médicos legistas al cuerpo de la menor, ella tenía entre 5 y 9 días de haber fallecido… Ahora lo que se está haciendo, es ver si se puede hacer un dictamen más estrecho, que nos permita saber con más exactitud el momento de su muerte, ya que eso representaría un gran avance en las indagaciones”.

Por otra parte, de acuerdo con lo declarado por Amanda de la Rosa, la mejor amiga de la señora Lizette Farah, respecto a que el fin de semana previo a la desaparición de Po, hicieron un viaje juntas a Los Cabos para reunirse con un amigo íntimo, las procuradurías mexiquense y del entonces Distrito Federal se dieron a la tarea de buscar a dicho sujeto, ya que sospecharon, tenía mucho que ver en el homicidio de Paulette.

Foto: Archivo La Prensa


SÁBADO 4 DE ABRIL/ LEVANTAN ARRAIGO A PADRES Y NANAS

Pero como había sido una constante en esta investigación, la Procuraduría mexiquense volvió a cambiar de parecer y aquel día, muy temprano, anunció en un escueto comunicado, que cancelaría el arraigo de 30 días para los señores Lizette Farah y Mauricio Gebara, así como para las nanas Érika y Marta Casimiro.

Foto: Archivo La Prensa

El documento detallaba: “El ministerio público, en uso de la facultad que le confiere su ley orgánica y para garantizar la continuidad de la indagatoria, decretó, respecto de las personas, las siguientes medidas: la prohibición de salir del Estado de México o del Distrito Federal, por lo que deberán entregar sus pasaportes o cualquier documento de viaje que tengan. Solicitar a la Secretaría de Relaciones Exteriores, la cancelación de dichos documentos, además de pedir al Instituto Nacional de Migración, la emisión del acta migratoria para evitar que salgan del país. Finalmente, mantener el aseguramiento del departamento donde fue hallado el cuerpo de Paulette”.

¿Por qué habían cambiado de opinión las autoridades, si de acuerdo con la investigación del periodista Martín Moreno, los padres y nanas de Paulette sabían lo que le ocurrió a la niña y el señor Mauricio Gebara se los confesó al subcomandante Juan José Granjeno Olascuaga y al agente ministerial Ricardo Arturo Prida Galicia? ¿Por qué de considerarlos sospechosos, de pronto sólo fueron indiciados y se les retiró el arraigo? ¿Por qué en lugar de esclarecer de una vez por todas el caso, le seguían dando vueltas? ¿Será porque ahora Paulette estaba muerta y ya no les importaba esclarecerlo? ¿Será que deseaban darle carpetazo cuanto antes? Como pueden apreciar, estimados lectores, ahora había más preguntas por responder que en un principio y la bruma del horror seguía oscureciendo el caso.

Si la misteriosa desaparición de Paulette causó consternación en la sociedad mexicana, desde el momento en que supo de su muerte, el ánimo del pueblo se llenó de indignación, sobre todo, por la forma en que las autoridades habían hallado su cadáver, la cual se tornó en una realidad no aceptable o poco verosímil.

Ahora ya no se sabía que dolía más, que estuviera extraviada o saber que había muerto, supuestamente en su propia habitación y sin que alguien se diera cuenta. Después de seis días en el Servicio Forense, las autoridades entregaron el cuerpo a sus familiares el día 4 de abril, por la tarde.

En el lugar, sus tíos Antonio y Arlette Gebara agradecieron las muestras de cariño de los ciudadanos, pero pidieron que se dejara de especular en el caso. Al caer casi la noche, la carroza del servicio fúnebre partió con su cadáver de la ciudad de Toluca a las capillas del Panteón Francés, en el Distrito Federal, lugar donde la velarían.


“NO ES JUSTO QUE ME CULPEN”: LIZETTE FARAH

Angustiada, pero sin lágrimas, así se mostró una vez más Lizette Farah ante las cámaras de televisión, durante una entrevista televisiva, después de una semana de arraigo. En ese momento señaló que se enteró de la muerte y hallazgo de su hija por medio de una psicóloga que le hizo varios cuestionarios. “Lo único que sé es que perdí a mi angelito… lo único que he hecho es sacar a mis hijas adelante”, dijo la madre de Paulette.

Foto: Archivo La Prensa

Ante la conductora de televisión, Lizette se defendió de los ataques padecidos por no derramar lágrimas ni expresar un sufrimiento desgarrador, propios de una madre que ha perdido a su hija, sin embargo, dijo que si no lo hizo fue porque se quería hacer fuerte. Cuando se le cuestionó si había visto las imágenes del lugar donde encontraron a Paulette, respondió: “Mi corazón no está preparado para eso”. Después añadió: “Lo único que no me suena es que me hayan culpado a mí, me parece injusto… Ahora lo único que quiero es llorar a mi hija, porque no he podido hacerlo”.


“NO METO LAS MANOS POR NADIE”: MAURICIO GEBARA

Por otro lado, Mauricio Gebara dio también una entrevista a la televisión y en ella señaló que no estaba en condición de meter las manos al fuego por nadie, por lo que confiaba y colaboraba con toda disposición con las autoridades.

Y enfatizó: “Sigo con la convicción de que mi hija no se accidentó. Sabemos que en la actualidad existe mucha ciencia y tecnología para las investigaciones, por lo que muy pronto sabremos, lo que verdaderamente pasó”. El conductor le cuestionó: “Entonces, ¿descartan por completo que haya sido un accidente?” “No soy quien para decir eso, pero estamos muy abiertos para cooperar con las autoridades, lo hemos hecho con toda la confianza, puesto que el procurador Bazbaz es una persona justa”. Vino la última pregunta: “¿Es cierto que pidió a su esposa no estar en el velorio de su hija?” “Esas son cuestiones internas de la familia, y creo que eso no es lo importante ahora, lo que importa es que se resuelva el caso… toda esta situación nos ha rebasado”, concluyó.


Así fue como la noche del domingo 4 de abril, sólo los familiares paternos y amistades de la familia velaron en el Panteón Francés a la pequeña Paulette Gebara Farah. La familia materna de la niña no estuvo presente, porque así lo decidieron ambas partes, porque la discordia se había sembrado en ellos.


SE RESOLVERÁ EL CASO CON JUSTICIA Y VERDAD: GOBERNADOR

Respecto al controversial caso, no podía quedar fuera la opinión del gobernador mexiquense, Enrique Peña Nieto, quien aseveró que dio la instrucción precisa al procurador Bazbaz Sacal, de resolver este caso, como todos los demás que tenía bajo su investigación, “con justicia y con verdad, en apego estricto a derecho”.

También señaló que el único interés que tenía el gobierno estatal es que se esclarecieran las causas del caso y que se sancionara a los responsables con todo el peso de la ley. En relación con los errores cometidos por la Procuraduría en las investigaciones, el gobernador excusó a la institución y sostuvo que la dependencia había sido transparente y rendido cuentas a la sociedad y a los implicados en el caso.

Por otro lado, insistió en que no se le había dado preferencia a este asunto, pues si había cobrado mayor repercusión, fue debido a que los medios le dedicaron una cobertura un tanto excesiva.

Para concluir, Enrique Peña Nieto aseguró que la Procuraduría estatal aclararía la muerte de la pequeña Paulette, pues agotarían recursos en ello, incluso, de ser necesario, pedirían ayuda del FBI, con tal de rendir buenas cuentas a la sociedad mexiquense.

En realidad, el gobernador tenía sus miras muy bien puestas en el caso, pues se perfilaba como el candidato presidencial por el Partido Revolucionario Institucional, pues dilucidar la muerte de Paulette, le daría muchos bonos en su carrera hacia Los Pinos.



¡DOLOROSA DESPEDIDA! Entre lágrimas y rosas blancas


Sin saber cómo falleció, quiénes fueron los culpables, con muchas preguntas y varias contradicciones, además de sus padres separados, fue sepultada Paulette

A las 15:30 horas, del 6 de abril, personal del Panteón Francés sacó de una de las capillas el ataúd blanco que contenía los restos de la pequeña Po, para subirlo en la carroza y realizar el recorrido hacia su tumba.

La carroza encabezaba el cortejo fúnebre, atrás, Lizette Farah y Arlette, su hermana, lideraban el grupo de personas que acudieron al entierro. El auto avanzaba, mientras un sol de primavera caía a plomo y hacía más lacerante el paisaje.

Foto: Archivo La Prensa

Durante el recorrido Lizette y su hermana caminaron con la mirada al suelo, visiblemente abatidas y disimularon las lágrimas con sus gafas oscuras.

La carroza se detuvo en la sección Jardín de los franceses, Letra A, donde dos hombres con uniforme azul bajaron el ataúd de la pequeña Paulette y lo condujeron al foso 194-A.

A partir de ese momento, los acontecimientos se sucedieron breves, pero muy dolidos, como en una terrible ensoñación. Breve, como la misma existencia de Po. Luego, los sujetos de azul metieron el pequeño féretro blanco a la fosa y antes de comenzar a palear, Lizette, su hermana y otros familiares y amigos arrojaron rosas blancas y rosa pálido encima de su cajón y varios de ellos, no pudieron contener el llanto.

Foto: Archivo La Prensa

Las paladas de los sepultureros comenzaron a cubrir de tierra el ataúd y cuando terminaron, Lizette, la madre de Paulette, por fin se desbordó; se inclinó y casi con una rodilla en tierra, depósito por último tres rosas blancas y le lloró a su hija como nunca se había visto.


MAURICIO ES UN COBARDE: LIZETTE

Al siguiente día de sepultar a su hija, Lizette dio una entrevista más, para uno de los noticieros vespertinos con más audiencia en el país. En ella, la madre de Po fue muy contundente, se fue con todo contra su esposo y asumió una actitud a la ofensiva nunca antes vista, como si antes, algo la obligó a contenerse: “Mauricio es un cobarde, toda su vida lo ha sido, siempre atrás de mí y de su familia, él nunca pudo resolver los problemas”. Y explotó: “Yo no quisiera llamar responsabilidad, pero sí, yo creo que tiene mucha, demasiada culpa tras él”.

Además sugirió que su esposo cargaba una cuenta pendiente y por ello se ocultó al extraviarse su hija: “Por sus actos, por cómo se está comportando desde que desapareció la niña, es porque tiene una culpabilidad y no quiere que se sepa”. Por otro lado, también le dio lo suyo a los medios: “Ésta será mi última entrevista, he decidido no hablar más para los medios de comunicación, pues los convocamos para que ayudaran a encontrar a mi hija, no para que lo convirtieran en un circo”.

Foto: Archivo La Prensa

Mientras tanto, ese mismo día, El Periódico que Dice lo que Otros Callan publicó una parte relevante del dictamen de la necropsia practicada al cuerpo de Paulette, el cual fue firmado por los médicos legistas de la Procuraduría mexiquense: Héctor Hugo Hernández Ortega y César Hernández Mier, donde afirmaban que las causas de la muerte de la menor fueron: “Alteraciones viscerales y tisurales producidas por asfixia mecánica por sofocación, en su modalidad de obstrucción de orificios de respiración y compresión torácica por posición”. También establecieron que la menor había ingerido alimentos 5 horas antes de morir y que la niña tenía entre 5 y 9 días de fallecida, cuando la encontraron.


VERSIÓN OFICIAL: INVEROSÍMIL

El subprocurador mexiquense aceptó públicamente la cadena de errores y contradicciones que se cometieron durante la investigación


Ante la ola de críticas y escepticismo por parte de la opinión pública por los resultados negativos en la investigación, el subprocurador Alfredo Castillo se vio obligado a dar algunas explicaciones y trató de justificar la cadena de errores que habían cometido: “…lo digo de forma personal, me frustran los errores que cometí, sí, pero me frustra más ese escepticismo sobre que siempre se tienen que sembrar cadáveres, que siempre se tienen que hacer las cosas mal, que siempre se tiene que mentir y siempre se tiene que obtener todo de manera ilícita”.

También exaltó la supuesta cautela con la que actuó la Procuraduría diciendo que si hubiera intervenido el ministerio público de inmediato y detenido a los padres de Paulette, pero si ésta hubiera sido secuestrada, el descrédito para la institución hubiera sido enorme: “Se diría que se actuó con prepotencia y abuso. Los ciudadanos pensarían que si denuncian y se vuelven los principales sospechosos, se les trata mal y se les convierte en responsables, imagínate. Por ello, si ahora se habla de incapacidad en las investigaciones, estoy convencido que actuamos con mesura y con responsabilidad”.

Foto: Archivo La Prensa

En verdad, el subprocurador parecía muy convencido de sus palabras, sin embargo, al referirse a las inspecciones que realizaron en la habitación de Paulette, donde según sus propias versiones ,que dio con anterioridad, habían sido rigurosas y con la participación de varios expertos, e incluso, con perros adiestrados, éstas fueron muy incongruentes: “La cama de la niña nunca fue vista en su totalidad, no se quitaron por completo las cobijas ni se levantó el colchón para ver por abajo; nadie nos dijo que en la cama había un hueco”, señaló Castillo.

Lo que nos lleva a preguntarnos, estimados lectores, ¿qué fue lo que realmente hicieron los distintos expertos y peritos que, según el subprocurador y el mismo procurador Bazbaz Sacal, inspeccionaron la habitación donde dormía la pequeña Paulette? Se supone que la revisaron con detalle extremo, ¿o no?


“NI INSTRUCTOR NI AMANTE”: ROBERTO AYALA

Roberto Ayala, el supuesto amante de Lizette Farah y con quien en un inicio, se dijo, había pasado el fin de semana previo a la desaparición de Paulette en Los Cabos, acudió de manera voluntaria a la Procuraduría General del Estado de México a declarar, pues señaló que había muchas cosas que se habían dicho sobre él, las cuales eran falsas. Ante un gran número de reporteros y en compañía de sus abogados Luis Alfonso Madrigal y Hermman Müggerburg, dijo: “Vengo a limpiar mi nombre, pero sobre todo, el de mi hija, pues ha sido señalada de que su padre es un asesino, que mató a una niña y eso es completamente falso”.

Al ser cuestionado sobre la relación que tenía con la señora Lizette Farah, afirmó: “Ni soy instructor de gimnasio como se ha dicho, ni soy amante de Lizette. Yo me dedico a las ventas, tengo una compañía al respecto y conocí a Lizette por Facebook, donde platicábamos esporádicamente. Acepto que nos vimos cuatro o cinco ocasiones, fuimos a tomar un café, pero por supuesto, no somos amantes”.

Foto: Archivo La Prensa

En tanto, su abogado recalcó que tenían forma de comprobar que su cliente no había estado con la señora Lizette en Los Cabos: “Mi cliente hizo algunas compras ese fin de semana en el Distrito Federal, además de que fue a un restaurante y una exposición de arte en compañía de su esposa e hija”. Tras comprobar más adelante, lo dicho por el señor Roberto Ayala, la Procuraduría no encontró ninguna relación de él con la muerte de la pequeña Paulette, así que no lo molestarían más.


26 DE MAYO

Con su postura muy clara, de que aunque habían cometido errores en la investigación, pero hicieron lo correcto, el procurador de Justicia del Estado de México Alberto Bazbaz renunció a su cargo y en una conferencia de prensa señaló: “La polémica derivada de este caso ha desgastado el vínculo que debe existir entre esta autoridad y la sociedad. Para que una Procuraduría pueda realizar sus funciones con eficacia es indispensable que cuente con la confianza, la credibilidad y el respaldo de la gente a la que sirve; cuando esto se pierde resulta imposible cumplir la responsabilidad. Por esta razón he decidido presentar al gobernador del estado mi renuncia al cargo de procurador general de Justicia. Estoy convencido de que por encima de cualquier cargo público debe estar la fortaleza y solidez de la institución”.

Foto: Archivo La Prensa

En su lugar, tomó el cargo Alfredo Castillo, quien fungía como subprocurador del Estado de México y fue uno de los principales responsables de la investigación sobre la enigmática muerte de la niña Paulette Gebara Farah, de cuatro años.

La versión oficial señaló que, la pequeña Po falleció asfixiada de manera accidental, al quedar atrapada entre la piesera y el colchón de su cama, que estuvo ahí su cuerpo nueve días, hasta que la encontraron y que nadie se dio cuenta. Sus padres de algún modo aceptaron dicha versión, la cual, hasta el día de hoy, no suena verosímil, y no lo es, porque el caso estuvo lleno de pifias deleznables y muchas contradicciones. En pocas palabras, la versión de las autoridades, estimados lectores, no es una realidad aceptable.

Policiaca

[Video] Se investiga si hubo abusos policiacos durante detención de dos mujeres en Reforma

La policía capitalina informó que ante negativa de ser remitidas a un Juez Cívico, mujeres iniciaron riña que se viralizó en redes sociales

Policiaca

Se parte en dos caja de tráiler en Tlalpan

A causa del incidente piden a los automovilistas tomar precauciones