/ viernes 12 de febrero de 2021

PASTA DE CONCHOS, LA TRAGEDIA MINERA DEL 2006

A siete días de la explosión, los directivos de Grupo México dieron por muertos a 65 mineros enterrados en la mina

Foto Archivo | OEM

"A ustedes sólo les importa su maldita mina"

Por el riesgo a otro estallido, las autoridades detuvieron las labores en la mina y dieron pocas esperanzas de hallar con vida a los trabajadores atrapados

Transcurrieron cinco días desde la tragedia en Pasta de Conchos y no había certezas. Por el contrario, con el paso de las horas malditas toda explicación dada a los familiares de las víctimas se había hundido en las tinieblas.

Durante los dos primeros días, las cuadrillas de rescatistas intentaron levantar aquel caos de tierra, vigas y polines para tratar de acercarse a los mineros sepultados, pero la acumulación de gas impidió que siguieran.

Sin embargo, los días posteriores, las autoridades de la mina y del gobierno federal intentaron planear una estrategia para continuar con el rescate, pero a decir de los familiares, para los dueños de la mina ya no importaba tanto rescatarlos sino como iban a restablecerla para continuar explotándola.

El abandono de sus seres queridos fue la mayor preocupación de los familiares, pues cada vez más sentían que las autoridades los trataban con mayor indiferencia y todas sus explicaciones se reducían a decir: “Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance (…) Haremos hasta lo imposible por salvarlos (…) O en recibir las oraciones que el presidente Vicente Fox estaba haciendo por todos ellos. Pero de su presencia en el lugar de la tragedia nada, pues su apretada agenda no se lo permitía.

SECRETARÍA DE ECONOMÍA: “LA FACULTAD CORRESPONDE A LA SECRETARÍA DEL TRABAJO”

Por su cuenta la Secretaría de Economía manifestó el 23 de febrero, que recién recibieron un reporte de la Secretaría del Trabajo, donde se informó que habían realizado una inspección el 7 de febrero de ese año (2006), en la mina Pasta de Conchos sin asentar anomalías graves, es decir, eran incumplimientos menores que no ponían en riesgo la vida de los trabajadores.

Foto Archivo | OEM

Por otra parte la institución desmintió que a ellos les correspondiera realizar inspecciones en materia de higiene y seguridad en las minas, ya que esa era labor específica de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; sin embargo, en el reporte que se les entregó una semana antes de la tragedia, no hubo un requerimiento especial para Grupo Minera México, propiedad del poderoso Germán Larrea Mota Velasco.

Así que, por más declaraciones que se daban de diversas autoridades, nada avanzaba, nada se esclarecía y como suele ocurrir en las tragedias, todos se deslindaban y la única certeza era el dolor de los deudos y la incertidumbre sobre la vida de 65 mineros atrapados en las entrañas de la tierra.

Foto Archivo | OEM

VIERNES 24: MÁS INFAMIAS

Aquella tarde hizo mucho frío, calaba hasta los huesos. Sin embargo los familiares seguían ahí, postrados en las puertas de la mina, donde montaron un campamento para mantenerse al tanto de lo que sucedía con sus parientes. La mayoría de ellos bien forrados hasta con cobijas para mitigar el viento helado que les quemaba la cara y las manos.

Entrada la tarde se presentaron ante ellos Arturo Bermea y Xavier García, directivos de Industrial Minera México, acompañados de Francisco Javier Salazar, secretario del Trabajo y Previsión Social, para comunicarles que detendrían la búsqueda debido a la alta concentración de gases en la mina, cuya situación ponía en peligro la vida de los rescatistas.

-No podemos arriesgar más vidas. No podemos arriesgarnos a otra explosión con la gente adentro –dijo Xavier García.

La noticia cayó fatal a los familiares y amigos de las víctimas. Entonces sintieron que sus plegarias habían sido en vano, que una maldición horrenda se ensañaba con ellos, como si no lo fuera ya, el hecho de habitar una región sí, rica en recursos, pero miserable y perversa con sus hijos.

El administrador de la mina, Rubén Escudero, también intervino: -El personal de rescate se adentró unos 800 metros en la mina, que tiene una extensión de 2.8 kilómetros y llegó a una zona donde se creía podía haber 26 trabajadores, sin embargo, no se hallaron restos de ellos, lo que implica que están enterrados bajo los escombros o se encuentran en otro sector. Las condiciones son cada vez más adversas –exclamó.

Después tomó la palabra el secretario del Trabajo, Javier Salazar: Un grupo de científicos mexicanos se reunieron con especialistas de Estados Unidos y dijeron que, debido a los altos niveles de gases tóxicos, es imposible que quienes trabajaban en esa zona hayan sobrevivido.

-Los expertos tienen previsto entregarnos hoy por la tarde, los resultados de las pruebas que realizaron, para determinar la calidad del aire. ¡Pero vamos a ser sinceros, sólo un milagro los podría salvar! –culminó el funcionario federal.

Las palabras de las autoridades sólo desataron la indignación y el coraje de los presentes. Laura Silva, esposa de uno de los mineros atrapados los increpó: -¿Por qué no sacaron los gases desde un principio? A la empresa no le importa nuestros maridos.

Foto Archivo | OEM

SE CONSUMÓ LA DESGRACIA

Mineros ardieron a 600 grados centígrados

Foto Archivo | OEM

Los estudios hechos por científicos, indicaron que la onda expansiva se produjo por acumulación de gases y golpeó con tal magnitud a los trabajadores, que los mató al instante

La situación empezó a salirse de control y los reclamos a caer encima de los rostros de los directivos y funcionarios: -¡Ya nos están abandonando! ¡Cómo sabemos que realmente están buscando a nuestros familiares! ¡A ustedes sólo les importa la maldita mina! –Clamaban hombres y mujeres.

El caos imperó y de las palabras se pasaron a los empujones contra las autoridades. Elementos de la Policía Federal tuvieron que intervenir para salvaguardarlos. Aquel panorama se tornó más gris, más desesperanzador. Hombres y mujeres lloraban y trataban de consolarse con abrazos. Algunas esposas y madres de los mineros sepultados comenzaron a desfallecer. Entonces intervinieron los paramédicos de la Cruz Roja para auxiliarlas. Las autoridades aprovecharon el tumulto para ponerse a salvo detrás de la enorme reja de la entrada.

La tarde no pudo ser más triste. Así que los familiares optaron por consolarse mediante la oración y las plegarias. Entonces se arrodillaron ante los altares que colocaron en su campamento improvisado. Abundaban las imágenes de la Virgen de Guadalupe, del niño Dios, los Cristos, escapularios y cientos de veladoras.

Aunque habían recibido un duro golpe aquella tarde, se aferraron a su fe. Se unieron en grupo y rezaron por varias horas, para pedir por la salvación de sus seres amados.

Foto Archivo | OEM

INFORME CONFIDENCIAL DE LA SECRETARÍA DEL TRABAJO

Por la tarde, el sindicato minero dio a conocer un informe de la STyPS donde se estipulaban varias irregularidades al interior de la mina 8 de Pasta de Conchos.

Las medidas incumplidas que se reportaron fueron: Una caja de conexión eléctrica estropeada, a la cual se le debía colocar una protección metálica.

Reubicación de la caja eléctrica que abastecía a la bomba, localizada entre las diagonales 12 y 13 del auxiliar de arrastre. Activación de forma inmediata del paro de emergencia continuo 1, que representaba un riesgo para los trabajadores.

Practicar el polveo sistemático con polvo inerte en cielo, piso y ambas tablas de carbón en el avance del minero continuo 1. Instalar el protector de seguridad que resguarda el cople y cadena motriz al descubierto de la cabeza de banda, ubicado en el cañón 3 oriente A, y eliminar las fugas de aceite del reductor, para evitar riesgos mecánicos y proporcionar protección total al trabajador.

Otras medidas fueron: colocar un pasamanos en el área de la cabeza de banda del cañón 3, oriente A.

Por consiguiente, dicho reporte contrastaba con lo dicho por la propia empresa, de que el 7 de febrero, habían acreditado ante la inspección de la Secretaría del Trabajo con las normas de higiene y seguridad necesarias para continuar operando.

Foto Archivo | OEM

COMUNICADO GRUPO MÉXICO

Por la tarde, Grupo México emitió un comunicado en el que señaló que compensaría a los 65 mineros –si los hallaban con vida- con una suma de 750 mil pesos, equivalente a 10 años de su salario. Y si los encontraban muertos, sus familiares cobrarían la misma cantidad.

Pero hubo casos, como el de la señora Julia Olivares, para quien la tragedia sería doble si se confirmaba la muerte de los mineros, pues entre los desaparecidos se encontraban su cuñado Juan y su hermano Amado:

-Es trágico que dos hermanos trabajaron el mismo turno, el de la noche. El padre de mi cuñado está muy afligido pensando que podría perder a sus dos hijos –manifestó destrozada Olivares.

Foto Archivo | OEM

“DEBE COMPARECER FRANCISCO J. SALAZAR”: DIPUTADOS

Ante la grave situación en la mina Pasta de Conchos y el nulo éxito en el rescate de los mineros atrapados, los diputados también dieron su punto de vista al respecto.

Fue el caso del vicepresidente de la mesa directiva, Heliodoro Díaz Escárraga, quien señaló que el secretario del Trabajo tenía que explicar cuáles fueron las medidas de seguridad que la empresa minera debió atender y qué métodos adoptó la dependencia en su supervisión, así como si no incurrieron tanto Secretaría del Trabajo como la minera en omisiones.

-Francisco Javier Salazar debe informar si los trabajadores estaban protegidos laboralmente, como lo establece el contrato colectivo, la Ley Federal del Trabajo, la Ley federal en la materia, así como el apoyo que se brindará a las familias de las víctimas –señaló el priista.

Por su parte, el diputado del PRD, Miguel Alonso Raya, señaló que según testimonios recogidos en el lugar del desastre, fue un evento que se pudo evitar.

-La presencia de los familiares en las puertas no es casual. Los rescates se realizan a puerta cerrada, la información fluye con lentitud. La Secretaría del Trabajo emitió recomendaciones en enero, sin que haya certeza si fueron atendidas, incluso una de las personas que participó en la inspección quedó atrapada.

-El propio secretario Salazar, declaró en el lugar de los hechos no saber qué pasó con la inspección, eso no puede ser posible. Sin embargo los familiares denunciaron los bajos salarios, la carencia de medidas de seguridad, la falta de inscripción de los trabajadores en el Seguro Social y el ocultamiento de información sobre estos lamentables sucesos.

Por lo anterior, el diputado sostuvo que las autoridades deben de informar de inmediato a la Cámara de Diputados sobre lo acontecido en la mina y que presionaría a sus compañeros de partido y a los de oposición para citar a comparecer al secretario del Trabajo Francisco Javier Salazar Sáenz.

Foto Archivo | OEM

¡TODOS ESTÁN MUERTOS!

SÁBADO25, OFICIALIZAN MUERTE DE LOS MINEROS

Por medio de un altavoz, un sujeto se dirigió a los familiares que se mantenían en el campamento. Su voz gruesa anunció que autoridades de la mina, el secretario del Trabajo y el gobernador, Humberto Moreira, se presentarían de nuevo ante ellos para darles más información relacionada con las acciones que se tomarían para continuar el rescate.

La primera reacción fue de estupor y con el paso de los minutos empezó el crepitar de las voces de hombres y mujeres. Algunos se comentaron algo, otros se susurraron al oído. Varios más optaron por rezar ante los altares, para pedir porque en las próximas horas se les dieran buenas noticias sobre sus seres queridos.

Casi transcurrió una hora y varios hombres improvisaron un templete. Después de algunos minutos más, arribaron las autoridades mencionadas, pero por sus rostros, era indudable que no tenían buenas noticias por dar.

Xavier García, directivo de Grupo México, tomó la palabra y señaló que de acuerdo con el informe sobre la calidad del aire en la mina, las condiciones no eran propicias para que hubiera sobrevivientes.

-Se ha llegado a la conclusión, de que por desgracia, ninguno de los 65 mineros atrapados logró sobrevivir –afirmó. Sus palabras fueron auténticas cuchilladas para los familiares.

Y continuó: -La explosión disparó las temperaturas en los túneles a más de 600 grados centígrados y llenó el aire de gas tóxico, haciéndolo irrespirable. Vamos a pasar a la dura labor de recuperación física de nuestros mineros (…) para que ustedes puedan empezar su duelo”.

Entonces las madres y esposas se desbordaron en llanto, varias entraron en shock y otras se desmayaron. Los paramédicos tuvieron que auxiliarlas de nuevo, mientras los varones se abrazaban entre sí.

La señora Aída Farías exigió: ¡Yo no me voy a mover de aquí hasta que me entreguen el cuerpo de mi marido, y me lo tienen que entregar!

Mineros de otros turnos reclamaron a los empresarios que la mina operaba en alto riesgo. -A ustedes nunca les ha importado nuestra seguridad. Nomás piensan en la producción. Les dijimos que polvearan la mina, es lo menos que podían hacer, pero nunca nos hacen caso. Les dijimos que la acumulación de gas allá adentro era muy alta, que podía causar una explosión –les increpó un minero de nombre Juan Hernández.

Los empresarios reiteraron que compensarían a las familias y a los mineros que sobrevivieron, pero que no había posibilidad de sacarlos con vida.

Por último, antes de retirarse, el secretario del Trabajo recalcó: -Se hará una investigación, la cual irá hasta sus últimas consecuencias para determinar las causas y la responsabilidad de este doloroso accidente.

-¡Esto no fue un accidente señor, porque los dueños de la mina sabían de las irregularidades en las que operaba! –reclamó otro minero a las autoridades, quienes optaron por retirarse lo más rápido posible.

"Se trató de una negligencia criminal"

El sindicato minero calificó de insensibles y negligentes al gobierno federal y autoridades de la mina; exigió también castigo para los culpables.

Foto Archivo | OEM

“FUE UNA NEGLIGENCIA CRIMINAL”: SINDICATO MINERO

Horas más tarde, en una conferencia de prensa, el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, Napoleón Gómez Urrutia, envió sus condolencias a los deudos de los 65 trabajadores sepultados y advirtió que se mantendría vigilante de que Grupo México cumpliera con responsabilidad las indemnizaciones correspondientes o de lo contrario, amenazó con una huelga nacional.

Calificó la situación como una “negligencia criminal”, debido a que hubo muchos problemas e irregularidades reportadas que ni la empresa y las autoridades atendieron.

-La organización sindical no se conformará con la versión del gobierno federal de lo ocurrido en la mina 8 de Pasta de Conchos, porque no van a llegar al fondo de las cosas, ya que se tomaron medidas erradas y tardías, con un equivocado e insensible manejo de interlocución con los familiares de las víctimas y la opinión pública, donde además se excluyó a la organización sindical y al gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, situación que difícilmente van a reconocer –enfatizó el líder nacional de los mineros.

Y arremetió aún más contra la empresa:

-En estos difíciles momentos, Grupo México sólo ha dado la cara para justificarse y debe estar buscando ya, un chivo expiatorio para desaparecer y dejar en el abandono y desamparo a las familias.

-Grupo México es una empresa que asume compromisos por escrito, pero no cumple, por ello es que como sindicalistas hemos enfrentado una serie de conflictos que sólo hemos resuelto con huelgas y no cambia. De tal manera es que tendríamos que estar en huelga permanente o impedir su actitud, pues hay de patrones a patrones y eso lo sabe el gremio –indicó Gómez Urrutia.

El líder nacional de los mineros también comentó que a través de la tragedia en Pasta de Conchos, la opinión pública estaba comprobando las anomalías del out sourcing o contratismo: -Es una argucia que usan muchas empresas, incluso a nivel mundial, para su propio interés, aunque muchas veces genere riesgos fatales y disminuya el sindicalismo y por tanto, la seguridad laboral y de ingresos de las familias.

Por último, Gómez Urrutia arremetió contra el secretario del Trabajo: -Finalmente, Grupo México y el secretario del Trabajo, Francisco Javier Salazar, dieron a conocer la terrible noticia a las familias, de que no sobrevivió ni un solo trabajador, pero quienes conocemos y valoramos la actividad minera, insistimos que esta tragedia requería de claridad por parte de las autoridades, sin dar falsas esperanzas y con una actitud realista y más humana. Ni el presidente se ha parado por Pasta de Conchos, eso nos habla de la insensibilidad del gobierno federal –culminó el líder minero.

Foto Archivo | OEM

UNA TRAGEDIA SIMILAR EN CHINA

Mientras tanto, del otro lado del mundo, en la provincia de Hunan, al sur de China, se registró una tragedia similar. La acumulación de gas provocó un estallido en la mina de carbón de Dayuán, sepultando a 12 mineros, causando la muerte a seis y se logró el rescate con vida de seis más.

Las autoridades del país oriental señalaron que continuaban con las labores de rescate, con un equipo de especialistas y analizando las mejores estrategias para salvar a los trabajadores sepultados.

Por otra parte, un reporte de la Organización Internacional del Trabajo reveló que China registraba el 80% del total de muertes del sector minero en el mundo, con un estimado de 6 mil muertes al año. El organismo señaló que a pesar de los esfuerzos del gobierno chino por frenar los accidentes, las cifras demostraban que no se habían obtenido resultados positivos, ya que desde el 2004 al 2006, el número de fallecimientos en el ramo fue el mismo.

La noche del sábado 25, el gobierno de Coahuila, a través del gobernador Humberto Moreira, dio a conocer que la empresa estadounidense Vicon Marty hizo un donativo de 3 mil 500 dólares, para solventar las necesidades económicas de los familiares de las víctimas en Pasta de Conchos.

El representante de la empresa norteamericana lamentó la tragedia y exhortó a las autoridades y empresarios del ramo minero a cumplir con las normas de higiene y seguridad necesarias para garantizar condiciones óptimas de trabajo para los mineros.

Foto Archivo | OEM

“BENEFICIOS A DEUDOS”: V. FOX

El domingo por la mañana, en San Cristóbal, Guanajuato, al salir de misa en compañía de su esposa Marta Sahagún, el presidente Vicente Fox fue abordado por varios periodistas, quienes le preguntaron sobre la decisión tomada en Pasta de Conchos:

-Antes que nada mando mis más sentidas condolencias a los familiares de los mineros, con cariño porque murieron en el cumplimiento de su deber.

-¿Por qué se oficializó la muerte de los mineros atrapados, presidente? –cuestionó un reportero.

-Porque se hicieron los estudios correspondientes. Están hechos los estudios científicos y se llegó a esa conclusión.

-¿Ahora, cuál será el siguiente paso, señor presidente?

-Lo que ahora corresponde es continuar con la investigación de lo que sucedió, tanto de las causas como de las condiciones laborales en las que se estaba trabajando, y se tendrá que aclarar, llegar hasta el fondo de los hechos. De igual manera revisarán que se cumpla con el compromiso de la empresa con los mineros y sus familiares.

F. Javier Salazar: "No oculté información"

Ante los medios de comunicación, el secretario del Trabajo declaró que se indemnizaría a los deudos y se realizaría una investigación a fondo para conocer las causas de la desgracia.

Foto Archivo | OEM

LA ONDA EXPANSIVA ALCANZÓ 600 GRADOS CENTÍGRADOS

Por la noche, en una entrevista a una radiodifusora, Juan Rebolledo, vicepresidente de relaciones internacionales de Grupo México, declaró que temían por no encontrar todos los cuerpos de los mineros atrapados.

Después de seis días en los que se intentó rescatar con vida a los trabajadores, la empresa propietaria de la veta ubicada en Coahuila, declaró que éstos murieron de forma instantánea, pues la onda expansiva de la ignición alcanzó temperaturas de hasta 600 grados centígrados.

-Estamos en la etapa de recuperación de los mineros fallecidos, para eso hay que sacar, desgasificar, si se me permite la expresión, la mina, ya se están haciendo barrenos y viendo algunos procesos químicos que se pueden emplear, para generar las condiciones de recuperación de cuerpos –dijo el ejecutivo.

-En pocas palabras, puedo decirles que la mina tiene un daño estructural enorme, casi total, bastante grave –terminó Rebolledo.

Foto Archivo | OEM

PARTIERON DESCONSOLADOS

Luego de oficializar la muerte de los mineros sepultados, sus familiares y amigos se resistieron a abandonar la mina. Sin embargo, la mayoría se marchó con la ausencia, el dolor y la muerte de sus seres queridos a cuestas. Algunos, los menos, optaron por quedarse, se aferraron a sus esperanzas de recuperar a sus parientes. No les digería en la mente ni en el corazón partir y mientras ellos tal vez seguían ahí, en las entrañas de la tierra luchando por su vida.

La señora Juanita Arteaga, hermana de una de las víctimas declaró: Ahora hay que retirarnos de aquí. Con todo el dolor de nuestro corazón. Nos vamos a ir, pero nos consolamos porque todo es por voluntad de Dios… -y no pudo continuar sus palabras porque se derrumbó en llanto.

María Gpe. Hernández, esposa de José Silva, otro minero atrapado, señaló, sentada frente a una fogata y llena de tristeza: Sólo los que tenemos fe y esperanza nos quedamos, se pueden ir todos pero yo no me voy, que me entreguen a mi José vivo o muerto, como sea, pero que me lo entreguen. Digan lo que digan ellos 8las autoridades), no son nadie. Para mí sólo es Dios, quien tiene la última palabra, sobre si se lo lleva o me lo deja –agregó.

Foto Archivo | OEM

FRANCISCO J. SALAZAR: YO ORDENÉ DETENER EL RESCATE

Al día siguiente, decenas de periodistas y fotorreporteros se dieron cita en la sede de la Secretaría del Trabajo, para ser testigos de la información que daría el titular de esa dependencia, Francisco J. Salazar, sobre la tragedia en Pasta de Conchos.

Desde un inicio, el funcionario se notó irritable y en ese tono contestó a las preguntas de los periodistas. Reconoció que hubo negligencias en la mina de carbón, pero rechazó haber ocultado información sobre la muerte de los mineros. Salazar Sáenz asumió su responsabilidad sobre la decisión de parar las labores de rescate en la mina propiedad de Grupo México:

-Cuando la mina se volvió insegura, decidimos que no podíamos arriesgar la vida de 100 mineros más. Yo asumo esa responsabilidad. El reporte científico es claro, da nulas posibilidades de vida. Sin embargo no tengan duda de que la investigación llegará hasta sus últimas consecuencias y se fincarán responsabilidades a quien tenga que asumirlas, sea quien sea el responsable, el señor gobernador, su servidor o los dueños de la empresa. Todos tendrán que asumir las consecuencias –agregó.

Respecto a la situación de los familiares, Salazar refirió que estarían al tanto de que Grupo México compensara a los familiares, así como a los mineros sobrevivientes.

Por último explicó que la penúltima inspección en Pasta de Conchos fue el 7 de febrero de ese año (2006), en la que no se reportaron irregularidades, pero que la investigación iniciada a su cargo llegaría al fondo de las causas que originaron la tragedia.

Foto Archivo | OEM

SE OLVIDARON LOS MUERTOS, PERO…

Pasaron los meses, éstos se convirtieron en años y no se recuperaron los cuerpos de los mineros atrapados en Pasta de Conchos. Tuvieron que pasar 13 años para que se diera una respuesta a las peticiones de los familiares.

En mayo del 2019, a poco más de un año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, éste se comprometió con las víctimas de Pasta de Conchos para recuperar los cadáveres de los mineros fallecidos.

En 2006, año de la tragedia, el dueño de la mina, Germán Larrea Mota Velasco, fue uno de los principales enemigos de López Obrador, al grado de que exhortó al gremio minero, a no votar por él. En 2019, el dueño de Grupo México envió una carta al presidente para comunicarle su intención de colaborar con el rescate de cadáveres.

En el acto en Coahuila, donde se comprometió López Obrador con los familiares a recuperar los cuerpos declaró: “Si Germán Larrea ayuda, bienvenido, si no ayuda, nosotros vamos a seguir”. Los trabajos de rescate, señaló entonces, iniciarían en enero de 2021 con la colaboración de la Comisión Federal de Electricidad y especialistas en la materia de distintas partes del mundo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Foto Archivo | OEM

"A ustedes sólo les importa su maldita mina"

Por el riesgo a otro estallido, las autoridades detuvieron las labores en la mina y dieron pocas esperanzas de hallar con vida a los trabajadores atrapados

Transcurrieron cinco días desde la tragedia en Pasta de Conchos y no había certezas. Por el contrario, con el paso de las horas malditas toda explicación dada a los familiares de las víctimas se había hundido en las tinieblas.

Durante los dos primeros días, las cuadrillas de rescatistas intentaron levantar aquel caos de tierra, vigas y polines para tratar de acercarse a los mineros sepultados, pero la acumulación de gas impidió que siguieran.

Sin embargo, los días posteriores, las autoridades de la mina y del gobierno federal intentaron planear una estrategia para continuar con el rescate, pero a decir de los familiares, para los dueños de la mina ya no importaba tanto rescatarlos sino como iban a restablecerla para continuar explotándola.

El abandono de sus seres queridos fue la mayor preocupación de los familiares, pues cada vez más sentían que las autoridades los trataban con mayor indiferencia y todas sus explicaciones se reducían a decir: “Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance (…) Haremos hasta lo imposible por salvarlos (…) O en recibir las oraciones que el presidente Vicente Fox estaba haciendo por todos ellos. Pero de su presencia en el lugar de la tragedia nada, pues su apretada agenda no se lo permitía.

SECRETARÍA DE ECONOMÍA: “LA FACULTAD CORRESPONDE A LA SECRETARÍA DEL TRABAJO”

Por su cuenta la Secretaría de Economía manifestó el 23 de febrero, que recién recibieron un reporte de la Secretaría del Trabajo, donde se informó que habían realizado una inspección el 7 de febrero de ese año (2006), en la mina Pasta de Conchos sin asentar anomalías graves, es decir, eran incumplimientos menores que no ponían en riesgo la vida de los trabajadores.

Foto Archivo | OEM

Por otra parte la institución desmintió que a ellos les correspondiera realizar inspecciones en materia de higiene y seguridad en las minas, ya que esa era labor específica de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; sin embargo, en el reporte que se les entregó una semana antes de la tragedia, no hubo un requerimiento especial para Grupo Minera México, propiedad del poderoso Germán Larrea Mota Velasco.

Así que, por más declaraciones que se daban de diversas autoridades, nada avanzaba, nada se esclarecía y como suele ocurrir en las tragedias, todos se deslindaban y la única certeza era el dolor de los deudos y la incertidumbre sobre la vida de 65 mineros atrapados en las entrañas de la tierra.

Foto Archivo | OEM

VIERNES 24: MÁS INFAMIAS

Aquella tarde hizo mucho frío, calaba hasta los huesos. Sin embargo los familiares seguían ahí, postrados en las puertas de la mina, donde montaron un campamento para mantenerse al tanto de lo que sucedía con sus parientes. La mayoría de ellos bien forrados hasta con cobijas para mitigar el viento helado que les quemaba la cara y las manos.

Entrada la tarde se presentaron ante ellos Arturo Bermea y Xavier García, directivos de Industrial Minera México, acompañados de Francisco Javier Salazar, secretario del Trabajo y Previsión Social, para comunicarles que detendrían la búsqueda debido a la alta concentración de gases en la mina, cuya situación ponía en peligro la vida de los rescatistas.

-No podemos arriesgar más vidas. No podemos arriesgarnos a otra explosión con la gente adentro –dijo Xavier García.

La noticia cayó fatal a los familiares y amigos de las víctimas. Entonces sintieron que sus plegarias habían sido en vano, que una maldición horrenda se ensañaba con ellos, como si no lo fuera ya, el hecho de habitar una región sí, rica en recursos, pero miserable y perversa con sus hijos.

El administrador de la mina, Rubén Escudero, también intervino: -El personal de rescate se adentró unos 800 metros en la mina, que tiene una extensión de 2.8 kilómetros y llegó a una zona donde se creía podía haber 26 trabajadores, sin embargo, no se hallaron restos de ellos, lo que implica que están enterrados bajo los escombros o se encuentran en otro sector. Las condiciones son cada vez más adversas –exclamó.

Después tomó la palabra el secretario del Trabajo, Javier Salazar: Un grupo de científicos mexicanos se reunieron con especialistas de Estados Unidos y dijeron que, debido a los altos niveles de gases tóxicos, es imposible que quienes trabajaban en esa zona hayan sobrevivido.

-Los expertos tienen previsto entregarnos hoy por la tarde, los resultados de las pruebas que realizaron, para determinar la calidad del aire. ¡Pero vamos a ser sinceros, sólo un milagro los podría salvar! –culminó el funcionario federal.

Las palabras de las autoridades sólo desataron la indignación y el coraje de los presentes. Laura Silva, esposa de uno de los mineros atrapados los increpó: -¿Por qué no sacaron los gases desde un principio? A la empresa no le importa nuestros maridos.

Foto Archivo | OEM

SE CONSUMÓ LA DESGRACIA

Mineros ardieron a 600 grados centígrados

Foto Archivo | OEM

Los estudios hechos por científicos, indicaron que la onda expansiva se produjo por acumulación de gases y golpeó con tal magnitud a los trabajadores, que los mató al instante

La situación empezó a salirse de control y los reclamos a caer encima de los rostros de los directivos y funcionarios: -¡Ya nos están abandonando! ¡Cómo sabemos que realmente están buscando a nuestros familiares! ¡A ustedes sólo les importa la maldita mina! –Clamaban hombres y mujeres.

El caos imperó y de las palabras se pasaron a los empujones contra las autoridades. Elementos de la Policía Federal tuvieron que intervenir para salvaguardarlos. Aquel panorama se tornó más gris, más desesperanzador. Hombres y mujeres lloraban y trataban de consolarse con abrazos. Algunas esposas y madres de los mineros sepultados comenzaron a desfallecer. Entonces intervinieron los paramédicos de la Cruz Roja para auxiliarlas. Las autoridades aprovecharon el tumulto para ponerse a salvo detrás de la enorme reja de la entrada.

La tarde no pudo ser más triste. Así que los familiares optaron por consolarse mediante la oración y las plegarias. Entonces se arrodillaron ante los altares que colocaron en su campamento improvisado. Abundaban las imágenes de la Virgen de Guadalupe, del niño Dios, los Cristos, escapularios y cientos de veladoras.

Aunque habían recibido un duro golpe aquella tarde, se aferraron a su fe. Se unieron en grupo y rezaron por varias horas, para pedir por la salvación de sus seres amados.

Foto Archivo | OEM

INFORME CONFIDENCIAL DE LA SECRETARÍA DEL TRABAJO

Por la tarde, el sindicato minero dio a conocer un informe de la STyPS donde se estipulaban varias irregularidades al interior de la mina 8 de Pasta de Conchos.

Las medidas incumplidas que se reportaron fueron: Una caja de conexión eléctrica estropeada, a la cual se le debía colocar una protección metálica.

Reubicación de la caja eléctrica que abastecía a la bomba, localizada entre las diagonales 12 y 13 del auxiliar de arrastre. Activación de forma inmediata del paro de emergencia continuo 1, que representaba un riesgo para los trabajadores.

Practicar el polveo sistemático con polvo inerte en cielo, piso y ambas tablas de carbón en el avance del minero continuo 1. Instalar el protector de seguridad que resguarda el cople y cadena motriz al descubierto de la cabeza de banda, ubicado en el cañón 3 oriente A, y eliminar las fugas de aceite del reductor, para evitar riesgos mecánicos y proporcionar protección total al trabajador.

Otras medidas fueron: colocar un pasamanos en el área de la cabeza de banda del cañón 3, oriente A.

Por consiguiente, dicho reporte contrastaba con lo dicho por la propia empresa, de que el 7 de febrero, habían acreditado ante la inspección de la Secretaría del Trabajo con las normas de higiene y seguridad necesarias para continuar operando.

Foto Archivo | OEM

COMUNICADO GRUPO MÉXICO

Por la tarde, Grupo México emitió un comunicado en el que señaló que compensaría a los 65 mineros –si los hallaban con vida- con una suma de 750 mil pesos, equivalente a 10 años de su salario. Y si los encontraban muertos, sus familiares cobrarían la misma cantidad.

Pero hubo casos, como el de la señora Julia Olivares, para quien la tragedia sería doble si se confirmaba la muerte de los mineros, pues entre los desaparecidos se encontraban su cuñado Juan y su hermano Amado:

-Es trágico que dos hermanos trabajaron el mismo turno, el de la noche. El padre de mi cuñado está muy afligido pensando que podría perder a sus dos hijos –manifestó destrozada Olivares.

Foto Archivo | OEM

“DEBE COMPARECER FRANCISCO J. SALAZAR”: DIPUTADOS

Ante la grave situación en la mina Pasta de Conchos y el nulo éxito en el rescate de los mineros atrapados, los diputados también dieron su punto de vista al respecto.

Fue el caso del vicepresidente de la mesa directiva, Heliodoro Díaz Escárraga, quien señaló que el secretario del Trabajo tenía que explicar cuáles fueron las medidas de seguridad que la empresa minera debió atender y qué métodos adoptó la dependencia en su supervisión, así como si no incurrieron tanto Secretaría del Trabajo como la minera en omisiones.

-Francisco Javier Salazar debe informar si los trabajadores estaban protegidos laboralmente, como lo establece el contrato colectivo, la Ley Federal del Trabajo, la Ley federal en la materia, así como el apoyo que se brindará a las familias de las víctimas –señaló el priista.

Por su parte, el diputado del PRD, Miguel Alonso Raya, señaló que según testimonios recogidos en el lugar del desastre, fue un evento que se pudo evitar.

-La presencia de los familiares en las puertas no es casual. Los rescates se realizan a puerta cerrada, la información fluye con lentitud. La Secretaría del Trabajo emitió recomendaciones en enero, sin que haya certeza si fueron atendidas, incluso una de las personas que participó en la inspección quedó atrapada.

-El propio secretario Salazar, declaró en el lugar de los hechos no saber qué pasó con la inspección, eso no puede ser posible. Sin embargo los familiares denunciaron los bajos salarios, la carencia de medidas de seguridad, la falta de inscripción de los trabajadores en el Seguro Social y el ocultamiento de información sobre estos lamentables sucesos.

Por lo anterior, el diputado sostuvo que las autoridades deben de informar de inmediato a la Cámara de Diputados sobre lo acontecido en la mina y que presionaría a sus compañeros de partido y a los de oposición para citar a comparecer al secretario del Trabajo Francisco Javier Salazar Sáenz.

Foto Archivo | OEM

¡TODOS ESTÁN MUERTOS!

SÁBADO25, OFICIALIZAN MUERTE DE LOS MINEROS

Por medio de un altavoz, un sujeto se dirigió a los familiares que se mantenían en el campamento. Su voz gruesa anunció que autoridades de la mina, el secretario del Trabajo y el gobernador, Humberto Moreira, se presentarían de nuevo ante ellos para darles más información relacionada con las acciones que se tomarían para continuar el rescate.

La primera reacción fue de estupor y con el paso de los minutos empezó el crepitar de las voces de hombres y mujeres. Algunos se comentaron algo, otros se susurraron al oído. Varios más optaron por rezar ante los altares, para pedir porque en las próximas horas se les dieran buenas noticias sobre sus seres queridos.

Casi transcurrió una hora y varios hombres improvisaron un templete. Después de algunos minutos más, arribaron las autoridades mencionadas, pero por sus rostros, era indudable que no tenían buenas noticias por dar.

Xavier García, directivo de Grupo México, tomó la palabra y señaló que de acuerdo con el informe sobre la calidad del aire en la mina, las condiciones no eran propicias para que hubiera sobrevivientes.

-Se ha llegado a la conclusión, de que por desgracia, ninguno de los 65 mineros atrapados logró sobrevivir –afirmó. Sus palabras fueron auténticas cuchilladas para los familiares.

Y continuó: -La explosión disparó las temperaturas en los túneles a más de 600 grados centígrados y llenó el aire de gas tóxico, haciéndolo irrespirable. Vamos a pasar a la dura labor de recuperación física de nuestros mineros (…) para que ustedes puedan empezar su duelo”.

Entonces las madres y esposas se desbordaron en llanto, varias entraron en shock y otras se desmayaron. Los paramédicos tuvieron que auxiliarlas de nuevo, mientras los varones se abrazaban entre sí.

La señora Aída Farías exigió: ¡Yo no me voy a mover de aquí hasta que me entreguen el cuerpo de mi marido, y me lo tienen que entregar!

Mineros de otros turnos reclamaron a los empresarios que la mina operaba en alto riesgo. -A ustedes nunca les ha importado nuestra seguridad. Nomás piensan en la producción. Les dijimos que polvearan la mina, es lo menos que podían hacer, pero nunca nos hacen caso. Les dijimos que la acumulación de gas allá adentro era muy alta, que podía causar una explosión –les increpó un minero de nombre Juan Hernández.

Los empresarios reiteraron que compensarían a las familias y a los mineros que sobrevivieron, pero que no había posibilidad de sacarlos con vida.

Por último, antes de retirarse, el secretario del Trabajo recalcó: -Se hará una investigación, la cual irá hasta sus últimas consecuencias para determinar las causas y la responsabilidad de este doloroso accidente.

-¡Esto no fue un accidente señor, porque los dueños de la mina sabían de las irregularidades en las que operaba! –reclamó otro minero a las autoridades, quienes optaron por retirarse lo más rápido posible.

"Se trató de una negligencia criminal"

El sindicato minero calificó de insensibles y negligentes al gobierno federal y autoridades de la mina; exigió también castigo para los culpables.

Foto Archivo | OEM

“FUE UNA NEGLIGENCIA CRIMINAL”: SINDICATO MINERO

Horas más tarde, en una conferencia de prensa, el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, Napoleón Gómez Urrutia, envió sus condolencias a los deudos de los 65 trabajadores sepultados y advirtió que se mantendría vigilante de que Grupo México cumpliera con responsabilidad las indemnizaciones correspondientes o de lo contrario, amenazó con una huelga nacional.

Calificó la situación como una “negligencia criminal”, debido a que hubo muchos problemas e irregularidades reportadas que ni la empresa y las autoridades atendieron.

-La organización sindical no se conformará con la versión del gobierno federal de lo ocurrido en la mina 8 de Pasta de Conchos, porque no van a llegar al fondo de las cosas, ya que se tomaron medidas erradas y tardías, con un equivocado e insensible manejo de interlocución con los familiares de las víctimas y la opinión pública, donde además se excluyó a la organización sindical y al gobernador de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, situación que difícilmente van a reconocer –enfatizó el líder nacional de los mineros.

Y arremetió aún más contra la empresa:

-En estos difíciles momentos, Grupo México sólo ha dado la cara para justificarse y debe estar buscando ya, un chivo expiatorio para desaparecer y dejar en el abandono y desamparo a las familias.

-Grupo México es una empresa que asume compromisos por escrito, pero no cumple, por ello es que como sindicalistas hemos enfrentado una serie de conflictos que sólo hemos resuelto con huelgas y no cambia. De tal manera es que tendríamos que estar en huelga permanente o impedir su actitud, pues hay de patrones a patrones y eso lo sabe el gremio –indicó Gómez Urrutia.

El líder nacional de los mineros también comentó que a través de la tragedia en Pasta de Conchos, la opinión pública estaba comprobando las anomalías del out sourcing o contratismo: -Es una argucia que usan muchas empresas, incluso a nivel mundial, para su propio interés, aunque muchas veces genere riesgos fatales y disminuya el sindicalismo y por tanto, la seguridad laboral y de ingresos de las familias.

Por último, Gómez Urrutia arremetió contra el secretario del Trabajo: -Finalmente, Grupo México y el secretario del Trabajo, Francisco Javier Salazar, dieron a conocer la terrible noticia a las familias, de que no sobrevivió ni un solo trabajador, pero quienes conocemos y valoramos la actividad minera, insistimos que esta tragedia requería de claridad por parte de las autoridades, sin dar falsas esperanzas y con una actitud realista y más humana. Ni el presidente se ha parado por Pasta de Conchos, eso nos habla de la insensibilidad del gobierno federal –culminó el líder minero.

Foto Archivo | OEM

UNA TRAGEDIA SIMILAR EN CHINA

Mientras tanto, del otro lado del mundo, en la provincia de Hunan, al sur de China, se registró una tragedia similar. La acumulación de gas provocó un estallido en la mina de carbón de Dayuán, sepultando a 12 mineros, causando la muerte a seis y se logró el rescate con vida de seis más.

Las autoridades del país oriental señalaron que continuaban con las labores de rescate, con un equipo de especialistas y analizando las mejores estrategias para salvar a los trabajadores sepultados.

Por otra parte, un reporte de la Organización Internacional del Trabajo reveló que China registraba el 80% del total de muertes del sector minero en el mundo, con un estimado de 6 mil muertes al año. El organismo señaló que a pesar de los esfuerzos del gobierno chino por frenar los accidentes, las cifras demostraban que no se habían obtenido resultados positivos, ya que desde el 2004 al 2006, el número de fallecimientos en el ramo fue el mismo.

La noche del sábado 25, el gobierno de Coahuila, a través del gobernador Humberto Moreira, dio a conocer que la empresa estadounidense Vicon Marty hizo un donativo de 3 mil 500 dólares, para solventar las necesidades económicas de los familiares de las víctimas en Pasta de Conchos.

El representante de la empresa norteamericana lamentó la tragedia y exhortó a las autoridades y empresarios del ramo minero a cumplir con las normas de higiene y seguridad necesarias para garantizar condiciones óptimas de trabajo para los mineros.

Foto Archivo | OEM

“BENEFICIOS A DEUDOS”: V. FOX

El domingo por la mañana, en San Cristóbal, Guanajuato, al salir de misa en compañía de su esposa Marta Sahagún, el presidente Vicente Fox fue abordado por varios periodistas, quienes le preguntaron sobre la decisión tomada en Pasta de Conchos:

-Antes que nada mando mis más sentidas condolencias a los familiares de los mineros, con cariño porque murieron en el cumplimiento de su deber.

-¿Por qué se oficializó la muerte de los mineros atrapados, presidente? –cuestionó un reportero.

-Porque se hicieron los estudios correspondientes. Están hechos los estudios científicos y se llegó a esa conclusión.

-¿Ahora, cuál será el siguiente paso, señor presidente?

-Lo que ahora corresponde es continuar con la investigación de lo que sucedió, tanto de las causas como de las condiciones laborales en las que se estaba trabajando, y se tendrá que aclarar, llegar hasta el fondo de los hechos. De igual manera revisarán que se cumpla con el compromiso de la empresa con los mineros y sus familiares.

F. Javier Salazar: "No oculté información"

Ante los medios de comunicación, el secretario del Trabajo declaró que se indemnizaría a los deudos y se realizaría una investigación a fondo para conocer las causas de la desgracia.

Foto Archivo | OEM

LA ONDA EXPANSIVA ALCANZÓ 600 GRADOS CENTÍGRADOS

Por la noche, en una entrevista a una radiodifusora, Juan Rebolledo, vicepresidente de relaciones internacionales de Grupo México, declaró que temían por no encontrar todos los cuerpos de los mineros atrapados.

Después de seis días en los que se intentó rescatar con vida a los trabajadores, la empresa propietaria de la veta ubicada en Coahuila, declaró que éstos murieron de forma instantánea, pues la onda expansiva de la ignición alcanzó temperaturas de hasta 600 grados centígrados.

-Estamos en la etapa de recuperación de los mineros fallecidos, para eso hay que sacar, desgasificar, si se me permite la expresión, la mina, ya se están haciendo barrenos y viendo algunos procesos químicos que se pueden emplear, para generar las condiciones de recuperación de cuerpos –dijo el ejecutivo.

-En pocas palabras, puedo decirles que la mina tiene un daño estructural enorme, casi total, bastante grave –terminó Rebolledo.

Foto Archivo | OEM

PARTIERON DESCONSOLADOS

Luego de oficializar la muerte de los mineros sepultados, sus familiares y amigos se resistieron a abandonar la mina. Sin embargo, la mayoría se marchó con la ausencia, el dolor y la muerte de sus seres queridos a cuestas. Algunos, los menos, optaron por quedarse, se aferraron a sus esperanzas de recuperar a sus parientes. No les digería en la mente ni en el corazón partir y mientras ellos tal vez seguían ahí, en las entrañas de la tierra luchando por su vida.

La señora Juanita Arteaga, hermana de una de las víctimas declaró: Ahora hay que retirarnos de aquí. Con todo el dolor de nuestro corazón. Nos vamos a ir, pero nos consolamos porque todo es por voluntad de Dios… -y no pudo continuar sus palabras porque se derrumbó en llanto.

María Gpe. Hernández, esposa de José Silva, otro minero atrapado, señaló, sentada frente a una fogata y llena de tristeza: Sólo los que tenemos fe y esperanza nos quedamos, se pueden ir todos pero yo no me voy, que me entreguen a mi José vivo o muerto, como sea, pero que me lo entreguen. Digan lo que digan ellos 8las autoridades), no son nadie. Para mí sólo es Dios, quien tiene la última palabra, sobre si se lo lleva o me lo deja –agregó.

Foto Archivo | OEM

FRANCISCO J. SALAZAR: YO ORDENÉ DETENER EL RESCATE

Al día siguiente, decenas de periodistas y fotorreporteros se dieron cita en la sede de la Secretaría del Trabajo, para ser testigos de la información que daría el titular de esa dependencia, Francisco J. Salazar, sobre la tragedia en Pasta de Conchos.

Desde un inicio, el funcionario se notó irritable y en ese tono contestó a las preguntas de los periodistas. Reconoció que hubo negligencias en la mina de carbón, pero rechazó haber ocultado información sobre la muerte de los mineros. Salazar Sáenz asumió su responsabilidad sobre la decisión de parar las labores de rescate en la mina propiedad de Grupo México:

-Cuando la mina se volvió insegura, decidimos que no podíamos arriesgar la vida de 100 mineros más. Yo asumo esa responsabilidad. El reporte científico es claro, da nulas posibilidades de vida. Sin embargo no tengan duda de que la investigación llegará hasta sus últimas consecuencias y se fincarán responsabilidades a quien tenga que asumirlas, sea quien sea el responsable, el señor gobernador, su servidor o los dueños de la empresa. Todos tendrán que asumir las consecuencias –agregó.

Respecto a la situación de los familiares, Salazar refirió que estarían al tanto de que Grupo México compensara a los familiares, así como a los mineros sobrevivientes.

Por último explicó que la penúltima inspección en Pasta de Conchos fue el 7 de febrero de ese año (2006), en la que no se reportaron irregularidades, pero que la investigación iniciada a su cargo llegaría al fondo de las causas que originaron la tragedia.

Foto Archivo | OEM

SE OLVIDARON LOS MUERTOS, PERO…

Pasaron los meses, éstos se convirtieron en años y no se recuperaron los cuerpos de los mineros atrapados en Pasta de Conchos. Tuvieron que pasar 13 años para que se diera una respuesta a las peticiones de los familiares.

En mayo del 2019, a poco más de un año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, éste se comprometió con las víctimas de Pasta de Conchos para recuperar los cadáveres de los mineros fallecidos.

En 2006, año de la tragedia, el dueño de la mina, Germán Larrea Mota Velasco, fue uno de los principales enemigos de López Obrador, al grado de que exhortó al gremio minero, a no votar por él. En 2019, el dueño de Grupo México envió una carta al presidente para comunicarle su intención de colaborar con el rescate de cadáveres.

En el acto en Coahuila, donde se comprometió López Obrador con los familiares a recuperar los cuerpos declaró: “Si Germán Larrea ayuda, bienvenido, si no ayuda, nosotros vamos a seguir”. Los trabajos de rescate, señaló entonces, iniciarían en enero de 2021 con la colaboración de la Comisión Federal de Electricidad y especialistas en la materia de distintas partes del mundo.

No olvides seguirnos en Google Noticias para mantenerte informado

Metrópoli

Conmemoró Congreso CDMX en sesión solemne los terremotos de 1985 y 2017

Diferentes bancadas llamaron al gobierno a dotar de recursos y equipamiento a los cuerpos de protección civil para la prevención y atención de desastres

Metrópoli

Plantea Von Roehrich fondo de rescate económico
 para CDMX

Acusa el diputado panista, que la ciudad de México necesita se atiendan las prioridades de los capitalinos “y no a seguir creciendo la nómina”

Metrópoli

[Galería] Inundaciones, sismos y derrumbes: imágenes del septiembre negro

En medio de la pandemia por el Covid-19 a México le llegaron más tragedias, se repitió un sismo el 7 de septiembre y las lluvias han mostrado el poder de su devastación