/ domingo 27 de junio de 2021

Y se viene la tercera ola, pero no lo quieren ver

Es claro que se viene la tercera ola de Covid en la capital y la gente no está para entenderlo, o tal pareciera que no le importa, pues anda en la calle como si no pasara nada, pues esto es mas que claro, el semáforo verde (de dudosa procedencia) solo duró dos semanas y los contagios ya van al alza.

Es nada mas ver que los hospitales que apenas estaban por desmantelar la famosa área covid, ya están frenando la conversión y están volviendo a atender únicamente este tipo de pacientes, lo que quiere decir que la falsa sensación de seguridad ya empieza a causar estragos, y la muestra está en la ciudad.

No pasaron ni dos semanas, y los contagios por la falsa sensación de seguridad que erróneamente dio el gobierno, con la finalidad de incentivar la participación en los comicios, por supuesto, con la finalidad de que Morena arrasara en los puestos de elección popular, cosa que no sucedió ni con un semáforo verde.

Aunque hay que admitir que fue sensato el regresar al semáforo amarillo, para evitar mayor contagio y mayor descalabro político, de alguna manera la percepción que le dejaron a la población sobre el amarillo que quedó con la apertura del verde, es que nada está generando más problemas, que ya todo acabó y que no necesitamos cuidarnos más.

Es muy común ya ver que la gente sale en bola a pasear, que las fiestas cada fin de semana ahora son tan extremas como si se tratara de recuperar el año y medio de confinamiento, los tumultos en las plazas comerciales y por supuesto la relajación de las medidas de higiene. Cosa que ya todo mundo empieza a ver como una medida obligatoria en vez de tomarlo con la seriedad que se merece.

Sin duda nada ni nadie, está comprobado, va a hacer cambiar de parecer a las personas egoístas que solo piensan en salir, aunque se contagien, pues ya estaba en el destino, mucho menos a los incrédulos que piensan que el virus no es tan grave. Aun no es momento de bajar la guardia, pero no todos están listos para hacerlo.

En cuanto a la vacunación, sabemos de sobra que no evitará el contagio y que estamos a varios años de que encontremos la inmunidad que se necesita para resolver la situación y si a eso le sumamos que las vacunas fueron moneda política de cambio y ahora pareciera que se reparten con venganza. A ver cuantos meses más se necesitan para vacunar a toda la población.


Es claro que se viene la tercera ola de Covid en la capital y la gente no está para entenderlo, o tal pareciera que no le importa, pues anda en la calle como si no pasara nada, pues esto es mas que claro, el semáforo verde (de dudosa procedencia) solo duró dos semanas y los contagios ya van al alza.

Es nada mas ver que los hospitales que apenas estaban por desmantelar la famosa área covid, ya están frenando la conversión y están volviendo a atender únicamente este tipo de pacientes, lo que quiere decir que la falsa sensación de seguridad ya empieza a causar estragos, y la muestra está en la ciudad.

No pasaron ni dos semanas, y los contagios por la falsa sensación de seguridad que erróneamente dio el gobierno, con la finalidad de incentivar la participación en los comicios, por supuesto, con la finalidad de que Morena arrasara en los puestos de elección popular, cosa que no sucedió ni con un semáforo verde.

Aunque hay que admitir que fue sensato el regresar al semáforo amarillo, para evitar mayor contagio y mayor descalabro político, de alguna manera la percepción que le dejaron a la población sobre el amarillo que quedó con la apertura del verde, es que nada está generando más problemas, que ya todo acabó y que no necesitamos cuidarnos más.

Es muy común ya ver que la gente sale en bola a pasear, que las fiestas cada fin de semana ahora son tan extremas como si se tratara de recuperar el año y medio de confinamiento, los tumultos en las plazas comerciales y por supuesto la relajación de las medidas de higiene. Cosa que ya todo mundo empieza a ver como una medida obligatoria en vez de tomarlo con la seriedad que se merece.

Sin duda nada ni nadie, está comprobado, va a hacer cambiar de parecer a las personas egoístas que solo piensan en salir, aunque se contagien, pues ya estaba en el destino, mucho menos a los incrédulos que piensan que el virus no es tan grave. Aun no es momento de bajar la guardia, pero no todos están listos para hacerlo.

En cuanto a la vacunación, sabemos de sobra que no evitará el contagio y que estamos a varios años de que encontremos la inmunidad que se necesita para resolver la situación y si a eso le sumamos que las vacunas fueron moneda política de cambio y ahora pareciera que se reparten con venganza. A ver cuantos meses más se necesitan para vacunar a toda la población.


ÚLTIMASCOLUMNAS
domingo 10 de octubre de 2021

El llamado enérgico

Jose Melton

domingo 03 de octubre de 2021

¿Y el resto para cuándo?

Jose Melton

domingo 26 de septiembre de 2021

Semáforo planeado

Jose Melton

domingo 19 de septiembre de 2021

¿Estamos preparados?

Jose Melton

domingo 12 de septiembre de 2021

El dolor de perderlo todo

Jose Melton

domingo 05 de septiembre de 2021

Regreso a clases ¿Exitoso?

Jose Melton

domingo 29 de agosto de 2021

Regreso abrupto

Jose Melton

domingo 08 de agosto de 2021

Que se pongan de acuerdo

Jose Melton

Cargar Más