/ miércoles 20 de enero de 2021

Universidades Benito Juárez y la Responsabilidad Social

Hace algunos años, en clases de la Maestría en Responsabilidad Social, un magnífico Maestro, Gustavo Pérez Berlanga, nos exponía un caso de éxito, con producción de miel, en la comunidad más pobre del estado de Guerrero.

Cuando nos platicaba sobre cómo les había cambiado la vida a las familias que se benefició, nos comentó que el jefe de familia recibía tres mil pesos mensuales por su trabajo.

Inmediatamente levanté la mano e indignado le pregunté ¿no es muy poco pagarles solo 3 mil pesos por el trabajo que realizan? A lo que él me respondió “Juan Carlos, antes ellos sobrevivían con 600 pesos mensuales”; me quedé callado.

Recordé perfectamente esto, cuando entre bots, la oposición y alguno que otro comunicador, este fin de semana en redes sociales criticaban con una foto, la construcción e inauguración en Guerrero, de las Universidades del Bienestar, dirigidas por una mujer enérgica e inteligente, la académica Raquel Sosa, Doctora en Sociología.

Hay un desconocimiento del México profundo, aquel cuyas “escuelas” son cajas de madera o ladrillos donde se sientan niños y adolescentes a estudiar, y donde aspirar ir a una escuela media superior significa caminar kilómetros y kilómetros.

En alguna entrevista, Emilio Chuayfett, Secretario de Educación Pública con Peña Nieto, se escuchaba desesperado por no saber cómo titular, la infraestructura en el número de escuelas que había en el país, y que solo sabía que un gran porcentaje no contaba con baños.

Después lo sustituyó Aurelio Nuño, cuyo único recuerdo, es lo que comentan quienes trabajan o trabajaban en la SEP, sobre su frivolidad y corrupción con proveedores. Imagínese, para cada evento dentro del edificio, gastaban más de un millón de pesos.

Serán 140 escuelas, 37 de Salud, y algo muy relevante, la construcción tiene que ver con la región y clima, para usar materiales de construcción de acuerdo a las características de la comunidad. Los estudiantes, becados en su totalidad. Muy bien aquí, Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Hace algunos años, en clases de la Maestría en Responsabilidad Social, un magnífico Maestro, Gustavo Pérez Berlanga, nos exponía un caso de éxito, con producción de miel, en la comunidad más pobre del estado de Guerrero.

Cuando nos platicaba sobre cómo les había cambiado la vida a las familias que se benefició, nos comentó que el jefe de familia recibía tres mil pesos mensuales por su trabajo.

Inmediatamente levanté la mano e indignado le pregunté ¿no es muy poco pagarles solo 3 mil pesos por el trabajo que realizan? A lo que él me respondió “Juan Carlos, antes ellos sobrevivían con 600 pesos mensuales”; me quedé callado.

Recordé perfectamente esto, cuando entre bots, la oposición y alguno que otro comunicador, este fin de semana en redes sociales criticaban con una foto, la construcción e inauguración en Guerrero, de las Universidades del Bienestar, dirigidas por una mujer enérgica e inteligente, la académica Raquel Sosa, Doctora en Sociología.

Hay un desconocimiento del México profundo, aquel cuyas “escuelas” son cajas de madera o ladrillos donde se sientan niños y adolescentes a estudiar, y donde aspirar ir a una escuela media superior significa caminar kilómetros y kilómetros.

En alguna entrevista, Emilio Chuayfett, Secretario de Educación Pública con Peña Nieto, se escuchaba desesperado por no saber cómo titular, la infraestructura en el número de escuelas que había en el país, y que solo sabía que un gran porcentaje no contaba con baños.

Después lo sustituyó Aurelio Nuño, cuyo único recuerdo, es lo que comentan quienes trabajan o trabajaban en la SEP, sobre su frivolidad y corrupción con proveedores. Imagínese, para cada evento dentro del edificio, gastaban más de un millón de pesos.

Serán 140 escuelas, 37 de Salud, y algo muy relevante, la construcción tiene que ver con la región y clima, para usar materiales de construcción de acuerdo a las características de la comunidad. Los estudiantes, becados en su totalidad. Muy bien aquí, Presidente Andrés Manuel López Obrador.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 24 de febrero de 2021

Al baile de López Obrador

PODER CIUDADANO

Juan Carlos Flores Aquino

miércoles 17 de febrero de 2021

La radio en la pandemia

PODER CIUDADANO

Juan Carlos Flores Aquino

miércoles 10 de febrero de 2021

Gobernanza Digital

PODER CIUDADANO

Juan Carlos Flores Aquino

miércoles 27 de enero de 2021

No te preocupes Florencia

PODER CIUDADANO

Juan Carlos Flores Aquino

miércoles 13 de enero de 2021

Colapsada

PODERCIUDADANO

Juan Carlos Flores Aquino

miércoles 06 de enero de 2021

¿No son lo mismo?

PODER CIUDADANO

Juan Carlos Flores Aquino

miércoles 30 de diciembre de 2020

Adiós 2020

Juan Carlos Flores Aquino

Cargar Más