/ domingo 16 de febrero de 2020

Si no es la forma, entonces ¿cúal es?

Harta está la sociedad de la violencia en las marchas feministas, harta está la sociedad de que en cada marcha, por cada feminicidio, las mujeres salgan y ataquen las calles, las redes están llenas de un “Así no”, pero entonces la pregunta surge, si así no, ¿entonces cómo?.

Desde hace meses vemos que las marchas violentas se ven en todos lados, y esta semana no la fuimos a buscar, la marcha llegó a esta casa editorial, y es un hecho, la violencia en general, pero más la de género no ha cesado, por el contrario, ha aumentado y desde el gobierno no se hace nada.

Por la mañana de este viernes, la protesta llegó a Palacio Nacional, la respuesta del gobierno fue clara, precisa y concisa: al presidente le importa mucho más la rifa de su avión, su tren maya, y la refinería, que la violencia y los feminicidios.

La respuesta de las mujeres fue igual, clara y precisa, no hay apoyo, no hay ayuda, y entonces, ¿la violencia es la única solución?, la respuesta es no, pero tampoco hay otra manera de que el gobierno y la sociedad volteen a verlas y atender esa alerta de género.

No es justificar la violencia, es hacer ver que es la única manera de que las voltén a ver, es la única manera de que la sociedad sepa que les esta pasando algo muy grave a las mujeres, no se trata de poca cosa, ¡Las están matando!.

La opinión es dividida, y de ambos bandos tienen argumentos solidos, no, los comercios, las calles, las estaciones del metrobús, los monumentos históricos no tienen la culpa, no hay necesidad de destrozarlos, no.

Pero no hay otra manera probada que le haga ver a la sociedad que hay un problema que mediante la indignación, mediante la destrucción de objetos y cosas que sean visibles, y no, no se trata de destruir la historia, porque esta violencia, también es parte de la historia.

Dirían por ahí, el fin justifica los medios, y en esta ocasión, el fin es que dejen de matar a 12 mujeres al día en el país, que dejen de desaparecer las amigas, novias, esposas o hijas de alguien, que dejen de agredirlas y de acosarlas.

La violencia no es de genero, la violencia es generalizada, en efecto, en el año pasado hubo casi tres mil feminicidios, pero también hubo más de 33 mil homicidios, estas protestas son un llamado de atención por alerta de género, pero también, por la violencia en general que azota el país.

Harta está la sociedad de la violencia en las marchas feministas, harta está la sociedad de que en cada marcha, por cada feminicidio, las mujeres salgan y ataquen las calles, las redes están llenas de un “Así no”, pero entonces la pregunta surge, si así no, ¿entonces cómo?.

Desde hace meses vemos que las marchas violentas se ven en todos lados, y esta semana no la fuimos a buscar, la marcha llegó a esta casa editorial, y es un hecho, la violencia en general, pero más la de género no ha cesado, por el contrario, ha aumentado y desde el gobierno no se hace nada.

Por la mañana de este viernes, la protesta llegó a Palacio Nacional, la respuesta del gobierno fue clara, precisa y concisa: al presidente le importa mucho más la rifa de su avión, su tren maya, y la refinería, que la violencia y los feminicidios.

La respuesta de las mujeres fue igual, clara y precisa, no hay apoyo, no hay ayuda, y entonces, ¿la violencia es la única solución?, la respuesta es no, pero tampoco hay otra manera de que el gobierno y la sociedad volteen a verlas y atender esa alerta de género.

No es justificar la violencia, es hacer ver que es la única manera de que las voltén a ver, es la única manera de que la sociedad sepa que les esta pasando algo muy grave a las mujeres, no se trata de poca cosa, ¡Las están matando!.

La opinión es dividida, y de ambos bandos tienen argumentos solidos, no, los comercios, las calles, las estaciones del metrobús, los monumentos históricos no tienen la culpa, no hay necesidad de destrozarlos, no.

Pero no hay otra manera probada que le haga ver a la sociedad que hay un problema que mediante la indignación, mediante la destrucción de objetos y cosas que sean visibles, y no, no se trata de destruir la historia, porque esta violencia, también es parte de la historia.

Dirían por ahí, el fin justifica los medios, y en esta ocasión, el fin es que dejen de matar a 12 mujeres al día en el país, que dejen de desaparecer las amigas, novias, esposas o hijas de alguien, que dejen de agredirlas y de acosarlas.

La violencia no es de genero, la violencia es generalizada, en efecto, en el año pasado hubo casi tres mil feminicidios, pero también hubo más de 33 mil homicidios, estas protestas son un llamado de atención por alerta de género, pero también, por la violencia en general que azota el país.

domingo 29 de marzo de 2020

La inminente crisis de la pandemia

domingo 15 de marzo de 2020

¿De verdad estaremos listos?

domingo 08 de marzo de 2020

Así no señor presidente, así no

domingo 01 de marzo de 2020

No se Distraigan de la Agenda

domingo 23 de febrero de 2020

Escuchemos a las Mujeres

domingo 16 de febrero de 2020

Si no es la forma, entonces ¿cúal es?

domingo 02 de febrero de 2020

El CRUM se va con los grandes

Cargar Más